Despliega el menú
Ocio y Cultura

David Fernández: "Los límites al humor los pone el espectador"

David Fernández (Igualada, Barcelona, 1970), que encarnó al personaje Chikilicuatre, presentó ayer el festival de humor Zaragoza Comedy.

David Fernández, ayer, en el Espacio Ambar, antes de la presentación de Zaragoza Comedy.
David Fernández, ayer, en el Espacio Ambar, antes de la presentación de Zaragoza Comedy.
Guillermo Mestre

Dani Mateo tuvo la semana pasada que pedir perdón por sonarse la nariz con una bandera de España en el programa de La Sexta ‘El intermedio’, de Wyoming. ¿Cuál es el límite del humor?

Los límites los pone el espectador que está escuchando o viendo un programa. Si algo no te gusta, lo mejor es no verlo más. La comedia es tragedia más tiempo, así que, en general, cuando pasa el tiempo puedes hacer los chistes que quieras.

En su caso particular, ¿ha tenido problemas para trabajar con libertad?

En el espectáculo ‘Dos’, que traigo a Zaragoza con Juanra (Bonet), no hay problemas porque no hay política. Es un humor de lo cotidiano y del absurdo. No obstante, hay chistes con los que si alguien se quiere ofender lo puede hacer. Nunca intentamos ofender a nadie. Además, es más fácil hablar en un teatro ante 200 personas que ante dos millones en el cine o la televisión, donde la barrera de lo que se puede decir es menos amplia.

Diez años después de su actuación en el festival de Eurovisión, ¿cómo se recuerda a Rodolfo Chikilicuatre, el personaje con el que cantó en Belgrado?

Aún me siguen llamando Chikilicuatre.

La gente votó para elegirle como representante en el certamen musical más popular de televisión.

Fue la única vez que la gente votó lo que quiso, así que el resultado fue un gag entre todos, del pueblo. El chiste más grande.

¿Le gustaría repetir?

¿Te imaginas? Fue una experiencia única, pero si me vuelven a votar, España se va al carajo.

¿Qué ha sido de David Fernández en todo este tiempo?

He hecho un poco de todo. Desde teatro a series de televisión (‘Pelotas’, en La 1, con José Corbacho), y pequeños papeles en películas de cine como ‘Torrente IV’, ‘Pancho, el perro millonario’, ‘Superlópez’... Vamos, todo dramas.

¿Qué tipo de humor hace?

Más que humorista o cómico, soy actor. Estudio e interpreto a personajes y la gente me conoce por ellos.

Los programas de humor salpican la parrilla de televisión en España. Buenafuente, los ‘Ilustres ignorantes’, David Broncano… ¿Cree que la comedia atraviesa por un buen momento?

El ser humano necesita la comedia. Cuanta más, mejor. La gente como grupo somos un desastre, pero uno a uno tenemos unos cuantos chistes. Sin el humor no podría vivir.

¿Cuál es su mejor cómico?

Hoy hay más variedad, pero echo de menos a cómicos como los Hermanos Marx o Billy Wilder, entre otros.

¿Se gana la vida bien como humorista?

Soy un afortunado y doy gracias por poder vivir de esto desde hace veinte años. Otros no pueden. La pregunta, no obstante, sería saber si esta profesión, intensa en ocasiones, es buena para la salud.

Etiquetas
Comentarios