Despliega el menú
Ocio y Cultura

ÚLTIMO FIN DE SEMANA

Ni los viajes de Geronimo Stilton rescatan las ventas en la Feria del Libro

La literatura infantil ha sido la más buscada en los puestos, aunque las compras siguen siendo escasas.

Algunos de los ejemplares disponibles en el puesto de la librería El pequeño teatro de los libros.
Ni los viajes de Geronimo Stilton rescatan las ventas en la Feria del Libro
LAURA URANGA

Una abuela pasea a su cocodrilo como si de un perro se tratase y el animal se come todo lo que está a su alcance. Por la calle también hay perros, vacas, cerdos, y todos se pueden tocar en la Feria del Libro. "Hay de todo para los niños, aunque otro año más el 'best seller' es Geronimo Stilton", comenta Carolina Peláez de la librería El Pequeño Teatro de los Libros, que, como el resto de participantes, ayer le sacaba brillo a sus publicaciones infantiles y las preparaban para el penúltimo día del evento.

En la mayoría de puestos coinciden en que, a pesar de las escasas ventas, los libros para los menores de 12 años son los que más se han vendido y esperan que el fin de semana les deje todavía más clientes. "Vendrá Ana Tortosa a firmar autógrafos", comenta Peláez. La autora del álbum 'Con las Manos vacías' de la editorial OQO, que cuenta la historia de Ana y su viaje para conseguir un regalo para Mario, ha sido una de las más vendidas en ese puesto. "Enseña que lo material no es tan importante", explica la librera.

La mayoría de puestos que ofrecen títulos para niños confían en que las ventas se animen más durante los últimos dos días de la feria. "Muchos ya saben lo que quieren cuando nos visitan. Buscan sus favoritos, pero otros se guían por la vista", comentan desde el local de la Fnac.

Los cuentos de "educación en valores son los preferidos por los padres", asegura María Ángeles Gaudioso, de la distribuidora de libros Logi. En el puesto de esa empresa, la colección Toca y Mira de Panini es una de las más exitosas. 'Animales de granja' o 'En el jardín' no solo muestran cómo es un animal o una planta, también incluyen telas con texturas similares a las pieles de los objetos que aparecen en las obras.

La interacción, sin embargo, va más allá en otros títulos. La editorial Hidra, dicen en la librería Bertrand, ha "triunfado con la colección 'Tú decides la aventura", que "permite a los niños crear sus propias historia y decidir qué es lo que hacen los superhéroes".

"No son libros solo para leer, sino para divertirse y aprender", añaden desde Librería General. Con 'Sr. Ratoncito Pérez y el Club de los Desdentados', Everest no solo ofrece un libro, sino un paquete entero: un cuento, un pequeño cofre para los dientes, un póster para marcar los que se han caído, un carné del club de los desdentados y un cepillo dental.

Más allá de tocar, los niños podrán hasta conversar con sus personajes favoritos. Por la feria se pasará hoy Bat Pat, otro de los fenómenos literarios del momento. También, en la Librería París, Fernando Lalana firmará sus obras.

En Los Portadores de Sueños aseguran que Miguel Hernández es el preferido de los más pequeños y que su libro 'Me ha hecho poeta la vida' es el ejemplar que más ha vendido. Aunque matizan la información: "Han venido muchos institutos donde han estudiado al poeta, pero la cosa está floja. Si no vienen con dinero...".

Maletines de recortables son la apuesta de la editorial Sigma. Libros con formas de bolsos y con plantillas para que las niñas (a partir de seis años) diseñen sus vestidos, camisas y todo tipo de ropa. Para los chicos, el fútbol. 'Mortadelo, especial fútbol', del Grupo Zeta, o 'El fútbol', de la colección 'Mi mundo' de SM son algunos de los elegidos como antesala del Mundial.

Los bebés también venden

Dulce Guallar, de la librería Wodan, coincide con sus colegas en que los menores de seis años han sido grandes clientes de esta feria. Clásicos como Disney, Bob Esponja y Pocoyo son personajes que gustan a los niños y a sus padres. Pequeños libros didácticos como los de la colección Minidiccionarios para bebes de Panini han sido buscados en todos los puestos. 'Mi primer reloj' es un libro gigante que enseña a comprender las agujas y a conocer qué se hace en cada etapa del día. Todo con ilustraciones y un gran reloj de cartón.

El secreto, cuenta Carolina Peláez, es que los niños vean la obra. "Si les enseño el cocodrilo del cuento de Tortosa o si me pongo a jugar con los cubos de 'La pequeña caja de los horrores' de Kees Moerbeek seguro me la compran".

Etiquetas