Despliega el menú
Ocio y Cultura

Blog - Tinta de Hemeroteca

por Mariano García

MÚSICA

Jackson: silencio y memoria

El disco póstumo de Michael Jackson genera polémica. ¿Se mancilla su memoria o se complace a sus fans?

La trituradora ruidosa del negocio canta victoria con Michael Jackson.
Jackson: silencio y memoria

Una de las formas más dignas de guardar respeto a los muertos es el silencio. Justo lo contrario de lo que está ocurriendo con Michael Jackson. Si su post-fallecimiento rayó el esperpento familiar, no fue menos el batido de dólares que enseguida se agitó, sacando a toda prisa un documental y ahora los vídeos y un disco, aprovechando retajos, maquetas y canciones incompletas que han llegado a provocar la más surrealista de las escenas del mundo discográfico: fans anónimos que afirman que Jackson no canta y una poderosa multinacional metida en una investigación de puro CSI para demostrar que sí canta, que ‘el rey del pop’ está en carne y hueso en las diez canciones que forman su nuevo disco.

Huele a tripas, a banquete. Ni el artista más saqueado de la historia, Jimi Hendrix, ha sufrido tanta voracidad exhumatoria, tanta prisa por abrir el arcón y hacer caja. Pero algo especialmente nocivo se movió alrededor de Jackson en vida, y parece que no va cesar ni con su muerte. Se anuncia que hay material de este tipo para hacer otros tres o cuatro discos más.

Mas una vez el disco en el mercado, afinemos el oído. ¿Canta o no canta Michael Jackson? Umm, si Sony ha puesto en acción investigadora a toda una legión de expertos -productores, técnicos, músicos… y hasta ‘musicólogos forenses’ (¡tela!)- que al final han emitido un concluyente veredicto positivo, no será uno quien desmonte la sentencia, aparte de lo difícil que resulta, pero en canciones, por ejemplo, como ‘Monster’ hay dudas, parece que no está el verdadero Jackson, aunque más difícil es afirmarlo en las demás. De cualquier forma, abstrayéndose de sospechas, lo sustancial: ¿es un buen disco?

No es ‘Thriller’, claro, pero, básicamente baladístico, el disco suena bien, y si se logra borrar cualquier prejuicio, puede decirse que ‘muy bien’, que ahí está el rey del pop fresco, emotivo y tierno, consciente de su propia debilidad, pero con fuerza para ofrecer crédito y buenas canciones. Aunque el silencio le hubiera hecho más beneficio a su memoria.

Etiquetas