Despliega el menú
Ocio y Cultura

Mixtape para un verano en una playa solitaria

Una selección de temas para disfrutar del sol, de las vacaciones y de la nostalgia con buenas canciones

Nancy Sinatra & Lee Hazlewood cantan 'Summer wine'.
Nancy Sinatra & Lee Hazlewood cantan 'Summer wine'.
Archivo Gómez MIlián.

La playa, el verano, el calor, la vida. Inspiración para la canción pop, el amor de verano, septiembre como un monstruo que se acerca demasiado deprisa, el ciclismo, la sangría, el tiempo detenido en una gota de agua sostenida sobre el Mediterráneo. De un lado a otro del mundo, de una época que se acaba a otra que comienza. Diez canciones que repasan los sabores del verano:

Mixtape para un verano en una playa solitaria

La plage (Marie Laforet): Abrimos este recopilatorio de canciones con una mezcla de susurro y pasión mediterránea. Marie Laforet ve cómo las olas se peleaban por alcanzar sus pies perfectos mientras camina vaporosa por la playa rechazando las canciones que le ofrece Jacques Dutronc y Bob Dylan. Es lo hermoso de Francia, que te emociona con la versión instrumental de Claude Ciari o te arrastra al abismo de los ojos de la Laforet. Del Atlántico al Mediterráneo.

Mixtape para un verano en una playa solitaria

Summer wine (Nancy Sinatra& Lee Hazlewood): Arena de playa, pies descalzos, Nancy, la hija del tío Frank, la definición americana de yeyé, las mejores botas blancas de charol junto al bigote de salitre, un tipo que de voz grave como salida de un anillo de fuego y con la cabeza llena de violines, metales y fotos de Ann Margret. Mil versiones, todas hermosas, desde la más cercana de Louisiana hasta la más reciente con la hipnótica Lana del Rey y su pareja, Barrie James O'Neill's. Decir vino de verano suena mejor que sangría pero no dejen que se les suba a la cabeza.

Mixtape para un verano en una playa solitaria

Contigo en la playa (Nico Fidenco): Los canciones del verano son más estivales si traen sello mediterráneo o se han grabado en una mixtape en cassette que ponga 'Sapore di te'. El título original era 'Con te sulla spiaggia' y las compañías no confiaban en el gran Nico Fidenco porque era un poco feo. En España la versión de los Sonor y en Latinoamérica el mítico Enrique Guzmán ya separado de los Teen Top. Por cierto, Nico terminó subiendo de verdad la temperatura de finales de los setenta componiendo la banda sonora de películas como 'Emanuelle In America' o 'Black Emanuelle'.

Mixtape para un verano en una playa solitaria

Le Tour ´95 (Ángel Stanich): ¿Qué sería del mes de julio sin el Tour de Francia? El mito de Perico perdido en Luxemburgo. Uno disfruta del ciclismo todo el año, pero en verano le sale la vena española. La belleza de la derrota, la tormenta eléctrica bajando el Col de Menté o Contador reventado atacando a 92 kilómetros de Alpe d'Huez. Ángel Stanich tiene visiones nocturnas con Jalabert el año que ganó en el Col de Mende en el último Tour de Indurain. Como decía Vercingétorix, ¿Les Arcs, qué Les Arcs, no conozco ningún Les Arcs?

Summer in the city (The Lovin' Spoonful): John Sebastian, clon de Lennon y su banda rebosante de amor, canta a otro de los clásicos aragoneses sin saberlo: el estío brutal sin primavera. Siempre hay gente que no puede escapar de los calores y prefiere el Stadium Venecia a las playas llenas de cruces amarillas de Canet de Mar o Mataró. De todas formas, para los treintañeros largos, recomendar la estupenda versión de los olvidados Amphetamine Discharge que aparecía en la recopilación 'Operacion Bikini Summer' que editó Subterfuge en el verano del 99.

Mixtape para un verano en una playa solitaria

La playa (Los Planetas): Se cumplen veinte años de un disco que marcó una época. Los Planetas del verano del 98 eran jóvenes y tóxicos, no bailaban pero hacían latir muy fuerte el corazón de los amantes de la canción pop perfecta. Un hit sin estribillo que habla de un amor estival con la distancia abisal entre la arena y el asfalto, en un tiempo donde no existían ni los mensajes de texto. Al final, la verdad es que no queda claro si la cosa termina bien o no, pero la belleza no se puede medir en corazones rotos.

Nightswimming (REM): La banda de Athens mantuvo con pulso firme su hegemonía hasta bien entrados los noventa a base de canciones que mezclaban la épica con lo cotidiano: mandolinas, pianos o cellos y la enigmática voz de Michael Stipe. En uno de sus discos más grandes, 'Automatic for the people', aparecía esta delicada maravilla, el reverso oscuro del 'Moonlight Swim' que cantaba Elvis Presley en 'Blue Hawai': una postal del tiempo perdido, nadar bajo la lluvia tratando de conseguir que septiembre se aleje en cada brazada.

El justiciero (Os Mutantes): Una banda brasileña sacada de un cuento de los hermanos Grimm. Rita Lee a la voz arrastra hacia el jardín eléctrico una imagen que mezcla lo fronterizo y la paródico. El tropicalismo, ácido remedo de la psicodelia anglosajona, encuentra entre sus versos el español macarrónico de Juanita Banana y una expresión que define la vida en el verano: 'Cuando calienta el sol'

In the summertime (Mungo Jerry): Comienza la década de los setenta y los británicos extrañan el sol en la lejana Albión. Las patillas más espectaculares de la década, las de Ray Dorset, conceden un poco de esperanza. Utilizando una botella vacía, un órgano Hammond y promesas de lúbricas conquistas con la caída de la tarde, la sencillez de los fonemas: di, da, di, da, da. Todo irá bien, vivimos y dejamos vivir en la mejor época del año.

Azzurro (Adriano Celentano): Nos despedimos, como siempre hace el maestro Juan De Pablos en su programa Flor de Pasión, con el clásico de Paolo Conte que ha hecho universal Adriano Celentano. La misma temática que se repite, 'Pranzo di ferragosto': todo el año esperando el verano y ahora ella está en la playa y a mí se me cae la tarde encima. Me imagino algo exótico en el jardín de mi casa y releo una y otra vez los horarios de los trenes esperando que alguno me lleve hasta ti.

Etiquetas
Comentarios