Despliega el menú
Ocio y Cultura

FESTIVAL DE CINE

Pulsiones adolescentes en Berlín con las películas españolas 'Fin' y 'Mi otra mitad'

La película española 'Fin', del argentino Luis Sampieri, y el cortometraje 'Mi otra mitad', de Beatriz Sanchís, retrataron en la Berlinale pulsiones propias de la adolescencia, desde la óptica del magnetismo amoroso y del impulso suicida, respectivamente.

'Fin' de Sampieri, argentino pero afincado en España, sigue a un trío de jóvenes, conocidos de Internet, que se reúnen para suicidarse, mientras que 'Mi otra mitad' juega con la atracción magnética y sentimental de la pareja protagonista.

Estrenada en la sección de Forum, 'Fin' se despoja de artificios y prácticamente de diálogo para mostrar a una juventud desencantada, incapaz de comunicarse más que de forma virtual, y que se encamina, apática, hacia su propia muerte.

"Para mí no era necesario explicar por qué está cada uno ahí. Ellos tampoco tienen una respuesta elaborada. Las películas deben proponer un universo paralelo y que el espectador sea quien haga el esfuerzo de llenar el vacío", explicó Sampieri.

En su opinión, la película, cuyo metraje se centra principalmente en una suerte de viaje a ninguna parte, en algún lugar recóndito de las montañas, es de "digestión lenta" y "dura" pero está hecha desde la "honestidad de no querer manipular" y con la intención de generar "incomodidad" en el espectador.

La falta de interés por el otro -no quieren ni saber el nombre real de quien tienen al lado más allá del "nick" virtual-, la angustia existencial y al mismo tiempo la rebeldía de considerarse dueños de su destino integran el retrato coral de 'Fin'.

La película es la primera de una trilogía -que completarán 'Piel' y 'Lugar'- que Sampieri prepara y que presentará las relaciones entre tres personajes, uno de los cuales será un personaje con raíces extranjeras. En 'Fin' ése es el caso de Raima, una joven de padres marroquíes, que suscita el rechazo de uno de sus compañeros.

De la óptica de la fábula infantil parte, por su lado, el cortometraje "Mi otra mitad", que se estrenó en la sección de 'Generation', dedicada al cine de temática juvenil.

Dos niños con una inusual deformación de la visión diametralmente opuesta -uno ve turbio la parte de arriba de las cosas y el otro, la de abajo- descubren que su dolencia les convierte en imanes complementarios tanto física como, con el tiempo, emocionalmente.

"Quería hacer un símil entre el amor y el magnetismo, sobre lo que es literalmente tener tu cuerpo y tu energía atrapados por otro", explicó a la realizadora sobre el filme, ganador del Premio Proyecto de la Semana del Cine de Medina del Campo de 2009 y del concurso de cortometrajes Heineken-Greenspace.

Sanchís, que fue nominada por 'La clase' al Goya del cine español como Mejor Cortometraje Documental, señaló que siempre quiso "escribir algo sobre el tema de la visión", un tema que le interesa desde hace años puesto que llevó gafas de niña.

La historia combina amor, humor y fantasía aderezados de elementos científicos dado que las reacciones físicas de los imanes al calor y al frío -se separan y se vuelven a reunir- se aplica a su vez al ámbito sentimental de la trama.

'Mi otra mitad' se proyectó junto al cortometraje 'I'm here' del cineasta Spike Jonze, que transitó de lo inquietante a lo entrañable, para narrar la historia de amor de dos robots.

Etiquetas