Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

literatura infantil y juvenil

Libros y tesoros de la imaginación para el Día Mundial de la Literatura Infantil y Juvenil

Un puñado de títulos para los más jóvenes y los adolescentes: de Gianni Rodari y Julio Verne a Begoña Oro y Clarice Lispector.

Día Internacional de la Literatura Infantil y Juvenil.
Una ilustración de Elena Odriozola para 'De natura y florum' de Clarice Lispector.
Elena Odriozola.

Sin duda, el Día Internacional de la Literatura Infantil y Juvenil que se celebra hoy es el más anómalo de todos los tiempos. O uno de ellos. No hay nada más extraño y acaso inconcebible en la edad moderna que un visible virus nos inmovilice en casa. ¿Cómo se le explica eso a los niños? ¿Cómo se les dice que lo extraordinario de los cuentos, en el fondo, nace de la realidad y que no existe ente o sujeto o criatura de ficción con tanta capacidad de fabulación? Para los niños de todas las edades, para los curiosos, para los disfrutones de libros muy distintos, ‘Artes & Letras’ propone una serie de lecturas…

‘Si te pica un mosquito’. Jordi Gasto. Ilustraciones: Christian Inaraja. Kalandraka.

Un cuento para los más chicos. En cartoné. Qué se pueda hacer si a uno le pica un mosquito. Contarlo en verso. Y salir a la calle: ir a una fiesta o una excursión, tocar el tambor, desplazarse a una isla, incluso volar. De eso trata este libro de dibujo de línea clara y cuidado color: volar con la imaginación. No se necesita más.

‘Oliver Button es una nena’. Texto e ilustraciones de Tomie de Paola. Kalandraka.

De entrada, por simplificar, esta es la historia de un incomprendido al que no le gusta jugar a la pelota. O si lo hace, es tan malo que es objeto de mofa, aunque no tanta como cuando se descubre que le gusta bailar, que tiene una profesora y que adora el claqué. Le gusta dibujar, escribir, jugar con muñecas de papel y disfrazarse. Un día, en la pared del colegio, le humillan: «Oliver es una nena». Pero él, erre que erre, como si fuera Billy Elliot, quiere danzar, e incluso aprende que a veces detrás de la derrota irrumpe la victoria más hermosa. Sencillo, bonito y eficaz.

‘La escuela sabana / Un nuevo amigo’. Serie ‘Julia & Paco’. Begoña Oro. Ilustraciones de Mar Villar. Beascoa.

Begoña Oro, con su humor habitual, en complicidad con Mar Villar, crea una nueva serie con dos personajes: el puercoespín Paco y la jirafa Julia. Se complementan. Y viven diversas aventuras. En ‘La escuela sabana’ nos presentan a sus amigos en el ámbito escolar; están a punto de recibir la visita de la escuela de la pradera y Julia, un poco asustada, se convertirá en protagonista. ‘Un amigo nuevo’ narra la presencia de un extraño, chico, rosa y de fuera. Todos lo miran con recelo. En realidad, es solo un flamenco que hunde la cabeza en la laguna o en el mar. Los cuentos se completan, además, con jugosa y graciosa información didáctica.

‘Los artistas’. Carles Porta. Cuentos del valle escondido. SM.

No es tan fácil contar el argumento de este cuento, está protagonizado por Sara, Leo y Marta, y es una alegoría sobre el arte y sobre la mirada. Entre las montañas, por donde se pasa a menudo, hay un lugar escondido y ahí, en el curso de las estaciones, ocurren cosas estupendas: suena la música, se multiplican las atmósferas, hay multitudes de hojas en la fronda y un papel va y viene en los dedos del viento. Algunos dibujos son realmente bonitos: como un pantone del fuego o del bosque.

‘Retahílas de cielo y tierra’. Gianni Rodari. Traducción de Miguel Azaola. Ilustrado por Tomás Hijo. SM.

Se cumplen 100 años del nacimiento de Gianni Rodari (1920-1980), el autor de ‘Gramática de la fantasía’. El hombre al que se la daba un alfiler, o dos palabras, y hacía un traje o todo un libro de paradojas, bisbiseos, susurros, relatos, personajes o delirios. Este libro es una maravilla: Rodari tiene retahílas en verso para todo: para la luna y los planetas, él que inventa tantos, para el futuro, para los oficios, los trenes, los cuentos orales o criaturas que obran vida como los esquimales o ‘Los tres doctores de Salamanca’, donde se lee: «Tres doctores de Zaragoza / se echaron al mar en una carroza / y, si la carroza había flotado, / este cuento no habría acabado». ¿Habrá estado Gianni Rodari en Zaragoza?

‘Érase dos veces el barón Lamberto o el misterio de la isla de San Giulio’. Traducción de Isabel Soto. Gianni Rodari. Traducción de Isabel Soto. Gianni Rodari. Kalandraka.

Esta es una novelita corta, llena de trampas, de guiños, de exageraciones y de ternura. Rodari juega con los números (tiene 24 dolencias), con la edad (ha cumplido 94 años) y con los asistentes, (seis) empezando por el fiel Anselmo, por Delfina (a la que le pedirá matrimonio) o Miss Giacomini. Le pasa de todo, pero nada tan grande como un secuestro por bandidos de este señor ancianísimo, raro y juguetón, que sabe mucho de cuentos y de entretener al personal, y que posee un villa en la isla de San Giulio. El nombre de Lamberto mueve un poco a risa y nos lleva a repetir: «¿Estuvo Rodari en Zaragoza?».

‘Nadie como yo (Autobiografía de un tirano)’. Ignacio Chao. Ilustraciones Eva Sánchez. Kalandraka.

