Despliega el menú
Ocio y Cultura

música

El imparable auge de las bandas tributo

Los clones de los grandes nombres de la música gozan de una creciente aceptación. Solo de Héroes del Silencio existen unos 20 grupos de versiones.

Javier de Pedro, clon de Bunbury en Iberia Sumergida.
Javier de Pedro, clon de Bunbury en Iberia Sumergida.
Manuel Martínez

¿Pueden las copias reemplazar al original? En el mundo de la música la respuesta a esta pregunta es sí. A lo largo de los últimos años se ha disparado la proliferación de las denominadas bandas tributo, grupos que emulan a los intérpretes originales. Un imparable fenómeno que abarca todos los estilos musicales, desde el pop al rock, pasando por el heavy o el progresivo, y todas las épocas, desde formaciones de los 60 hasta actuales.

Basta con repasar la programación en Aragón de este fin de semana para calibrar el alcance de esta tendencia. Anoche, el espectáculo ‘Rhapsody of Queen’, con cuatro cantantes imitando a Freddie Mercury, se adueñó del Palacio de Congresos y Exposiciones de Huesca. Y esta noche, a partir de las 22.00, Iberia Sumergida invocará el espíritu de Héroes del Silencio en La Casa del Loco de Zaragoza.

Chema Fernández, promotor y responsable de esta emblemática sala zaragozana, confirma la fuerza de esta moda. «La verdad es que los grupos de versiones funcionan muy bien, son un valor bastante seguro. Aunque obviamente preferimos mirar al futuro y apostar por bandas con un repertorio propio, los tributos cubren una demanda, una necesidad del público. Las entradas que se registran suelen ser muy buenas y nos ayudan a cuadrar los números para continuar con apuestas más arriesgadas, que no están tan claras», explica.

Por La Casa del Loco han pasado un amplio elenco de bandas tributo: de la Creedence Clearwater Revival, de Queen, de Supertramp, de Depeche Mode, de Nirvana, de El Último de la Fila...

Héroes del Silencio es una de las formaciones más imitadas, con al menos una veintena de replicantes, como los ejeanos El Silencio de los Héroes y otros como Tesoro, Malditos Héroes, Derivas, El Espíritu del Vino, Hechizo, Maldito Duende o el mencionado Iberia Sumergida que hoy retornará a Zaragoza.

Javier de Pedro soporta la responsabilidad de encarnarse en Enrique Bunbury en Iberia Sumergida. «La idea surgió a raíz de la gira de retorno de Héroes en 2007. Fue ver el último concierto de Valencia y empezar a formar un tributo al grupo que tanto admiro», rememora.

El tiempo le ha dado la razón. En estos doce años de existencia, el crecimiento ha sido espectacular. «Desde nuestro debut el 7 de diciembre de 2007, llevamos más de 700 conciertos, entre 50 y 70 por año. Tenemos un público fiel al que cada año visitamos. Nos hace felices que mucha gente nos haya visto en más de diez, de veinte, de treinta y hasta cincuenta ocasiones», explica De Pedro.

La asistencia a sus actuaciones ha llegado a contarse por miles de personas, dependiendo de los recintos o festivales. «Al principio llegamos a tocar para tres personas, pero hemos ido subiendo. Actualmente, en una sala solemos congregar entre 200 y 1.500 espectadores. Y en los festivales hemos tocado ante 20.000 o 30.000», acota.

En su caso, se da la cuadratura del círculo en la que la copia llega a compartir escenario con miembros originales. Sin ir más lejos, el próximo 11 de abril tocarán en Los Ángeles (Estados Unidos) con Alan Boguslavsky, guitarrista de Héroes entre 1993 y 1996. «Con Alan ya hicimos una gira por España en 2012. Es una persona muy especial, dinámica y atenta. La verdad es que tocar en California junto a él me hace mucha ilusión», prosigue De Pedro, un madrileño cuyo padre es zaragozano. Su fervor ‘bunburiano’ también comparecerá en Zaragoza el 29 de febrero, cuando interpretará junto a Copi Corellano las canciones del ‘Huracán ambulante’ en la sala Zeta.

«A Enrique lo he escuchado mucho, lo admiro. Soy muy exigente cuando hago las canciones de Héroes. Hemos interpretado todo su cancionero. Tocamos los ‘hits’ y cambiamos alguna cada año... Mis favoritas son ‘La espuma de Venus’, ‘Morir todavía’, ‘Bendecida’...», revela.

El furor por las versiones también ha calado en Aragón, con referentes como Green Apples (Beatles), Metalúrgica (Metallica), Armenian (System of a Down) o Black Ice (AC/DC).

Uno de los nombres autóctonos más coreados es Iron Maños (Iron Maiden), con diez años de trayectoria a sus espaldas. «La idea surgió el 9 septiembre de 2009 cuando estábamos viendo la actuación de Dios Salve a la Reina, tributo a Queen, en las fiestas del barrio de las Delicias, en Zaragoza. Nos estaba gustando tanto que nos dijimos, un poco en serio un poco en broma: ¿Os imagináis hacer el ‘Live after death’ de Iron Maiden en este escenario? Y lo hicimos», cuenta el guitarrista César Royo.

Junto a sus compañeros Daniel Maestro, Javier Ansó, Hugo Romero y David Acero, ha convertido el sueño en realidad. «En diez años hemos ofrecido unos 250 conciertos: en Zaragoza, en municipios de Aragón como Calatayud, Litago, Ontinar... y en ciudades como Barcelona, Madrid, Castellón, Santander o Pamplona. En Cataluña es donde más cariño nos tienen», asevera.

Una ola de aceptación que sigue creciendo para su disfrute. «Resulta muy alentador ver que año tras año hay más gente muy joven entre el público, otros que conocen a la banda original al vernos y muchos fans acérrimos que nos felicitan al acabar, aunque sea la primera vez que nos ven», celebra.

Etiquetas
Comentarios