Despliega el menú
Ocio y Cultura

música

Joaquín Pardinilla: "Hay que mover cosas antes de que la música se derrumbe"

El guitarrista de Aínsa, gran triunfador de los últimos Premios de la Música Aragonesa que se celebraron, interpreta hoy clásicos del blues en el Centro Cívico La Almozara.

El polifacético músico Joaquín Pardinilla.
El polifacético músico Joaquín Pardinilla.
Guillermo Mestre

¿Cómo ha pasado estos meses tan extraños?

He aprovechado para trabajar. He intentado mejorar mi técnica, como siempre en realidad. Y he estado componiendo nuevos temas y avanzando otros proyectos, como la grabación del próximo disco de Vivere Memento y la edición de un disco sobre Pablo Gargallo.

¿Qué puede avanzar de este último proyecto?

Es la banda sonora de un documental que se titula ‘Gargallo, la escultura luminosa’. Lo único que puedo indicar es que espero que salga el próximo otoño y que será de música bastante experimental. Estoy muy contento y por eso me voy a lanzar a algo tan incierto como editarlo.

No hay que olvidar que es usted también profesor en el IES Gallicum de Zuera.

Hemos terminado el curso con ciertas dificultades pero con la satisfacción de haber dado respuesta a la situación. Se ha trabajado muy bien desde la Enseñanza. Hemos estado a la altura.

El coronavirus está siendo devastador con los espectáculos en directo, como los conciertos. ¿Cómo le ha afectado?

Prácticamente se ha congelado todo. Hay actuaciones que se han mantenido gracias a instituciones o salas que muy valientemente han mostrado su compromiso. Pero, en general, podemos decir que se ha venido todo abajo y que se ha cerrado todo. Además, las contrataciones ya se habían detenido.

¿Cómo ve el futuro en el sector?

Lo veo fatal. Las estructuras profesionales se van a venir abajo, si no lo han hecho ya. Volver a construirlas va a ser un proceso muy complicado. Por otro lado, se ha demostrado que si las cosas se hacen bien, todo lo que concierne a la música no crea situaciones de peligro ni propaga el virus. No vienen de ahí los problemas. Hay que concienciarse de que se puede programar. Las instituciones y los gobernantes tienen que tener claro que la cultura es un sector importante que supone muchos puestos de trabajo. Deben dar un paso adelante y que se muevan las cosas antes de que todo se derrumbe.

Esta noche toca en el Centro Cívico La Almozara junto a Ernesto Cossío, con quien forma el dúo de blues Hot Hands.

El otro día estuvimos tocando en Sos del Rey Católico y lo disfrutamos muchísimo. Tenemos unas ganas infinitas de tocar.

Hot Hands muestra lo abierto que es usted musicalmente.

Siempre he sido así, no lo puedo evitar. Ando metido en cosas muy dispares. Pero todo es música, yo le veo una unidad. Nunca he sabido ceñirme o consagrarme a un estilo. Todo lo contrario. Tengo que disciplinarme para no meterme en más cosas. Aún mantengo cierta curiosidad y me intereso por muchos estilos. Pero no puedo dispersarme mucho más.

¿Cuándo se le inoculó el veneno de la música?

Desde niño. La causa principal fue la escucha de los discos de los Beatles de mi hermano. Tenía 12 años y se me metió en la cabeza. Yo me crié en Ainsa y en aquellos tiempos prácticamente no había discos, más bien algún cassette. No teníamos escuela ni profesores de música y comencé a tocar de oído. Mi hermano me enseñó algún acorde. Junto a mis amigos en el instituto del Sobrarbe nos pasábamos horas sacando las canciones de oído escuchando cinta arriba y cinta abajo. Más tarde, cuando fui a estudiar a Zaragoza, ya tomé alguna clase con Chema Peralta en el Taller de Rock. Posteriormente estudié guitarra clásica y un poco de jazz. Pero básicamente soy un personaje autodidacta.

¿Cómo llegó al blues?

El blues es la columna vertebral de la música del imperio. Es muy difícil estar en el planeta Tierra y no tener una relación profunda con el blues. En la época en la que escuché a los Beatles, no tardé en pasarme al blues rock que estaba en apogeo, con Eric Clapton o Peter Green, que acaba de morir. Mi gusto por el rock y el blues viene de ahí.

Un gusto que comparte con Ernesto Cossío en el dúo Hot Hands.

Ernesto y yo somos amigos desde hace muchísimos años. Es muy parecido a mí, en el sentido de que es un músico muy polivalente, capaz de tocar muchas cosas. Compartimos estilos, gustos… Además de un gran guitarrista, es un grandioso cantante. Siento mucha admiración por él. Hacer un dúo nos ha dado muchas alegrías. Interactuar juntos es un gran placer.

¿Qué repertorio abordarán en el recital de esta noche?

Es un repertorio bastante renovado. Tocaremos algún tema del disco anterior, el que grabamos en directo en el Corazón Verde, pero prácticamente serán todos temas nuevos: versiones de blues antiguo, de los años 30 y 40.

Etiquetas
Comentarios