Despliega el menú
Ocio y Cultura

OPORTUNIDADES DE FUTURO

'Idéame' da pautas de negocio 'online' a emprendedores de los videojuegos

El encuentro de desarrolladores del sector analiza este fin de semana en el Centro de Historia un compendio de ejemplos exitosos.

Los protagonistas de 'Planet 51'.
'Idéame' da pautas de negocio 'online' a emprendedores de los videojuegos
HA

A Luisfer, un tipo con cara de vecino que sí presta la sal y no se queja por la música alta después de la medianoche, lo miraban ayer con respeto en el Centro de Historia (San Agustín, 2, Zaragoza). Empezó a programar con 14 y otro colega en su Collado Villalba natal, en la sierra madrileña. Con 26 años estaba en Londres trabajando para Sony. Ahora, a los 39, es el referente de los desarrolladores de proyectos en el sector del videojuego español... y un tipo accesible. Los asistentes a 'Idéame On Tour', la iniciativa que aglutina a los nuevos talentos nacionales del ramo, lo tienen como ejemplo de una historia de éxito nacida a la vuelta de la esquina, que parece seguir los guiones de Hollywood.

 

Ayer y hoy, el Centro de Historia de Zaragoza se centra en desmenuzar, matizar y compartir esas historias. Un lugar para intercambiar ideas, contactos y reafirmar el mantra que les une a todos: la ilusión de la niñez puede ser mi profesión tras la pubertad.

 

'Idéame' nació el verano pasado en la Universidad Complutense de Madrid. El Ayuntamiento de Zaragoza, Nintendo y Milla Digital lo han traído a Zaragoza. Ayer hubo dos mesas redondas matinales (iniciación al desarrollo de videojuegos y teletrabajo) y una vespertina, centrada en el reto de crear y difundir videojuegos desde ciudades de mediano tamaño, con Zaragoza como ejemplo. Enrique Morera de 3D Juegos, Andrés Sahún de Hiddenstation y Eduardo Mena de la Universidad de Zaragoza compartieron experiencias y estuvieron de acuerdo en que las posibilidades de teletrabajo y las plataformas de venta 'online' facilitan el crecimiento de proyectos pequeños en ámbitos más grandes.

El caso Pyro

Luis Fernández -lo de 'Luisfer' es su nombre de guerra en el mundillo- es el jefe de desarrollo de Pyro Studios, los creadores del videojuego 'Planet 51'. A diferencia de otros títulos unidos a un gran lanzamiento cinematográfico, el caso de este exitoso producto exportado al mundo desde Madrid ha sido un ejemplo de sinergia entre el personal de la película y el del juego. "Nos lo han dicho estudios que han trabajado con otras licencias de películas desde Estados Unidos: a veces, poner de acuerdo al personal de la película y del videojuego es un dolor de cabeza. Nosotros, al compartir edificio, resolvíamos cualquier necesidad o problema en un momento. Los directores de Pyro e Ilion, la productora de la película, son amigos desde que tenían 4 años de edad. Han estado siete años trabajando en la película, y nosotros casi tres en el videojuego, pero ha valido la pena".

 

Luisfer valora el momento actual de su sector con optimismo. "Creo que las formación es básica: la universidad te da una base para muchas cosas. Después, es cuestión de unir potencialidades. Un buen programador, un diseñador que sepa de juegos y no se corte a la hora de crear, un artista con buena base y, si es posible, un especialista en sonido. Es el esquema básico: cuanta más ayuda haya en cada segmento, mejor".

Innovar y retroalimentarse

Jorge Biedma, del estudio Enjoy Up, deleitó a los asistentes con una demostración de su 'Chronos Twins, un éxito mundial para la plataforma DS. El juego se desarrolla en pantalla partida con dos protagonistas miméticos que evolucionan en acción paralela. El jugador debe atender a ambos si quiere sobrevivir a lo largo de sus 19 niveles.

 

En las empresas pequeñas de desarrollo de videojuegos, la principal inversión es el propio talento creador de quienes la forman. Luego, cuando se crea un producto y se sube una versión de prueba a la red, los propios internautas -un jurado tan exigente como avezado, de memoria colectiva prodigiosa- se encargan de hacer una consultoría exhaustiva, y así buscar puntos flacos que ofrecen al creador del producto una retroalimentación inmediata. El modo más extendido de sacar adelante una idea, ya que la materia prima se mide en parámetros de esfuerzo e ingenio, es la paciencia: sin réditos inmediatos. Es el caso de cuatro chavales madrileños y Over The Top Games, un nombre revelador del índice de ambición de sus fundadores: 'por encima de la cumbre'.

 

El estudio está representado en 'Idéame' por Roberto Álvarez de Lara, de 27 años, uno de sus fundadores. "Mi hermano tiene 21 y los otros dos socios andan por los 30. Tenemos la oficina sobre un taller de chapa y pintura en Vallecas. Empezamos cuatro y ahora ya estamos seis personas trabajando. Durante un año tiramos de ahorros, sin salario, para llevar NyxQuest al mercado de las descargas digitales. Lo presentamos a Nintendo, les gustó y nos ayudaron en los ajustes. Hemos estado arriba en ventas en España y en tercer lugar en Estados Unidos. Ahora trabajamos en dos nuevos juegos".

Etiquetas