Despliega el menú
Ocio y Cultura

El misterioso retrato de la escritora chesa en el olvido

Una tienda de antigüedades zaragozana tiene a la venta una pintura realizada a la poeta de Echo María Cruz Borao

El retrato de María Cruz Borao fue realizado por
El retrato de María Cruz Borao fue realizado por
Oliver Duch

Para los estudiosos de la literatura aragonesa, el nombre de María Cruz Borao es tan solo una referencia oscura y esquiva. Se sabe, porque lo descubrieron en Echo que fue una poeta nacida en ese valle altoaragonés, y que tuvo cierta relevancia literaria a finales del siglo XIX. Y más: que falleció en Zaragoza prematuramente, el 25 de septiembre de 1879, con tan solo 26 años.

La noticia de su muerte se publicó en varios periódicos locales y nacionales, aunque de su obra, premiada en prestigiosos certámenes, se sabe más bien poco. Se ha localizado, eso sí, el poema en castellano que escribió para un libro en homenaje a la poeta sevillana Concepción Estevarena, edición en la que participaron otras plumas prestigiosas.

Pero si su obra sigue envuelta en cierto halo de misterio, su apariencia física ya lo es menos. Un comercio de antigüedades zaragozano (El Desván de Indi, calle de El Aaiún, esquina con Jorge Cocci) ofrece a la venta una pintura en la que aparece retratada. Un cuadro de muy buena factura, no en vano lo realizó uno de los mejores pintores de la época, José Gonzálvez. El artista, originario de Elche, fue discípulo de Eugenio Lucas, destacó como retratista y vivió durante varias décadas en Zaragoza, ciudad en la que falleció en 1897. Al parecer, Gonzálvez recibió el encargo del retrato del tío de María Cruz, Juan Miguel Borao. De la poeta se sabe más de su físico que de su obra. Quien más la ha estudiado es Antonio Martínez, que cuenta sus averiguaciones en la página web Echo sin Hache, y que publicó un artículo sobre la autora en 'Bisas del Subordán'.

Etiquetas
Comentarios