He aquí un cuento que quizá no sea para chicos exactamente; sale, eso sí, en una colección para pequeños. Está tan bellamente dibujado por Eva Sánchez, con una técnica que evoca las calidades del pastel, es tan dinámico y tan narrativo, que tiene varios niveles de lectura: hay denuncia, sátira, crónica documental y apunte psicológico. Y por supuesto contiene una lección. El tirano es el cerdo. O, el tirano, ególatra e impío, es un cerdo. Por eso recita: «Soy el elegido. / Reino porque soy impar. / Reino porque impongo mi diferencia. / Y entendería que quisieran perpetuarme». Y «no atiendo a las reformas cívicas, / los hallazgos de la ciencia / o los avances de la tecnología / si no están a mi servicio», también se lee en otra parte, un tanto caricaturesca. Al final, Ignacio Chao reservaba una sorpresa.

Día Internacional de la Literatura Infantil y Juvenil.
Una sugerente de Richad Jones en 'Nuestro planeta,. Nuestro hogar'. 
Richard Jones/Beascoa.

‘Nuestro planeta. Nuestro hogar’. Math Whyman. Ilustraciones de Richard Jones. Harper Kids.

Este libro es un atractivo. Es la síntesis o el soporte literario, artístico y fotográfico de la serie homónima de Netflix. Lleva un prólogo de David Attenborough y da verdadero gusto leerlo y mirarlo. Habla de todo: de los hielos, de las selvas, de las costas y del mar, de desiertos y praderas, de animales. Es un manifiesto por la salvación del planeta, oportuno para estos días. Si los textos son límpidos y con depurada información, los dibujos, detallistas y ebrios de cromatismo, y las fotografías son deslumbrantes.

La dama en llamas’. Nacho Escuín. Ilustraciones de David Guirao. Los libros del gato negro.

Es libro apareció hace algunos años en Nalvay en un volumen cuidado pero vertical. Tras el cierre del sello de Almúdevar y Sariñena, Marina Heredia Ríos ha recuperado este cuento poético, una aventura de fantasía y hielo, y lo publica con el formato en el que se había concebido: horizontal. Ha quedado un libro delicioso, donde conviven el sentido lírico de Escuín para narrar la proximidad del peligro y la muerte para la joven Oriana, con el estilo narrativo y épico, lleno de color y acción, de David Guirao.

‘De la Tierra a la Luna’. Julio Verne. Traducción de Mauro Armiño. Ilustraciones de Agustín Comotto. Nórdica.

Un clásico que ha tenido muchas ediciones, pero esta es muy especial. El libro, como objeto, es una completa joya. Por el relato anticipatorio de Verne, y ese particular sentido de la aventura que poseía, por el trabajo del Premio Nacional de Traducción Mauro Armiño, por las ilustraciones de Comotto y por el arte de la edición. El relato es conocido: un grupo de artilleros mutilados, que combatieron en la Guerra de Secesión de los Estados Unidos, siente nostalgia de la batalla. Tienen una sociedad, el Gun-Club nada menos, y deciden fabricar un cañón gigante que sea capaz de mandar un proyectil a la Luna.

Día Internacional de la Literatura Infantil y Juvenil.
Una de las ilustraciones de Agustín Comotto para 'De la tierra a la luna' de Verne.
Richard Jones/Harper Kids.

‘Historias de fantasmas de Japón’. Lafcadio Hearn. Traducción de Alejandro Tebar. Ilustración de Benjamin Lacombe. Edelvives.

Año tras año, el sello zaragozano publica un libro o más de sus ilustradores estrella: Rebecca Dautremer, Benjamin Lacombe, Ana Juan. Ahora, el joven ilustrador se ha ido al Japón y dibuja un libro realmente fantástico, amado y admirado por Borges, de un escritor apátrida que se quedó embrujado por el país y le dedicó muchos libros. Este es uno de los más bellos, ‘Historias de fantasmas de Japón’, que se inicia con esta cita de Ambrose Bierce: «Fantasma: signo exterior evidente de un temor interno». Hay fantasmas de todo tipo, del amor, de la vida y de la muerte, de la tierra y del mar, del aire y la noche, monstruos y abrigos casi prodigiosos. Lacombe logra otro de sus sugerentes trabajos, exuberantes, con su puesta en escena barroca y con homenajes a Hokusai.

‘De Natura Florum’. Clarice Lispector. Traducción de Alejandro G. Schnetzer. Dibujos: Elena Odriozola. Nórdica.

Este año también se cumplen 100 años del nacimiento de la escritora ucraniana que vivió casi toda su vida en Brasil y que escribió en portugués. Clarice Lispector es una de las grandes figuras literarias del siglo XX: honda, sensible, inquietante, poblada de voces interiores, desgarradora en ocasiones. Entre la sangre, la pasión y la herida. Hizo de todo: novelas, cuentos, colaboró en prensa. El 3 de abril de 1971 publicó en ‘Jornal do Brasil’, este herbario que consta de 24 entradas, cinco genéricas, breves, y 19 textos sobre flores (orquídea, tulipán, dama de noche, azalea...). Las ilustraciones de Elena Odriozola, leves, con un amplia superficie roja, son cautivadoras. Dominio absoluto de la página. Dice Clarice Lispector de la palma: «No tiene perfume. Se da altivamente, porque es altiva, en forma y color. Es francamente masculina». Y del jazmín escribe: «Es de los enamorados; caminan tomados de la mano, balanceando los brazos, y se dan besos suaves, yo diría al son fragante del jazmín».

Día Internacional de la Literatura Infantil y Juvenil.
Benjamin  Lacombe pone su talento al servicio de los fantasmas de Japón.
Benjamin Lacombe/Edelvives:
Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión