Despliega el menú
Ocio y Cultura

David Bisbal y Manuel Carrasco, unidos en un "íntimo" encuentro musical

El concierto ha tenido lugar en el Centro Cultural Conde Duque.

Los cantantes David Bisbal y Manuel Carrasco se han dado cita en Madrid en un encuentro musical en el que han dedicado a un reducido y "privilegiado" público el tema "Vida, qué locura" como broche final a una velada en la que han interpretado, por separado, algunas de sus canciones más recientes.

"Manuel, eres de los mejores compositores que hay en esta tierra", le ha dicho Bisbal a su compañero antes de lanzarse a "la improvisación" de "Vida, qué locura" a dúo en el Centro Cultural Conde Duque, donde ha tenido lugar este "íntimo" concierto con capacidad para unas decenas de personas.

Carrasco, compositor de la canción que han compartido, disculpándose por "ponerse colorado", le ha devuelto el halago a Bisbal afirmando que el almeriense es "una de las mejores voces" de España.

Antes de esta canción a dos voces, Bisbal ha deleitado a todos con "Ruido", "Mi princesa" y "Culpable" interactuando con el público, a menos de un metro de él, y afirmando que las canciones "en este formato" son sus favoritas porque le dan la oportunidad de sentirse cerca de la gente.

El cantante, que ha bromeado con los asistentes e incluso ha cantado a pleno pulmón y sin micrófono parte de su "Culpable", se ha acompañado por Alfonso Pérez al piano y ha explicado que, cantar en un escenario así, era como hacerlo "en casa, tranquilamente".

"No hay nada mejor que desnudarse con el piano", ha añadido, aclarando, al escuchar las risas de los asistentes, que "no había que pensar mal".

Por su parte, Carrasco, que se ha rodeado de David Carrasco al saxofón y el teclado y de Pablo Cebrián a la guitarra y al bombo, ha interpretado "Ya no", "Siendo uno mismo" y "Amor planetario", temas de su nuevo disco "Bailar al viento".

"Uno tiene que vivir y transmitir lo que uno es desde la raíz. Sentirse bien identificado con lo que es y, a partir de ahí, sentirse bien", ha dicho el onubense minutos antes de dejarse llevar y agitarse mientras cantaba, armado con su guitarra.

Bisbal también ha querido expresar que la música "es un trabajo apasionante" pero también "muy duro" por la cantidad de horas que debe emplear en ella, porque artistas como Carrasco y como él "no sólo trabajan en el escenario".

"Normalmente, paro de pensar en la música cuando me meto a la cama, y a veces incluso sueño con ella", ha agregado.

Este pequeño concierto está enmarcado en una serie de encuentros musicales "íntimos" que Mahou, por motivo de su 125 aniversario, está celebrando en Conde Duque.

Etiquetas
Comentarios