Despliega el menú
Ocio y Cultura

entrevista 

Laia Alegret: "Pido a los políticos que no se olviden de los científicos"

La investigadora (Huesca, 1975) ha sido nombrada académica correspondiente nacional de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales.

Laia Alegret, este miércoles, en el edificio de Ciencias Geológicas.
Laia Alegret, este miércoles, en el edificio de Ciencias Geológicas.
José Miguel Marco

¿Cómo se consigue entrar en una institución tan prestigiosa como la Real Academia de Ciencias?

Un miembro de la sección de Ciencias Naturales me propuso, pero teníamos en mente que era casi imposible. Seguro que había candidatos con un curriculum mejor que el mío, pero, quizás por los temas que he investigado: el impacto del meteorito que acabó con los dinosaurios, la exploración de un nuevo continente..., que llaman mucho la atención al público y a los medios, hayan considerado que voy a poder contribuir a uno de los grandes pilares de la Academia: la divulgación y la difusión de la ciencia.

La media de edad de sus homólogos es 67 años. La de los académicos numerarios: 73. Usted, con 43 años, es la más joven; solo un colega le gana. ¿Hace falta savia nueva en estas instituciones?

La Academia tiene siglos de antigüedad, si permanece viva, es porque se ha ido adaptando a los tiempos y eso implica una renovación generacional, pero al estar en contacto con el resto de académicos pienso aprender mucho y contribuir en lo que esté a mi alcance.

¿Por qué hay tan pocas mujeres en las academias?

La media de edad de los académicos lo explica, pero cada vez somos más en las universidades y será normal que las siguientes incorporaciones incluyan más mujeres. Es necesario dar visibilidad a la mujer en la ciencia y en instituciones de este tipo.

¿Qué hace un académico? ¿Qué le gustaría hacer a usted desde esta posición?

Me llama mucho la divulgación, difusión y comunicación de la ciencia, no solo al público en general, sino también a las empresas y a las instituciones, que es la manera de influir en la política científica de este país.

¿Y qué le recomendaría al próximo ministro de Ciencia, qué les pediría a los políticos?

Dos cosas: que no se olviden de los científicos, que traten de apoyarles, porque los avances científicos van íntimamente ligados al desarrollo económico del país. Un país moderno necesita una ciencia moderna. Y que no se olviden tampoco de la ciencia básica, que se está dejando un poquito de lado y es necesaria para que haya otras ramas aplicadas.

Al decir paleontología, pensamos en dinosaurios, pero usted va al detalle, investiga microfósiles.

Aunque de pequeña me encantaban los dinosaurios, hice la tesis en micropaleontología, en foraminíferos. Con el paso del tiempo me he dado cuenta de que es mucho mejor. Son herramientas excelentes para obtener datos prácticos, aplicados. Como saber a qué velocidad y temperatura se depositó un sedimento bajo el fondo del mar o qué cambios climáticos o paleoambientales ha habido a lo largo de la historia de la Tierra. Datos muy importantes en la industria del petróleo y para retroalimentar los modelos que permiten deducir cómo evolucionará nuestro clima en el futuro.

Está muy preocupada...

Mi padre me dice que no sea tan catastrofista, pero comparo el evento actual con el máximo evento de calentamiento de los últimos 70 millones de años, en el límite entre el Paleoceno y el Eoceno, cuando hubo cocodrilos, nenúfares, fauna y flora típicamente tropicales, en el Ártico; se produjeron cambios muy drásticos en las corrientes marinas; y un calentamiento global de 6 a 10 grados. Lo preocupante es que la emisión actual de gases invernadero excede en mucho la tasa de aquel evento del pasado.

Hace dos años, navegó por el mar de Tasmania, en una expedición para describir el continente oculto de Zelandia.

Fue una gran motivación para mí. Como no se había investigado en detalle, a veces los análisis de los sedimentos marinos nos descubrían algo totalmente diferente a lo esperado. Era como abrir un regalo cada día. Por eso fue tan emocionante la expedición, además de por dos grandes tormentas. Hoy mismo volvería.

Etiquetas
Comentarios