Ocio y Cultura

XIII CONCURSO DE RELATO BREVE DE HERALDO

Culpables por omisión

Migrantes y refugiados aguardan para cruzar la frontera entre Grecia y Macedonia, cerca de la aldea de Idomeni, en 2016
AFP

Otra cena más. Una conversación deliciosamente intrascendente, de aquellas que tanto se echan de menos cuando los hijos crecen y prefieren cenar con sus amigos o sus novias. La televisión estaba encendida sin que nadie le hiciera caso. De fondo, el informativo de las nueve, narraba una vez más el naufragio de una patera en el Mediterráneo. De reojo pude ver esas imágenes trágicas para las que nuestros ojos ya están vacunados. Nosotros estábamos ahí disfrutando de una cena en familia y pensé en cuantas personas estarían en ese preciso instante, rotas, llorando a sus hijos. Espíritus aventureros caídos en su lucha por una vida más justa y digna; una vida que mereciera la pena ser vivida. Miré a mis hijos y un escalofrío me recorrió el alma mientras los imaginaba en el lugar de aquellos jóvenes, flotando inertes entre las olas. Con el mando a distancia desconecté la televisión. Seguí cenando, ¿Te pasa algo papá? Nada hijo, no pasa nada. Al escucharme, sentí vergüenza.

- Lea todos los relatos que participan en el XIII Concurso de relato breve de Heraldo.

Etiquetas
Comentarios