Ocio y Cultura

La vida en la maleta

Estación de Delicias,
Aránzazu Navarro

Eran las doce de la mañana de un día caluroso de verano, la Estación de Delicias de Zaragoza estaba llena de viajeros.

En el autobús destino Villareal, coincidieron Pedro y Faustino, compañeros de la mili, que no se habían visto desde entonces.

Faustino, al subir al autobús y reconocer a Pedro, se sentó al lado suyo. Faustino, iba a parar en Alcanar, para pasar el verano acompañado de quienes más quería. Tras saludarlo, empezó a enseñarle a Pedro fotos de Teodora, su esposa fallecida meses antes. También fotos de sus dos hijos y de sus cinco nietos, y por último le mostró una bufanda, tejida artesanalmente por su mujer, la última navidad que pasaron juntos. Todos estos recuerdos los guardaba en su maleta.

Cuando Faustino terminó, Pedro se levantó para alcanzar su maleta.

- Lea todos los relatos que participan en el XIII Concurso de relato breve de Heraldo.

Etiquetas
Comentarios