Despliega el menú
Ocio y Cultura

ACCIÓN URBANA

Zaragoza tiene un color especial...

Una veintena de miembros de la asociación Ilógica estuvieron ocho horas decorando los árboles.
Zaragoza tiene un color especial...
oliver duch

Primero el puente de Hierro se vuelve pop y, horas después, los troncos de más de 2.000 árboles de algunas de las calles céntricas de Zaragoza amanecen forrados de 'notas de color' en las que se pueden leer mensajes de optimismo y otros que provocan risa. 10.30 en la plaza de Aragón. 'La sonrisa cuesta menos que la electricidad y da más luz'. Es la reflexión que hizo que Luis Ferruz se detuviera unos minutos y se interesara por el origen de esas bolsas de basura naranjas, azules, negras y amarillas que abrazaban los troncos.

 

"Al principio he pensado que se trataba de una gamberrada, pero cuando he leído las frases he entendido que la historia tenía algo más de trascendencia. Voy a ver si me pueden facilitar un par de hojas porque la idea les puede gustar a mis dos hijas", explicaba unos minutos después.

'Notas de color', como han bautizado a este proyecto los miembros de la asociación juvenil Ilógica, es un llamamiento al optimismo con el que se quiere sacar de la rutina a quien se detenga unos minutos y conseguir que tenga algo de cierto aquello de "Hoy puede ser un gran día, planteátelo así...".

Una beca de jóvenes creadores

"El año pasado participamos en una exposición de jóvenes creadores con fotografías para concienciar sobre las barreras arquitectónicas, pero creemos que no accedió a ella tanta gente como nos hubiera gustado, porque hay personas que todavía sienten algo de respeto a la hora de entrar a una sala o no tienen tiempo", explica Lorena Giménez, de Ilógica.

 

La iniciativa se ha financiado con una beca para jóvenes creadores del Instituto Aragonés de la Juventud. Una veintena de jóvenes menores de 30 años, como Laura Escobar, Daniel y Alejandro Ibáñez, Aurora Amor, Laura Buil, Ana Belén Abadías, Beatriz Gracia y Alejandro Romero, se dedicaron toda la noche del jueves al viernes a 'vestir' los árboles de esperanza y algo de humor.

 

"Soy una aficionada a este tipo de frases que dan que pensar", decía Rosa María Lacambra a las 11.00. Enfilaba ya el paseo de la Independencia dejando atrás la cita 'Aprende a querer lo que haces'.

 

El itinerario continúa por la plaza de España, el Coso, Conde de Aranda, avenida de Madrid, Vía Universitas, paseo de Calanda, Franco y López y Corona de Aragón. La vistosa estela se interrumpe por las obras en Fernando el Católico y Gran Vía, para volver a resurgir en las plazas de Paraíso y de Aragón.

 

'Los mosquitos mueren entre aplausos'. La máxima adherida en Conde de Aranda les hizo gracia a Javier Mur, Raquel Lavena y Paula Lamata, tres estudiantes de 3º de ESO de 14 años que a las 14.15 salían de Escolapios. "Por lo menos es algo original, por la mañana no nos hemos dado cuenta porque hemos entrado por otra puerta", aseguraban. Su preocupación, "que nadie se dedique a arrancar los plásticos y ensuciarlo todo".

 

El vandalismo enseguida hace acto de presencia y unos metros más adelante, a la altura del cruce con la calle de Mayoral, la acera aparece sembrada. A primeras horas de la tarde apenas se percibían otras gamberradas en la ruta. La asociación Ilógica, que cuenta con el permiso del área de Parques y Jardines del Ayuntamiento, ha organizado una quedada el sábado para recoger todo el material.

"Totalmente saludable"

Gloria Tejero, de 52 años, aprovechaba la espera del autobús en la plaza del Portillo, a las 14.30, para leer algunas citas. 'Si miras hacia adelante creerás que eres el último de la fila, pero si mirás hacia atrás verás que eres de los primeros'. "Es un mensaje positivo, que es lo que todos necesitamos, y totalmente saludable. Ahora tendríamos que aplicarnos y cumplirlos", reconocía con una sonrisa.

 

Unos caminan tan rápido que apenas reparan en esta especie de brochazos y otros miran de reojo antes de prestarles atención. La iniciativa también tiene sus detractores. No es el caso de Encarna Serrano, de 55 años, que sobre las 14.40 cruzaba a buen paso la plaza de la Ciudadanía para llegar a trabajar. "Vengo desde Delicias por toda la avenida de Madrid parándome a leerlos. Me han llamado la atención y no he podido resistirme", reconoce. Y eso que el último chiste, 'El fabricante de ventiladores vive del aire', ya le suena a repetido.

 

Los más pequeños se enganchaban a recitar en voz alta las misivas. Como Saray Jiménez, de 8 años, que a las 15.15 obligaba a su padre a pararse delante de cada árbol del paseo de Calanda que recorre cada día para ir al cole. "Por la mañana me he leído los de un lado, y ahora me tocan los del otro. ¿Qué quiere decir que cuando piscis y acuario se casan el matrimonio naufraga? No lo entiendo y yo soy piscis", le pregunta a su padre.

 

La acción 'Notas de color' viene a sumarse a las iniciativas de este colectivo ya premiadas por la Fundación Bertlsmann, que el pasado 4 de noviembre recibió el premio a la 'Iniciativa emprendedora social Juvenil'. A lo mejor la convierten en una cita anual, algo así como 'El día del optimismo' o 'El aguinaldo ilógico'.

Etiquetas