Despliega el menú
Ocio y Cultura

mi lugar favorito de aragón

María Frisa: "Torralbilla conserva en mi memoria el aroma del verano"

La escritora evoca los días estivales en el pueblo de su padre y se declara una defensora acérrima de Aragón

En Torralbilla –segunda por la derecha–, tras un chocolatada.
En Torralbilla –segunda por la derecha–, tras un chocolatada.
HA

La escritora María Frisa tan pronto transita por los caminos de la literatura infantil y juvenil –ha vendido más de 150.000 ejemplares de su serie de ‘75 Consejos...’– como se adentra en la novela negra, género al que pertenece su último libro publicado ‘Cuídate de mí’ (Plaza & Jaén), una intriga centrada en la unidad especial de la Policía Nacional que se encarga de investigar los delitos de violencia contra la mujer y en la situación emocional de las víctimas. En la obra, cuya acción transcurre en Zaragoza, la autora reflexiona sobre los porqués de estos crímenes, sus consecuencias y las formas de combatirlos.

Aunque Frisa nació en Barcelona, deja muy claro que es 100% aragonesa. «Soy una de esos aragoneses que hemos tenido la mala suerte de nacer fuera por circunstancias totalmente ajenas a nuestra voluntad, en mi caso mi padre, funcionario, estaba destinado en Barcelona. Creo que es el motivo por el que soy una defensora tan acérrima de Aragón y especialmente de mi ciudad: Zaragoza», explica.

Con su hermano, en Zaragoza.
Con su hermano, en Zaragoza.
HA

La autora señala que «hay muchos lugares en los que soy muy feliz y de los que guardo buenísimos recuerdos, por citar algunos: la monumental Daroca; Tramacastilla de Tena donde mis amigos Nines y José tienen una casa y donde suelo empezar el año; Ejulve, donde con diecisiete años participé en un ‘campo de trabajo’ organizado por la DGA; los pueblos de la comarca Campo Romanos, que he recorrido muchas veces en bicicleta».

«Pero, sin duda, los dos más importantes para mí son Zaragoza y Torralbilla, –apostilla–. Zaragoza es mi infancia, mi juventud, mi madurez, mis recuerdos y mi presente, la ciudad en la que vivo y cuya belleza sin tópicos intenté plasmar en mi novela ‘Cuídate de mí’».

Frisa –segunda por la derecha–, en Ejulve con su amiga Ana.
Frisa –segunda por la derecha–, en Ejulve con su amiga Ana.
HA

Sobre Torralbilla, el pueblo de su familia paterna, cuenta que «siempre conserva en mi memoria el aroma del verano y de las primeras veces, de la inseparable bicicleta, la fascinación con los exvotos de la ermita de la Virgen de Tocón, de la intensidad de la amistad y los primeros enamoramientos, del baile en la plaza para las fiestas, la obligatoria asistencia a misa en la hermosa iglesia de San Lorenzo, las peñas, el árbol del Puente Molino, el calor achicharrante a la hora de la siesta, los ‘castillos’ de pacas, la acidez de los pámpanos o el olor de las eras por la noche».

Etiquetas
Comentarios