FESTIVAL

Periferias se asoma al futuro a través de los presagios de seis exposiciones

El festival oscense arrancó con la apertura de sus propuestas artísticas, que se suman al futurista cartel de esta edición.

El futuro se puede mirar de muchas maneras. Esa es la idea de la novena edición del festival Periferias, que tiene como tema 'Futuro', y que se ha infiltrado en las seis exposiciones programadas por el certamen. Desde ayer y hasta el 2 de noviembre, Huesca cubre su geografía de una variada muestra del arte, fotografía, cómic, escultura y música más innovadores.

El festival se abrió con la inauguración de sus exposiciones, que son solo uno más de los ingredientes de esta propuesta atípica. Así, Periferias ya tuvo ocasión de mostrar anoche la moda aragonesa, en su 'Fashion show', y dar la bienvenida al futuro con una fiesta animada por la banda De Vito y los DJ Ion y Luso. Hoy, un ramillete de grupos aragoneses, con Tachenko o Mi Pequeña Radio, entre otros, actuará en la sala Jai-Alai, en la sección Bleep! (22.00).

Pero si algo destaca de Periferias es su amplia red de exposiciones. Luis Lles, director artístico del festival, señala el hilo conductor de todas las exhibiciones que recorren la capital altoaragonesa: "Las exposiciones tienen el mismo punto de vista que el festival, que mezcla distintas perspectivas del futuro: futurismo, ironía, ingenuidad, retrofuturismo...".

Como bandera del futuro más 'ortodoxo', 'Futüra', una muestra colectiva que mira de frente al porvenir del arte contemporáneo, instalada en la Diputación Provincial. El recorrido cuenta con piezas de lo más variadas, desde las imágenes 'transgénicas' de Ana Elena Pena, al vídeoarte de Bill Viola, pasando por un robot 'naif' del artista Demo. El comisario de 'Futüra' es el oscense Ximo Lizana, que expone por primera vez en Huesca, tras haber pasado por salas de Nueva York, Qatar, o Moscú, entre otras.

El Centro Cultural El Matadero recibe dos exposiciones que miran al mañana de forma bien distinta. 'El futuro será luego' enseña, a través del cómic, la visión más divertida de lo que nos espera, mediante el trabajo de 14 dibujantes españoles, como Paco Alcázar, Manel Fontdevila o Sagar Forniés.

Mientras, en el mismo lugar, 'Música vista', del oscense Carlos Tricas, propone un montaje interactivo en el que las nuevas tecnologías se ponen al servicio de la creación. El público podrá jugar con las piezas del montaje, dando lugar a sonidos e imágenes.

La Escuela de Arte es el escenario de 'Recuerdos del futuro', una exposición colectiva realizada por los profesores de este centro. Desde diversos ángulos, y mostrando una heterogénea variedad de técnicas, la muestra pretende poner de relieve que el arte de ahora es el semillero de los artistas del futuro.

La mirada ingenua al futuro llega con el homenaje al escritor, ilustrador y cineasta francés Roland Topor, uno de los fundadores del movimiento Pánico de vanguardia teatral. 'Cocina caníbal', en la Biblioteca Antonio Duran, recoge los dibujos que Topor hizo para el libro del mismo nombre.

La red periférica se cierra en el Centro de Arte y Naturaleza (CDAN), que exhibe 'Herejías', una retrospectiva del fotógrafo mexicano Pedro Meyer. En este caso, el futuro está en la manera de exponer, ya que se hace de forma simultánea con un centenar de museos del mundo y utilizando las nuevas tecnologías.