Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

Cine

Mota y Tejero hacen saltar chispas en el Paraninfo

El ciclo 'La buena estrella' contó con la presencia de José Mota y Fernando Tejero, dos de los protagonistas del último filme de Álex de la Iglesia, 'La chispa de la vida'. El público abarrotó el Aula Magna del Paraninfo para ver a los dos actores.

Fernando Tejero y José Mota, en el Aula Magna del Paraninfo
Mota y Tejero hacen saltar chispas en el Paraninfo
HERALDO

En el mismo espacio en el que Albert Einstein pronunció una de sus conferencias magistrales en 1923, se dieron cita este jueves dos astros de la comedia para presentar 'La chispa de la vida', el último filme de Álex de la Iglesia. José Mota y Fernando Tejero, en una faceta dramática alejada de sus habituales interpretaciones, encabezan un heterogéneo reparto en una película con guión del norteamericano Randy Feldman ('Tango y Cash').

En una nueva sesión del ciclo 'La buena estrella' de la Universidad de Zaragoza Mota confesó que no se lo pensó dos veces cuando Andrés Vicente Gómez, uno de los productores, le mandó el guión y le dijo que el director sería Álex de la Iglesia. "Luego, al conocer el resto de actores, acepté sin dudarlo", explicó.

La película, en la que participa también la actriz Salma Hayek, es una metáfora sobre "el gran circo de la vida" en la que Roberto, un publicista creador del eslogan 'La chispa de la vida' que pasa por horas bajas, decide viajar a Cartagena para volver al hotel donde pasó su luna de miel. En su lugar, se encuentra un teatro romano, y allí sufre un accidente que le deja inmovilizado en el suelo. Ante esa situación, Roberto decide aprovecharse para dar un vuelco a su vida.

En los momentos previos al coloquio, José Mota habló sobre el trasfondo del filme, un drama con tintes de comedia en el que "se tratan temas como la desesperanza, la soledad, y hasta qué punto mantenemos intacta nuestra dignidad. Pero, al mismo tiempo, también encierra un mensaje positivo, de esperanza, de que en la vida merece la pena ser fiel a unos principios".

Para Fernando Tejero, la oferta de participar en esta película interpretando un papel de malo, alejado de sus personajes habituales, fue también irrenunciable. "Venía de hacer tres películas seguidas y una gira de teatro, y dije que no haría una peli a no ser que fuera una de Álex de la Iglesia. Y mira", bromeó. Tejero añadió que fue un rodaje "tan bonito como duro, en el que pasamos mucho frío. Pero ha merecido la pena al ver el resultado final".

José Mota tiene un papel clavado, literalmente, ya que su personaje se pasa buena parte de la cinta tumbado en el suelo, con un hierro atravesándole la cabeza. Una situación que recuerda a filmes emblemáticos de la filmografía española como 'La cabina', de Mercero; o 'Asfalto', de Ibáñez Serrador.

José Mota y Fernando Tejero demostraron su buena química y su chispa dentro y fuera de la pantalla, y avanzaron que, probablemente, volverán a trabajar juntos en un nuevo proyecto.

En su estreno, 'La chispa de la vida' ha obtenido buenos resultados en taquilla y en febrero se presentará en la Berlinale, pocos días antes de la entrega de los premios Goya. Salma Hayek y José Mota optan al Goya a mejor actriz protagonista y mejor actor revelación, respectivamente. Y en abril se presentará en el Festival Tribeca de Nueva York.

La popularidad de los dos actores se hizo notar en la asistencia de público al coloquio, que en los minutos previos formó un extensa fila para acceder al Paraninfo de la Universidad de Zaragoza.

Etiquetas