Despliega el menú
Ocio y Cultura

El abandono acelera los daños en la antigua Escuela de Artes de Zaragoza

Parte de un alero ha cedido y los efectos de la humedad se observan ya en un muro

La zona más degradada del alero de la Escuela de Artes, ya con palomas. En el muro se dejan ver los rastros de la humedad
La zona más degradada del alero de la Escuela de Artes, ya con palomas. En el muro se dejan ver los rastros de la humedad
José Miguel Marco

El edificio que albergaba la Escuela de Artes en la plaza de los Sitios de Zaragoza sigue a la espera de una solución de futuro. Y, mientras llega (el inmueble se vació en 2009, cuando la actividad docente se trasladó a su actual ubicación, en el barrio del Actur), los síntomas de deterioro se agravan. Parte de un alero en la trasera ha cedido, el agua empapa el muro y las palomas merodean por la zona buscando cobijo. Mientras, desde la DGA se asegura que "del mantenimiento del edificio se ocupa el Servicio Provincial de Educación y Cultura. Si hay cualquier desperfecto, se arregla".

Pero no parece así, porque los síntomas de deterioro avanzan con los meses y la entrada de agua puede derivar en problemas más graves.Cuando el inmueble se vació, aunque era casi centenario y tenía algunos achaques, se encontraba en bastante buen estado.

Aunque está catalogado como de Interés Monumental, su situación empieza a ser ya preocupante. Hace tres años el Justicia se ocupó del asunto, y resultó llamativa la respuesta del Gobierno de Aragón, al reconocer que el edificio "acusa un alto grado de deterioro en cubiertas y cerramientos, deterioro que se ve agravado por la numerosa colonia de palomas que habita en él”. La DGA, eso sí, ha realizado desde el año 2012 diversas obras de conservación y mantenimiento "en zonas puntuales de la fachada y cubierta”. Pero se han revelado insuficientes porque, además, se han centrado en garantizar la seguridad de los peatones de su entorno. El tramo de alero caído da a un patio interior y, por tanto, no amenaza a los viandantes. El Servicio de Inspección Urbanística municipal vela por ello.

Como ya señalaba el Justicia de Aragón en su informe de 2015, “la falta de determinación de un uso de interés público alternativo viene contribuyendo al agravamiento de su deterioro”. Así, instaba al Gobierno de Aragón a que “en el plazo más breve posible, se intente llegar a un acuerdo que defina el uso y destino más acorde para el interés público general”. Ese nuevo uso no llega.

Etiquetas
Comentarios