Ocio y Cultura
Suscríbete

David Otero: "Hace dos años me planteé dejar la música"

"No dejé de trabajar ni de componer un instante, pero un día estaba en un avión y pensé: 'Si se cae, me da igual'. Estaba en una situación en la que no sentía", cuenta.

David Otero actúa este fin de semana en el Teatro de las Esquinas.
David Otero, en una imagen de archivo.
R. Martín

Con un extenso proyecto que celebra 20 años de carrera desde los inicios con El Canto del Loco y su pasado como El Pescao, David Otero se reivindica y vuelve a abrazar la música después de una época convulsa en la que valoró abandonar lo que más le gustaba en la vida.

"Hace como dos años me planteé dejar la música, dejarlo todo", revela el artista madrileño en una entrevista con Efe. "No dejé de trabajar ni de componer un instante, pero un día estaba en un avión y pensé: 'Si se cae, me da igual'. Estaba en una situación en la que no sentía", cuenta con franqueza.

Para superar su bache mental, "no una depresión, pero sí una maraña de la que no sabía salir", acudió a un especialista. "Me dijeron que me enfocara primero en apagar el incendio. Todo ha consistido en cuidar mi alimentación y mi pensamiento para sentirme más sano. Me dijeron también que buscara algo que no tuviera que ver ni con mi familia, ni con mi trabajo ni con mis amigos, mi espacio propio", rememora Otero, que se aficionó de repente al golf.

"Te obliga a estar en el presente al cien por cien", argumenta ante uno de los aparentes males de esta época, la incapacidad para permanecer plenamente enfocado en una actividad. En ese sentido, ahora solo carga las "apps" de redes sociales en su móvil cuando necesita contar algo importante.

Aunque da detalles de las causas de su mal momento, en la charla salen a relucir circunstancias complejas y adversas, como "la carta de libertad" de Sony Music que le llegó tras la publicación de su anterior álbum de estudio, "1980".

"Me dijeron que no creían en mi proyecto y les di las gracias. Me pareció muy leal cómo me lo comunicaron, pero fue duro, porque es como si te echan de tu empresa después de 20 años. Aún así, valoro lo que han hecho por mí estos años. Han tenido mucho que ver con parte del patrimonio de lo que voy a hacer ahora. Me dio pena, pero quiero estar con gente que quiera estar conmigo", relata.

De todo se aprende, asegura. "Por ejemplo a poner buena cara al mal tiempo", apunta, antes de constatar que este proceso le ha llevado también a conocerse de una manera "que no sería posible de otro modo" y a "reenfocar" su carrera para "volver a conectar con cosas y canciones".

"Quizás este proyecto ha salido de ahí. De darme cuenta de dónde estaba mi esencia y celebrarlo", comenta revitalizado, con su flequillo y la perenne sonrisa enmarcada en el rostro, ante un proyecto de tres EPs que irán viendo la luz a lo largo de este año, en los que reivindica el repertorio que lleva su sello.

Eso incluye "volver a darle valor" a los temas que lanzó en su etapa como miembro de El Canto del Loco junto a su primo Dani Martín.

"El valor que le he dado es al esfuerzo que hicimos. A veces piensas que las cosas suceden por inercia, que eso está ya dado y no te das cuenta hasta que un día, en casa, piensas en todo el trabajo que has tenido que hacer para tener un sitio donde vivir", reflexiona.

Este ánimo es el que está impreso en "Otero y yo", "una constelación" dividida en tres fases pero sin orden cronológico, que admite diversos puntos de vista y en el que amigos, artistas y camaradas como Cepeda, Bely Basarte, Georgina o Diego Cantero "Funambulista" han empapado "con su rollo" composiciones como "Aire" o "Castillos de arena".

En su primer sencillo, "Una foto en blanco y negro", se reúne "de una manera muy natural" con Willy Bárcenas, voz cantante de Taburete.

"Taburete me recuerdan muchísimo a nosotros en la época de ECDL. Tienen una forma de estar muy natural, son quienes son y les da igual todo, sin importarles si les juzgan o no", confiesa.

Lejos de ofrecerle consejo a su joven y efímero compañero de viaje, fue Otero el que se lo reclamó a la hora de enfrentarse a la peor cara de las redes sociales.

"Entonces no existía ese concepto de 'hater' pero en El Canto del Loco habríamos superado con amplia diferencia en número de ellos a cualquiera de los que ahora dicen sufrirlos. Yo sabía que tenía 'haters', mi primo lo sabía, dentro y fuera de la industria, entre locutores de radio, culturetas... Gente que nos odiaba porque teníamos éxito, como le ha pasado a Taburete", valora.

Otero será el protagonista del próximo Los40 Básico que se grabará en la sala Joy Eslava de Madrid el 18 de febrero junto a algunos de los invitados de su triple EP. Además, ya es posible comprar entradas para el concierto que ofrecerá el 26 de noviembre en La Riviera, también en la capital española.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión