Despliega el menú
Ocio y Cultura

Opinión

Connery, Sean Connery

OPINIÓNACTUALIZADA 31/10/2020 A LAS 21:24
Sean Connery, sirviéndose una copa
Sean Connery, sirviéndose una copa

Algunos envejecen, otros maduran», es una de las frases atribuidas al actor escocés que resume precisamente la carrera cinematográfica de Sean Connery. El primer actor que encarnó el personaje de James Bond llegó al cine tras unos inicios deportivos en el culturismo, primero, destacando con un tercer puesto en el certamen de Mr. Universo, en 1953; y después en el fútbol, demostrando también sus habilidades con el balón de tal manera que hasta llegó a recibir una oferta para fichar por el Manchester United. «Tenía muchas ganas de aceptar porque amaba el fútbol –recordaba Connery–, pero me di cuenta de que un futbolista de primer nivel empezaba su decadencia a los 30 años, y yo ya tenía 23. Decidí convertirme en actor y resultó ser uno de mis movimientos más inteligentes». Una gran jugada. Poco a poco se adentró en el mundo del teatro, la televisión y el cine, interpretando diversos papeles hasta que en 1962 llegó su gran oportunidad con ‘Dr. No’.

Fue el primer Bond y protagonizó a lo largo de siete películas el personaje creado por Ian Fleming. Pero Connery no quiso encasillarse y decidió explorar nuevos territorios para intentar zafarse del agente 007. Lo consiguió, aunque siempre fue recordado como el más genuino de los actores que dieron vida a James Bond. Trabajó bajo las órdenes de Alfred Hitchcock y junto a Tippi Hedren en ‘Marnie, la ladrona’ (1964), y no tuvo reparos en aceptar un papel tan estrambótico como el de Zed en ‘Zardoz’ (1974) ­–¡ese vestuario!–. Sus mejores papeles llegarían a partir de los 70 en filmes como ‘El viento y el león’, ‘El hombre que pudo reinar’ o ‘Robin y Marian’. En los 80 protagonizaría ‘Atmósfera cero’ (una acertadísima versión de ‘Solo ante el peligro’ en el espacio), ‘Los inmortales’, ‘El nombre de la rosa’,Los intocables de Eliot Ness’, ‘Indiana Jones y la última cruzada’... Connery, considerado en 1999 el «hombre más atractivo del siglo XX» por la revista ‘People’ (entonces tenía 69 años), siguió en activo en los 90 con títulos de éxito hasta que decidió retirarse en 2003. En la pantalla fue un intérprete siempre elegante que supo madurar y mejorar con los años. Como un buen whisky escocés. ‘Sláinte’ (Salud).

Etiquetas