Despliega el menú
Nacional

CUENTAS PÚBLICAS

Rajoy evaluará las cuentas antes de aplazar la deuda de las CC. AA.

El PP ha corregido la versión ofrecida a primera hora de este jueves por el coordinador de Política Autonómica y Local, Juan Manuel Moreno, quien había expresado la intención de su partido de ampliar a diez años el plazo dado por Estado.

Mariano Rajoy en su despacho
Rajoy ya trabaja en su despacho con sus colaboradores más cercanos
EFE

El líder del PP, Mariano Rajoy, estudiará el estado de las cuentas antes de hablar de aplazar el pago de la deuda acumulada por las comunidades autónomas como consecuencia de las liquidaciones de la financiación autonómica de los ejercicios 2008 y 2009.

Esta tesis, defendida por el presidente de La Rioja, Pedro Sanz, al término de la reunión de los barones del PP con Mariano Rajoy, ha corregido la versión ofrecida a primera hora de la mañana por el coordinador de Política Autonómica y Local del PP, Juan Manuel Moreno, quien ha expresado la intención de su partido de ampliar a diez años el plazo dado por Estado a las comunidades autónomas para pagar la deuda contraída.

En el caso de Castilla y León, de esta decisión depende que la Junta pueda disponer o no de un colchón presupuestario de casi 180 millones de euros en 2012 y los años sucesivos.

Según ha explicado Moreno, los compromisos se cumplirán, pero hay que dar una solución al "brutal" problema de tesorería que tienen comunidades autónomas y ayuntamientos "sin que se endeuden un solo euro más".

"Vamos a intentar flexibilizar al máximo la situación financiera que tiene la administración autonómica y local para evitar un colapso, porque, si no, nos veremos abocados a un colapso financiero de las administraciones públicas, con lo que conllevan de repercusión directa al conjunto a los ciudadanos", ha manifestado el representante del PP.

En el caso de Castilla y León, la medida comprometida por el PP durante la campaña electoral supone que se duplicará el plazo, de cinco a diez años, para devolver 1.882,7 millones de euros y, en lugar de abonar anualmente 376,54 millones de euros, la Junta tenga que desembolsar una cantidad inferior.

Las comunidades autónomas gobernadas por el PP, entre ellas Castilla y León, demandaron al Gobierno que se alargara de cinco a diez años el plazo de amortización de esta devolución, con lo que el pago anual se reduciría a la mitad.

Ante la negativa del Gobierno, el PP se comprometió a tomar esa medida, aunque de aplicarse en la práctica, en el caso de Castilla y León ya no habrá que aplicar la rebaja a todo el volumen de las devoluciones, ya que en 2011 la Junta ha hecho frente al primer plazo de la liquidación correspondiente a 2008.

Por esta razón, el pago anual que corresponderá a Castilla y León en diez años será de 179,4 millones de euros, según han explicado a Efe fuentes de la Consejería de Hacienda.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno celebrado, el portavoz de la Junta de Castilla y León, José Antonio de Santiago-Juárez, ha remarcado que el anuncio de Moreno demostraba que "Rajoy cumple su palabra" porque era algo que "ya dijo".

A mediodía, cuando los dirigentes populares reunidos en Madrid han comenzado a comparecer ante la prensa, la posibilidad de que el compromiso del PP se vaya a materializar se ha condicionado al estado de las arcas públicas.

En declaraciones a los periodistas tras el almuerzo de trabajo, el presidente de La Rioja, Pedro Sanz, ha dicho que estas decisiones se tienen que tomar "lógicamente" en función de cuál sea el estado de las cuentas que encuentre Mariano Rajoy cuando llegue a la Moncloa.

"A partir de ahí, iremos tomando esas decisiones", ha señalado, antes de subrayar que "la voluntad está ahí".

Etiquetas