Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

CINE

"La animación es una forma de vida"

El realizador oscense Luis Zamora Pueyo recibió en el jornadas Animainzón el premio Cuarto Espacio por su trayectoria.

Luis Zamora Pueyo ha recibido en las Jornadas de Cine Animainzón el premio Cuarto Espacio .
"La animación es una forma de vida"
HERALDO

"Soy joven, aún me queda mucho por demostrar en el mundo de la animación. Me gustaría volver a recibir este reconocimiento dentro de unos pocos años". El realizador oscense Luis Zamora Pueyo (Huesca, 1979) recibía hace unos días con esta "sorpresa" el premio Cuarto Espacio en Ainzón (dotado con 1.000 euros en metálico), en el marco de las Jornadas de Cine Animainzón que él conoce bien desde dentro, porque en alguna ocasión le ha tocado hacer de jurado.

Su último corto de animación, 'Daniel's Journey', fue premiado como el mejor español en la edición 2009 del festival Animadrid. Desde principios de este año reside en la capital española, tras haber pasado seis años en Londres en distintas temporadas. Está trabajando en su auténtica "pasión", como 'storyboard' (se encarga de dibujar el guión gráfico que sirve de guía para entender una historia) de la serie de animación 'Jelly Jamm', una comedia musical infantil de 52 episodios que cuenta en la producción con RTVE, Bandai y Big Pictures.

"La animación es una forma de vida y aunque en España aún faltan medios se va avanzando poco a poco. Aquí y en Europa hay talento para competir con lo que llega de Estados Unidos y Japón", opina. El éxito de la serie 'Pocoyó' es el mejor ejemplo. Y le toca de cerca, porque participó en su segunda temporada. "Es una producción con directores españoles que ha triunfado en todo el mundo y que demuestra lo que se puede hacer desde aquí siempre y cuando los recursos de todo tipo acompañen la iniciativa. Hay que apoyar la animación hecha en casa", opina.

¿Proyectos personales? Aunque su dedicación a 'Jelly Jamm' le tiene casi "completamente absorbido", hay varias ideas que le rondan por la cabeza. Quiere dar un giro a su estilo tras esas cintas tan personales que se han paseado por multitud de festivales y certámenes: 'Daniel's journey' (2009), 'About Sofía' (2005), 'My grandmother' (2004) y 'The family' (2002).

Sus imágenes animadas se pueden calificar de minismalistas, trazos en blanco y negro, sobre fondos sobrios y parcos para los que no echa mano de ningún tipo de decorado. "Quería hacer algo que no se había visto antes a nivel de animación y que yo pudiera abarcar por mí mismo. Dejándolo en blanco y negro se transmite la crudeza que hay en el trasfondo de las historias, y trabajar en color me habría superado", explica Luis Zamora.

Un contenedor sencillo para narrar situaciones dramáticas cargadas de poesía y dolor. Como el relato sobre la soledad de una anciana y la locura a la que le arrastra su situación ('My grandmother'), y el niño de 13 años que culpa a su padre de la marcha de su madre y su hermana mayor ('Daniel's journey'). "El mundo del corto te permite toda la libertad artística y en él siempre me he movido en el campo más independiente", reconoce el animador oscense. El porqué en inglés tiene una explicación sencilla: "Por motivos de logística, estaba en esos momentos en Londres y me resultaba más sencillo y cómodo".

Por el momento no tiene claro su próximo trabajo más personal. "Me apetece un cambio, hacer algo en otra línea diferente, no tan cruda", confiesa. Su sueño es dar el salto a un largometraje de animación y tampoco descarta embarcarse en la ilustración "porque lo mío es el dibujo tradicional'. 'Toy Story' le parece una buena película, le encanta Miyazaki y espera estrenos de un cine de animación europeo "que explora e investiga nuevos caminos".

Etiquetas