Despliega el menú
Ocio y Cultura

Una exposición recorre en el palacio de Sástago la pequeñay gran historia de la Bauhaus

Fotografías, objetos, maquetas y muebles resumen el legado de la institución cuando se cumplen 100 años de su creación

La exposición puede visitarse hasta el 5 de enero del año próximo
La exposición puede visitarse hasta el 5 de enero del año próximo
Toni Galán

«Con esta exposición, la DPZ se viste de arquitectura». Lo decía ayer Ricardo Marco, comisario de la muestra ‘La Bauhaus: un experimento artístico y pedagógico. 1919-2019’, inaugurada en la galería superior del palacio de Sástago. Y es que la exposición llega pocos días despues de que en los espacios de la planta calle se inaugurara otra, dedicada a la obra de Rafael Moneo en Aragón.

Se cumple ahora el centenario del nacimiento de la Bauhaus y, aunque el aniversario ha pasado un tanto inadvertido en España, Diputación de Zaragoza y Colegio de Arquitectos de Aragón han querido rastrear su inmenso legado cultural. Y lo han hecho con una muestra articulada en ocho secciones (etapas, arquitectura, taller de metal, taller de textil, taller de fotografía, pintura y escultura, fiestas y danza, para acabar con diseño gráfico y mobiliario).

La Bauhaus fue una escuela de arquitectura, diseño y arte fundada en 1919 por Walter Gropius en Alemania y cerrada años más tarde por las autoridades nazis. Para Ricardo Marco, fue además «un movimiento artístico de primer nivel, un movimiento singular, por cuanto formaban parte de él una generación de creadores difícilmente repetible, desde Klee a Kandinsky o Moholy-Nagy, pero en el que destacaban especialmente los arquitectos. Por sí mismos, y también porque la arquitectura es la más visible de las artes y la que aglutina a todas».

Fue un experimento que reinventó el diseño y la arquitectura y que tuvo tres etapas, marcadas por sus tres sedes (Weimar, 1919-1925; Dessau, hasta 1932 y Berlín, hasta 1933); y por sus tres directores, los arquitectos Walter Gropius, Hannes Meyer y Ludwig Mies van der Rohe.

La muestra fue presentada ayer por la diputada delegada de Cultura de la Diputación de Zaragoza, Ros Cihuelo; el comisario, Ricardo Marco; y el decano del Colegio de Arquitectos de Aragón, Pedro Navarro.

«Es una institución académica que solo funcionó durante 14 años, de 1919 a 1933, y que además vivió una época tremendamente convulsa: la república de Weimar. Pero en ese intenso periodo consiguió trascender su condición de centro de enseñanza y se convirtió en un movimiento fundamental que revolucionó el arte y reinventó el diseño y la arquitectura», aseguraba Ros Cihuelo.

La Bauhaus se basaba, según recordó Marco, en que la forma de cada objeto derivaba de su función. En sus catorce años de vida, por sus aulas pasaron 2.078 alumnos: 1.418 hombres y 660 mujeres.

La muestra, pese a celebrarse en un espacio reducido, requiere una visita pausada porque está llena de información y de guiños al espectador. El grueso de los datos se presenta a través de fotografías y textos, pero ofrece diversos niveles de lectura.

El material se ha dispuesto en cuatro de los lados de la galería del palacio de Sástago. Solo el último está dedicado a los muebles, pero antes de llegar allí el visitante debe sumergirse en un recorrido con varios niveles de lectura. Una línea cronológica lo unifica, y en la pared se desarrollan los ocho temas citados mientras en un friso inferior, y en las vitrinas que lo flanquean, se presentan otros temas y se exponen piezas complementarias, desde caricaturas de los profesores más conocidos de la Bauhaus a decenas de fotografías de sus alumnas, catálogos o diverso material impreso, pasando por maquetas de arquitectura.

Capítulo aparte merecen los objetos diseñados y realizados por la escuela para su venta: un ajedrez, una lámpara, una peonza, un relieve de Schlemmer, un juego de construcción de madera… El recorrido se cierra con una sección dedicada íntegramente a mobiliario diseñado por arquitectos, especialmente sillas: la ‘Barcelona’ de Mies van der Rohe, o la ‘Chesca’ o la ‘Wasily’, de Breuer, entre otras.

La muestra puede visitarse hasta el 5 de enero, de 11.00 a 14.00 y de 18.00 a 21.00, de martes a sábado; y de 11.00 a 14.00 los domingos y días festivos. Los lunes permanecerá cerrada.

Etiquetas
Comentarios