Ocio y Cultura
Suscríbete

ESPECTÁCULOS

La cultura renace entre cristales rotos y cenizas

El Centro de Historia acogió las primeras propuestas para la transformación del casco histórico de cara a la candidatura de Zaragoza 2016.

Juncal Tibernat cubrió de ceniza el cuerpo de Sergio Muro y Antonio Chipriana.
La cultura renace entre cristales rotos y cenizas
OLIVER DUCH

La primavera pone fin al largo letargo invernal y ayer en el Centro de Historia de la capital aragonesa los artistas Sergio Muro y Antonio Chipriana, integrantes de Zargrüp, intentaron con su acto escenográfico performático, como ellos mismos lo definieron, acabar con el letargo cultural de la ciudad de Zaragoza y apostar por la revitalización del Casco Histórico.

El viento que ayer soplaba en la ciudad no impidió que casi un centenar de personas se dieran cita en el patio de este recinto cultural para presenciar en directo un guión "con el que pretendemos concienciar a la gente de que el arte y la cultura sirven para generar una sociedad más plural, enriquecedora y crítica", apuntó Sergio Muro.

Entre los asistentes se encontraban los artistas plásticos Paco Serón, Esther de la Varga, Olga Remón, Fernando Clemente, y el músico de Jazz Chus Fernández, que presenciaron en directo una actuación sorprendente en la que el grupo usó metáforas para representar los lastres que hoy en día impiden evolucionar a la cultura.

Dos enormes muletas incrustadas en un panel pintado con la bandera de Aragón simbolizaban estos obstáculos, que fueron abatidos con un yelmo de bueyes (metáfora del 'aborregamiento' cultural). Instantes después, los dos artistas, acompañados por el sonido de la tromba de Juncal Tibernat, arrastraron con su cuerpo una cadena de sillas con las que querían representar la apuesta por el diálogo abierto y productivo y pintaron tres de las palabras con las que mejor se identifica la realidad que quieren transformar: Tedio, Vacío y Silencio.

Las cenizas con las que cubrieron su cuerpo, el sonido de cristales rotos y la apuesta por nuevas creaciones, que adquirieron la forma de una escultura de muñecas de plástico, pusieron el punto y final a esta representación. Se trata del primer eslabón en una larga carrera cuyo objetivo es conseguir la revitalización del Centro Histórico de Zaragoza, utilizando la cultura como eje transformador. Una carrera que si todo sale según lo previsto culminará con la elección de Zaragoza como Capital Europea de la Cultura 2016.

La jornada se completó con una conferencia que corrió a cargo de los arquitectos Teófilo Martín y Manuel Castillo, integrantes del equipo redactor del estudio 'Propuestas para la revitalización del centro histórico'.

Entre los asistentes se encontraba Jerónimo Blasco, consejero de Cultura y Grandes Proyectos del Ayuntamiento de Zaragoza y el gerente de Zaragoza Vivienda, Nardo Torguet, que tomaron buena nota de las propuestas.

Etiquetas