Despliega el menú
Ocio y Cultura

MÚSICA

Amaral: "Grabar un disco doble es una forma de decir gracias a nuestra gente"

Los pájaros volaron. Ahora son gatos negros y dragones rojos los que pueblan el animalario discográfico de Amaral. El dúo edita hoy su quinto álbum, doble y con 19 canciones.

Visto el resultado final del disco, ¿creen que mereció la pena la larga pausa? ¿Se han cubierto las expectativas que revoloteaban por sus cabezas?

Eva: La verdad es que tampoco ha sido tanto tiempo. "Pájaros" salió en el 2005 y giramos hasta principios del 2006. Luego vinieron dos años para componer, leer, ir al cine, salir por ahí. Esas cosas que se hacen cuando no estamos de gira.

Juan: Fue un silencio relativo, ya que tocamos con un montón de amigos. Llevábamos demasiado tiempo empalmando discos y giras, y necesitábamos alejarnos, aunque fuera un tiempo, de la escena pública.

 

 

Hablaban de que sería un disco muy guitarrero, aunque en principio pensaron tomar una dirección folk. ¿Alguna causa que les haya determinado a ir por un camino más rockero? ¿Acaso ver a los Who? ¿O motivaciones personales?

Eva: No sé si es un disco más rock, pero sí es un disco más centrado en las guitarras de Juan. Yo necesitaba escucharlas como las escucho en directo. A veces suaves y a veces furiosas.

Juan: En este disco hay rock y folk a partes iguales y también algunos elementos nuevos como dub y reggae y la influencia de Bob Marley y Lee "Scratch" Perry. Cada día nos gusta más la música rítmica como el soul, somos grandes fans de Marvin Gaye. La clave está en hacer las cosas sin repetirse y sin pensar en vender discos o cosas así, porque eso sería el principio del fin. Creo que el rock y sus diferentes formas de expresión tienen ahora más vigencia que nunca porque siempre ha sido una música que recoge el signo de los tiempos. Al menos, el rock tal y como nosotros lo entendemos.

Eva: Juan escucha mucho hip hop y está muy interesado en grupos como Violadores del Verso. Para mí, lo que él encuentra en esa música es muy similar a lo que yo siento cuando escucho a Bob Marley o a John Lennon y bandas de rock como Sonic Youth o Queens of the Stone Age. Al final son solo formas de comunicación.

Juan: Las motivaciones personales siempre han estado ahí a la hora de hacer discos. Las canciones suelen nacer de un impulso personal pero tienen que tener algo válido para alguien que no te conozca y que no sepa por qué fueron escritas. Por supuesto que en este disco salen nuestros propios sentimientos y nuestra visión del mundo. Vivimos en un mundo difícil de entender.

Eva: El mundo del "paparazzismo" y de programas basura está ocupando el tiempo que antes tenían los conciertos y las "pelis". El lugar que ocupa el rock en las programaciones es cero. Y los programas que hacen que la gente piense por sí misma son también cero. En estos años nos han pasado muchas cosas positivas y hemos viajado un montón y eso siempre te abre la mente. Hemos hecho conciertos increíbles y también hemos pasado momentos tristes, como la pérdida de seres muy importantes para mí. Cuando eso ocurrió, la música estuvo ahí. Igual que siempre. Igual que cuando era pequeña. Al final nos dedicamos a grabar lo que sentíamos y decidimos rodearnos exclusivamente de gente que nos hiciera sentir bien. Todas estas cosas que hemos vivido y también muchas, que me resultan difíciles de explicar, dieron lugar a un disco doble. Hay canciones positivas, alegres y tristes, de amor, de necesidad de libertad en una relación, declaraciones de principios. Hay canciones que intentan hacer que la gente se sienta bien, como "Esta noche", y otras que hablan solamente de atracción sexual, como "Gato negro". Otras hablan de lo espiritual y de la búsqueda de esa espiritualidad en la naturaleza.

Juan: La verdad es que es muy difícil explicar lo que uno hace porque tocamos sin pensar, de una forma muy impulsiva.

Eva: Me gustaría añadir que, además, hay un sentimiento enorme de gratitud hacia nuestro público, por habernos permitido llegar hasta aquí. En un mundo raro y desconcertante lleno de "reality shows", toda esta gente nos ha ayudado a crecer. Grabar un disco doble es una forma de decir gracias. Y de decir que esto es lo que somos, en parte gracias a vosotros.

¿Cómo insertarían este disco dentro del quinteto que tienen?

Eva: Eso es mejor que lo diga la gente. Para nosotros, es un paso más y lo mejor es no mirar demasiado al pasado. Porque el pasado no existe como tal. Está solo en el recuerdo. Somos Amaral, un grupo de Zaragoza en el 2008, tenemos un disco nuevo y vamos a salir a tocar y a dejarnos la piel en el escenario. Eso es lo que cuenta.

No hay secuelas, por ejemplo, de "Sin ti no soy nada" o "En solo un segundo"...

Juan: La mejor manera de hacer justicia a esas canciones, y a otras muchas de las que nos sentimos orgullosos, es no tratar de repetirlas.

¿Se le hará justicia, por fin, a una canción como "Biarritz"?

Eva: Hay muchas bandas de la ciudad a las que habría que hacer justicia, y también a muchas canciones. "Biarritz" es una de ellas y da la casualidad de que fue escrita por Juan cuando era un crío. Así que ¿por qué no grabarla? Lo más sorprendente es que sonaba como si hubiera sido escrita ayer. Él me insistió mucho para hacerla distinta y yo accedí pero quise que las guitarras del solo fueran las mismas que él compuso porque me encantaban y son una parte insustituible de la canción.

¿Realmente ha sido muy laboriosa la confección?

Eva: Ha habido momentos de mucha actividad y otros en los no se te ocurre nada. Simplemente te sientas y coges la guitarra por diversión. Somos muy anárquicos componiendo. Pero, eso sí, cuando tenemos una idea que nos gusta no paramos hasta que queda perfecta. Nos pasa igual con los ensayos de los conciertos.

Hablaban de un disco de búsqueda de ustedes mismos…, ¿ha tenido algo de terapéutico?

Eva: Definitivamente, sí.

¿La opción doble cedé encontró algún tipo de freno en EMI, o al contrario?

Eva: La verdad es que no. Siempre hemos tenido absoluta libertad artística. De otra forma, no existiríamos.

Juan: No somos el tipo de grupo al que se le puede decir cómo tiene que tocar o qué bailecillos debería hacer.

Primero, festival Nelson Mandela y después concierto con Dylan en Ávila. Dos días de emociones fuertes…

Eva: Viajaremos a Londres el día antes del concierto en Hyde Park, otro día más para tocar y regresaremos muy pronto, al día siguiente, para tocar en la Sierra de Gredos junto a Dylan. En eso consiste estar de gira: emociones fuertes y vivir deprisa.

Etiquetas