Ocio y Cultura
Suscríbete

¿Cuánto mide una presa romana?

Especialistas de la Universidad de Zaragoza estudian en Muel la obra de ingeniería antigua sobre el Huerva

La presa romana empezó a estudiarse en 2008
La presa romana empezó a estudiarse en 2008

¿Cuánto mide una presa romana? Pues la descubierta en Muel, según las últimas investigaciones, tiene una anchura de 7-8 metros en su coronamiento y de 11,54 metros en la base, 12 metros de altura y una longitud de 106 metros. Pero las cifras no son definitivas, están pendientes aún de confirmación.

Establecer las dimensiones de la presa romana de Muel no es nada fácil. "Desde el año 2008, cuando empezamos a trabajar en el monumento, no hemos podido saber un dato tan relevante como es su longitud exacta -señala María Ángeles Magallón, responsable de la investigación-. Hay que tener en cuenta que encima de la presa se construyeron una ermita y jardines, y ha sido después de varios años de trabajo y sensibilización cuando hemos conseguido que, aprovechando las obras que se iban a hacer en el entorno, se eliminaran los jardines y una escalerita que no servía para nada. Así hemos conseguido llegar al final de la presa".

El lunes Jorge Angás, director de 3DScanner, empresa spin-off de la Universidad dedicada a la topografía, el escaneo 3D y el estudio de patrimonio iniciará los trabajos para una nueva y fidedigna medición de la presa.

Además de los problemas ya comentados, el monumento ha sido objeto de expolio sistemático desde tiempos antiguos, lo que ha supuesto la pérdida de hiladas en la zona superior y en el paramento aguas abajo de la misma. ¿Cómo se va a medir, pues, la presa de Muel? Pues combinando las investigaciones arqueológicas con la documentación geométrica en 3D elaborada mediante escáner láser y drones.

¿Cuánto mide una presa romana?

La presa de Muel (Zaragoza) es una gran obra de ingeniería hidráulica realizada sobre el río Huerva, a 30 kilómetros de la antigua Caesaraugusta (Zaragoza). Se construyó para abastecer a la ciudad romana, ubicada en una zona de pluviometría escasa, y para el regadío de su entorno. Fue construida probablemente en época julio-claudia (27 antes de Cristo-67 después de Cristo), y en el siglo III se colmató por los aluviones del Huerva y entró en desuso. Cayó sobre ella el olvido, sus piedras se utilizaron en otras construcciones, y los restos se emplearon como cimentación de la ermita de Nuestra Señora de la Fuente.

En 2008 un equipo de trabajo multidisciplinar comenzó a estudiar la presa, primero para saber las claves de su construcción, y a partir de 2012 para garantizar su adecuada conservación. En 2018 se están llevando a cabo los trabajos para conocer sus dimensiones exactas. Financiados por el Ayuntamiento de Muel, y coordinados por la Ángeles Magallón Botaya de la Facultad de Filosofía y Letras, los trabajos de campo son llevados a cabo por los arqueólogos Javier Fanlo y Fernando Pérez Lambán y Alfonso Cabetas. Se ha eliminado parte de las estructuras modernas asociadas a los jardines situados junto a la presa, lo que ha permitido apreciar su estructura, su longitud y sus técnicas de construcción. La investigación la desarrolla el Instituto de investigación en Ciencias Ambientales (IUCA) y el grupo de Investigación PPVE (Primeros pobladores del Valle del Ebro), y está avalada por el proyecto MINECO-FEDER HAR 2015- 64017.

"Creemos que el monumento tiene la suficiente importancia como para que alguna institución se interese por restaurarlo -concluye María Ángeles Magallón-. Es una infraestructura hidráulica de 2.000 años de antigüedad, está en pie y es muy interesante. Atrae ya a numerosos visitantes, y podría atraer a muchos más ".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión