Despliega el menú
Ocio y Cultura

letras

Mariana Enríquez gana el Herralde de novela

La periodista bonaerense se impone con una ficción de terror gótico en la dictadura argentina.

Mariana Enríquez
Mariana Enríquez
Twitter

Mariana Enríquez (Buenos Aires, 1973) es la ganadora del Premio Herralde de novela 2019 que obtuvo gracias a 'Nuestra parte de noche', una ficción inscrita en el género del terror gótico. La escritora argentina se hacía así con la 37 edición del galardón que concede anualmente al editorial Anagrama y que está dotado con 18.000 euros.

Enríquez se presentó bajo el seudónimo de Paula Ledesma y había dado a su novela el título provisional de 'Mi estrella oscura'. Se impuso a las otras cinco finalistas seleccionadas entre las 680 novelas presentadas a la trigésima séptima convocatoria.

Para el jurado que la premió, 'Nuestra parte de noche' "desborda las convenciones del género al que se adscribe -cultivado de forma admirable, pletórica de imaginación-, para elevarse a la categoría de novela total". Elogió en su fallo «un libro a la vez oscuro y deslumbrante» que se presentó como una narración «abierta a grandes asuntos».

Aborda "la inmensidad de la relación entre un padre y un hijo, los lazos terribles del amor y de la amistad, la enfermedad como condición de vida, las máscaras del ritual, la verdad atroz de los dioses, la cara oculta de la historia de la política" según enumeró Gonzalo Pontón, miembro del jurado, junto al librero Lluís Morral, los escritores, Marta Sanz, Juan Pablo Villalobos y la editora Silvia Sesé.

Viaje en carretera por Argentina

Narra como un padre y un hijo atraviesan Argentina por carretera, de Buenos Aires a las cataratas de Iguazú y con el país bajo la bota de la junta militar. El hijo se llama Gaspar y el padre trata de protegerlo de un destino terrible tras la muerte de su madre en circunstancias poco claras. Gaspar está llamado a ser médium en una sociedad secreta, la Orden, que contacta con la Oscuridad en busca de la vida eterna mediante atroces rituales. Pero el destino de estos seres dotados de poderes especiales es cruel, con un desgaste físico y mental rápido e implacable.

Enríquez Juega con pasadizos que esconden monstruos inimaginables; rituales con fieros sacrificios humanos; andanzas en el Londres psicodélico de los años sesenta, donde la madre de Gaspar conoció a un joven cantante de aire andrógino llamado David; enigmáticas liturgias sexuales; la relación entre padres e hijos, con la carga de una herencia atroz; y, de fondo, la represión de la dictadura militar, los desaparecidos la incierta llegada de la democracia, los primeros brotes del sida en Buenos Aires.

Periodista y profesora además de escritora, Enríquez es subdirectora del suplemento Radar del diario Página/12 . Autora de novelas, relatos de viajes, perfiles y colecciones de cuentos había publicado en Anagrama dos libros de cuentos: 'Los peligros de fumar en la cama' y 'Las cosas que perdimos en el fuego'.

Juan Pablo Villalobos' situó su novela ganadora del Herralde en la tradición la gran novela latinoamericana. "Pertenece a una estirpe de obras tan disímiles, pero igualmente ambiciosas y desmesuradas, como 'Rayuela', 'Paradiso', 'Cien años de soledad' o '2666'", dijo de «una saga y un paseo por esos paisajes interiores que, en algunas madrugadas afortunadas, recorremos en nuestras mejores pesadillas». 

Etiquetas
Comentarios