Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

LIBROS ELECTRÓNICOS

Google consultará a los autores europeos antes de ofrecer sus obras

Google afirmó que pedirá permiso a los propietarios de los derechos de libros europeos que aún se comercialicen en su país de origen, pero que estén descatalogados en Estados Unidos, para ofrecer una copia digital en su servicio Google Books.

El buscador estadounidense defendió ante la Comisión Europea (CE) su modelo de digitalización de libros, que ha recibido duras críticas de países como Alemania, que teme que no esté consultando a los autores para su difusión, y que ha generado desconfianza entre editores y autores europeos, que alertan de que la empresa podría generar un monopolio.

La Comisión ha iniciado hoy una audiencia informativa a la que ha invitado a responsables de Google, así como a instituciones culturales, titulares de los derechos de autor, empresas del ámbito de las tecnologías de la información y asociaciones de consumidores para abordar la digitalización de libros en la UE.

El director de ingeniería de Google Books, Daniel Clancy, afirmó en una rueda de prensa que ese proyecto desarrollado en Estados Unidos "democratiza el acceso a la información" y contribuye a que nuestra herencia cultural "no quede atrás".

Clancy aseguró no tener una "visión" del sistema que podría implantarse en la UE, aunque reconoció que una armonización de los derechos a nivel europeo "facilitaría las cosas".

Durante la audiencia, Google explicó a la Comisión el acuerdo logrado con los autores y editores estadounidenses para que los titulares de los derechos de autor reciban el 63 por ciento de los beneficios que sus obras generen en Google Books Search.

Clancy, que mañana mantendrá una reunión con la comisaria europea de Sociedad de la Información, Viviane Reding, afirmó en cambio que Google Books quiere que los autores tengan el "control" de sus obras y obtengan beneficios de ellas con su digitalización.

"Un proveedor es mejor que ninguno y tener muchos proveedores es mejor que tener uno", apuntó, en referencia a la competencia en el sector.

Frente a las reticencias de los europeos a su proyecto, aseguró que los títulos de autores de la UE que aún estén disponibles en sus librerías en su país de origen, pero descatalogados en Estados Unidos, no serán ofrecidos en Google Books a menos que se negocie su digitalización con los propietarios de sus derechos.

Añadió que la compañía envió este fin de semana a importantes editores de la UE una carta en la que les garantizó su intención de incluir a representantes europeos en la gestión del registro de libros que ofrece Google Books.

El responsable de Google para acuerdos sobre libros en Europa, Santiago de la Mora, agregó que la implantación del modelo de Google Books en la UE, "tal cual, es imposible", ya que "emana de un proceso de negociación en Estados Unidos", y destacó que corresponde a los europeos decidir cómo quieren llevar a cabo la digitalización de sus volúmenes.

La comisaria Reding y su homólogo de Mercado Interior, Charlie McCreevy, abogaron en un comunicado por crear un nuevo marco legal en la UE que permita el desarrollo de proyectos de digitalización de libros.

Para hacer frente a esa "hercúlea" tarea, los comisarios mostraron su buena acogida a los acuerdos entre el sector público y el privado siempre y cuando respeten "totalmente" las leyes de propiedad intelectual, para "asegurar una remuneración justa" a los autores.

Tanto Reding como McCreevy consideraron que los legisladores europeos deben crear un marco regulador que abra el camino a un despliegue rápido de estos servicios, "similar" al que el reciente acuerdo logrado por Google ha hecho posible en Estados Unidos.

Bruselas pretende analizar diferentes propuestas que aceleren la digitalización de obras completas descatalogadas o "huérfanas", aquellas sujetas a derechos de autor pero cuyo autor no puede ser identificado, que en su conjunto representan al 90 por ciento de los fondos de las bibliotecas nacionales de la UE.

Etiquetas