Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

TERRORISMO

Ruiz Urchegui renuncia a la escolta, "harto" de su "falta de libertad"

El ex secretario de la patronal guipuzcoana Adegi, de 63 años, fue objeto de un atentado en 1996 al explotar una bomba en su coche, que amputó las dos piernas a un primo suyo.

san sebastián. José María Ruiz Urchegui, ex secretario general de la patronal guipuzcoana Adegi, ha decidido renunciar "definitivamente" al servicio de escolta que lleva desde 1996 ya que, según asegura, está "cansado, más bien harto", de su "falta de libertad".

Urchegui, en una carta enviada al 'Diario Vasco', comunica su decisión al consejero vasco del Interior, Rodolfo Ares, y agradece al Gobierno de Vitoria "el apoyo" que le ha ofrecido en este sentido.

Fuentes del Departamento vasco del Interior indicaron ayer que prevén ponerse en contacto con Ruiz Urchegui para analizar su decisión, al tiempo que explicaron que ellos no han recibido ninguna comunicación directa del empresario más allá de la misiva hecha pública ayer en periódicos del grupo Vocento.

El delegado del Gobierno en el País Vasco, Mikel Cabieces, afirmó que se trata de algo "personal y respetable", aunque eludió hacer más comentarios al señalar que "los temas de seguridad no pueden ser objeto de un debate público".

En su carta, Ruiz Urchegui ruega a Ares que adopte las medidas necesarias para que pueda prescindir de estos servicios de protección "definitivamente" y bajo su "propia y total responsabilidad".

"Estoy cansado, más bien harto, de mi falta de libertad. Hoy me la tomo por mi cuenta", agrega este empresario de 63 años, que fue objeto de un atentado el 20 de junio de 1996, cuando la banda ETA colocó en los bajos de su coche una bomba que, al explotar, amputó las dos piernas a su primo y empleado de Adegi, Santiago Lezeta, quien subió al vehículo sin Urchegui, que estaba de viaje en el extranjero.

La violencia de ETA también tocó muy de cerca a Urchegui cuando la organización terrorista acabó con la vida del presidente de Adegi, Joxe Mari Korta, asesinado el 8 de agosto de 2000 frente a las instalaciones de su empresa en Zumaia (Guipúzcoa) al explotar un coche bomba aparcado junto al suyo.

"A ETA solo quiero decirle que nunca olvidaré ni el asesinato de Joxe Mari Korta ni los daños físicos y morales infringidos a Santi y a mi familia. Hoy tampoco perdono", agrega Urchegui.

Asegura además en su escrito que "no volverá a utilizar jamás el término ETA para nada" y subraya que le gustaría que "nadie lo use nunca más en su presencia".

"Agur", concluye la carta de este empresario, escrita a mano y fechada el 11 de octubre de 2010 en San Sebastián.

Ruiz Urchegui abandonó la vida pública en 2008 tras acabar su etapa como secretario general de Adegi y ser sustituido en el cargo por el economista donostiarra José Miguel Ayerza.

En Zamora

Por otro lado, la celebración de la fiesta patronal de la Guardia Civil en Zamora estuvo marcada ayer por el agradecimiento a los agentes que el 9 de enero de 2010 interceptaron en Bermillo de Sayago una furgoneta con explosivos de la banda terrorista ETA que se dirigía a Portugal.

En la festividad del Pilar en Zamora, tanto la subdelegada del Gobierno, Pilar de la Higuera, como el teniente coronel jefe de la comandancia de Zamora, Antonio Rodríguez-Medel, destacaron la labor que realizaron los guardias civiles, que permitió desmantelar un comando terrorista que se iba a implantar en Portugal.

De la Higuera aseguró que esta actuación "tan relevante" demuestra el "celo profesional y la unidad del Cuerpo" y constituye una muestra más de que el Instituto Armado "no escatima esfuerzos, ni recursos, ni entrega, ni voluntad de triunfo en la acción policial contra el terrorismo".

Etiquetas