Ocio y Cultura

El Museo de Zaragoza y el Pablo Serrano suspenden exposiciones ya anunciadas

El centro de la plaza de los Sitios, que iba a presentar una muestra de Goya, estará en obras hasta marzo

Museos
Sobre la verja del Museo de Zaragoza, que se restaurará en los próximos meses, un telón anuncia aún las muestras suspendidas
Guillermo Mestre

Los dos principales museos autonómicos de Zaragoza capital, el de Zaragoza y el Pablo Serrano, han puesto en cuarentena, o, directamente, congelado, su programación cultural de aquí a fin de año. En el trasfondo de la decisión parecen pesar los agobios presupuestarios del departamento de Educación y Cultura, si bien en el caso del primero de ellos se esgrime el hecho de que el Ministerio de Cultura, propietario del edificio, va a hacer obras en su interior.

En la suspensión/cancelación de la temporada hay varios damnificados: los artistas pero, sobre todo, el público. El caso más palmario es el del Instituto Aragonés de Arte y Cultura Contemporáneos Pablo Serrano, que hace veinte días tendría que haber inaugurado la muestra ‘Teresa Ramón. La jaula se ha vuelto pájaro’, que iba a permanecer abierta hasta el 15 de septiembre.

La artista oscense rehusó ayer hacer declaraciones, pero algunas fuentes señalan que el director del museo, Julio Ramón, le comunicó las dificultades de organizar la muestra y le garantizó que el proyecto se retomaría en cuanto fuera posible.

El caso de Teresa Ramón es paradigmático por cuanto la exposición prevista era fruto de la concesión del premio Aragón-Goya 2015, que en su caso careció de dotación económica. Y muy parecido al del zaragozano Pedro Avellaned, que recibió la distinción al año siguiente, y cuya exposición ‘Para calmar la sed’ tenía previsto inaugurarse en el IAACC Pablo Serrano el 2 de octubre. Allí iba a permanecer abierta hasta el 16 de febrero de 2020.

«Hace 10 días pasé por la puerta del museo y ya habían retirado la banderola donde se anunciaba mi exposición», aseguraba ayer, al tiempo que mantenía un rayo de esperanza. «Pisando el acelerador aún podría inaugurarse en la fecha prevista –subrayaba–, aunque el catálogo no llegaría a tiempo. A estas alturas del verano tendríamos que llevar bastante tiempo trabajando en él».

Ni en la fachada del museo ni en su página web aparece información alguna de las exposiciones previstas para la segunda mitad de año, una programación presentada públicamente a principios de enero.

En ella se incluían, además de las exposiciones ya citadas, la I Muestra de Arte Realizado por Mujeres (18 de septiembre de 2019-16 de febrero de 2020), ‘Antonio Fernández Alvira’ (25 de septiembre-29 de marzo) y ‘García Álix.Un horizonte falso’ (13 de noviembre-8 de marzo).

Alguno de estos proyectos, o incluso todos, podrían retomarse en distintas fechas a las anunciadas, una vez haya nuevo Gobierno de Aragón y mejore la disponibilidad presupuestaria. De hecho, la única cita prevista y ya imposible en su fecha es la de Teresa Ramón. Las exposiciones de septiembre, aun sin catálogo, podrían abordarse.

En el caso del Museo de Zaragoza la situación es distinta. Hay dos exposiciones anunciadas (y así puede verse en el telón colgado en la verja de su fachada), que no se van a celebrar, aunque desde el departamento de Educación, Cultura y Deporte se aduce que la cancelación se debe a que se van a realizar obras en el edificio, a cargo del Ministerio de Cultura.

«Las obras, que salieron a concurso en mayo y que se han adjudicado este mes (por 390.000 euros), comenzarán previsiblemente en septiembre y se centrarán en el pavimento y la iluminación», aseguran fuentes de la consejería. Como especifica el anuncio publicado, el plazo de ejecución de las obras será de siete meses y, una vez que se liciten, se espera que los trabajos den comienzo después del verano. En el patio del museo, uno de sus elementos más relevantes y característicos, se realizará la renovación del pavimento actual y se pondrá en marcha una nueva iluminación. También se restaurará por completo la verja exterior, una valla de cerrajería modernista sobre zócalo de piedra arenisca.

En este caso, los damnificados son dos: la muestra ‘Francisco de Goya, un joven pintor en formación (1760-1775)’, comisariada por el historiador del arte Arturo Ansón y que se iba a celebrar en colaboración con el Queensborough Community College de Nueva York. Estaba previsto que se inaugurara en septiembre y que estuviera en el museo antes de volar en primavera a Estados Unidos. Ambas instituciones iban a producir la muestra y, según algunas fuentes, Aragón tendría que aportar el 25% de su presupuesto total, entre 80.000 y 100.000 euros.

Los siete meses de plazo de ejecución de las obras de restauración llevan el fin de los trabajos hasta el mes de marzo de 2020 y hacen inviable que la muestra esté en Zaragoza antes que en Nueva York (saldrán a la luz varias piezas del artista de Fuendetodos que hasta ahora no se conocían). Si el Gobierno de Aragón entra finalmente en el proyecto, la exposición tendría que celebrarse después.

La segunda muestra suspendida es ‘Seguimos rodando el mundo. 40 aniversario del Teatro Arbolé’, prevista para diciembre.

Etiquetas
Comentarios