Despliega el menú
Ocio y Cultura

CORTOMETRAJE

La zaragozana Jezabel Martínez estrena 'Da Capo', una historia musical

La cinta, con María José Alfonso y Mariano Venancio en el reparto, se proyecta en el Palacio de los Morlanes.

Jezabel Martínez (con gafas) y el ayudante de dirección dan las últimas indicaciones a dos actores.
La zaragozana Jezabel Martínez estrena 'Da Capo', una historia musical
HA

'Da Capo' aparece en muchas partituras y significa en italiano 'Desde el comienzo'. Esta expresión musical clásica da título al nuevo corto de la joven directora zaragozana Jezabel Martínez (1988) que se estrena en la Filmoteca de Zaragoza hoy (21.00) y mañana (20.30). Una historia en la que los violines, un instrumento que toca la autora, se convierten en el mejor recurso para relatar en pocos minutos un sinfín de sensaciones de superación personal, disciplina, frustración, segundas oportunidades y amor.

"Es como una cebolla, he querido contar muchas cosas en poco tiempo", resume sobre el argumento esta joven directora, que también ha escrito el guión y compuesto e interpretado la música, además de dar algunas clases de violín (ella estudia grado superior) a los propios actores. Como "maña", asegura que le hace "mucha ilusión" esta puesta de largo.

En el reparto hay caras muy conocidas. El relato gira alrededor de la especial relación que mantienen Luisa, una violinista frustrada a la que da vida María José Alfonso, con su nieta Clara, interpretada por Patricia Ponce de León, un rostro popular por su participación en las primeras temporadas de la serie 'Cuéntame'. La abuela se empeña en que Clara no desaproveche su talento y decide volver a tocar y así entablar una particular guerra con su nieta. Las situaciones se van encadenando hasta desembocar en un intenso desenlace.

Mariano Venancio es Dimitri, un profesor ruso emigrado como consecuencia de la guerra de Chechenia, muy severo con sus alumnos. "Cuando le presenté la idea le encantó, porque él debutó en la interpretación como el violonchelista Pau Casals, y suponía cerrar un ciclo", comenta Jezabel Martínez. Acerca de este personaje explica que se ha basado en su propio maestro de violín en la capital aragonesa, Valeri Gazarian. "Hay frases en la película que están dedicadas a él, como cuando dice: 'Yo solo enseño a los mejores, a los profesionales'. Además comparten esas exigencias de disciplina y trabajo duro", asegura.

Un papel más secundario es el de Ana, una Sofía Nieto muy diferente al de esa hija del presidente de la comunidad de vecinos de 'Aquí no hay quien viva', que se transforma en este cameo en una joven madre muy pija que no se preocupa más que de sí misma.

Un proyecto fin de carrera

'Da Capo' nació como un proyecto fin de carrera que fue creciendo y con el que a partir de ahora va a probar suerte en festivales. Se rodó en 3 días durante 21 horas. "Prácticamente íbamos a toma rodada, toma buena. Hicimos muchos ensayos porque, personalmente, soy muy meticulosa", reconoce la directora. El presupuesto, como suele ocurrir en este tipo de obras, es de lo más ajustado: 600 euros, de los que 200 fueron a parar a la SGAE por los derechos de autor de la melodía que suena al comienzo y al final, 'El concierto para violín y orquesta en sol menor de Max Bruch', una pieza que todos los estudiantes de este instrumento reconocerán.

Jezabel Martínez transmite una vitalidad que arrolla cuando habla de sus próximas ideas. Junto a la asociación Atraparte prepara la preproducción del que podría ser su primer largometraje como directora 'Filium', "un filme entre histórico y fantasía ambientado en la Reconquista", adelanta. Busca también financiación para un documental sobre el movimiento educativo 'Homeschooler' (educar en casa). En dos palabras, pura energía.

Etiquetas