Ocio y Cultura

diseño

Nanociencia por los cinco sentidos

El diseñador Miguel Frago y el divulgador Sergio Sevilla crean una caja de «experiencias sensoriales» para promocionar la I Gala de la Nanotecnología

CREADORES DE LA CAJA DE LOS SENTIDOS / 01/03/2019 / FOTO : OLIVER DUCH [[[FOTOGRAFOS]]]
Miguel Frago (izquierda) y Sergio Sevilla, con la caja promocional de la Gala de Nanotecnología
Oliver Duch

Cada vez es más complicado promocionar un acto y llegar al público. Medios y redes sociales están repletos de propuestas y las notas de prensa se pierden incluso antes de llegar al destinatario. Por ello, los promotores de la I Gala de la Nanotecnología, que tendrá lugar el próximo 21 de marzo, a las 18.30, en el Caixaforum de Zaragoza, en la que se presentará el proyecto ‘Los cinco sentidos y la nanociencia’, han apostado por una vía alternativa. «Hemos creado un objeto promocional con el único fin de dar que hablar. Son cien cajas de experiencias sensoriales relacionadas con la nanotecnología, que repartiremos entre periodistas, ‘influencers’ y autoridades», explica Sergio Sevilla, divulgador de la empresa aragonesa Esciencia Eventos.

El reto no era fácil: el objeto promocional debía resumir el conocimiento generado en el sector de la nanociencia en los últimos años. Fue entonces cuando Sevilla contactó con el diseñador aragonés Miguel Frago, a quien se le ocurrió la idea del cubo, «porque permitía situar el número cinco, imagen del proyecto ‘Los cinco sentidos y la nanociencia’ y, en el resto de las caras, se pueden explicar algunos de los avances relacionados con el oído, la vista, el olfato, el tacto y el gusto».

Música, imagen, especias...

La caja es de madera y muy ligera y, para cada una de sus caras, Frago ha tenido en cuenta las actividades que la Cátedra Samca de Nanotecnología de la Universidad de Zaragoza desarrolló para la promoción de sus investigaciones. Son perspectivas metafórica a través de los cinco sentidos del ser humano, en las que han participado el Instituto de Investigación en Ingeniería de Aragón (I3A) (oído) la facultad de Bellas Artes de Teruel (vista), el restaurante zaragozano Nobodavo (gusto), el grupo que desarrolla la nariz electrónica en la cátedra Samca (olfato)...

Para el oído, Frago ha optado por unos botones que, al pulsarse, hacen sonar una ‘nanomelodía’ compuesta a partir de un patrón matemático del crecimiento de nanopartículas elaborado por el I3A, al que se añadió, de forma artística, distintas notas musicales;para la vista, se representan los nanobastones de oro con doble incidencia, tal y como lo concibieron los alumnos del Grado de Bellas Artes. «En el olfato, he incluido en la caja una tinta con cápsusas a escala micro (más grandes que las nano) que contienen aromas –explica Frago–. Ypara el tacto, con una interpretación mas libre, he tomado la imagen de la primera molécula que se pudo observar a escala nano y la he representado con una resina». Para el gusto, unas sales representan la investigación en sabores.

Etiquetas
Comentarios