Despliega el menú
Nacional

ENTREVISTA

Manuel Pizarro: "La economía mundial se reactivará, pero España saldrá peor que entró"

El portavoz del PP en la Comisión Constitucional del Congreso critica con dureza al Gobierno por su mala reacción ante la crisis económica

El ex presidente de Endesa Manuel Pizarro, el pasado viernes en Teruel.
Manuel Pizarro: "La economía mundial se reactivará, pero España saldrá peor que entró"
Javier Escriche

Usted dijo a principios de julio: "En cuanto pueda me iré a mi casa, que es donde tengo que estar". ¿Cuándo va a dejar la política?

Yo tengo un compromiso con los electores que estoy cumpliendo. Y ahí lo que decía, contestando a una pregunta sobre si me veía como candidato a la Presidencia del Gobierno, era que yo no me veía en esa carrera. Es decir, que yo había venido a ser candidato como número dos por Madrid, que soy diputado y que no estoy en carreras políticas. La contestación era que cuando acabe mi compromiso me iré a casa.

 

Entonces, no deja la política.

No. Estoy contento en mi condición de diputado, es un honor.

 

¿Se siente cómodo en el Congreso de los Diputados?

Comodísimo. Estoy haciendo muchos amigos, también entre los demás grupos. Cuando estás acostumbrado a un ritmo trepidante, te parece que es un ritmo más lento, pero en la vida te toca hacer de todo.

 

¿Cómo calificaría sus relaciones con Mariano Rajoy?

Las que han sido toda la vida. Yo a Mariano lo conozco desde hace veintitantos años. Las relaciones son cordiales.

 

¿Cuál es su diagnóstico de la situación política en España?

Estamos en un momento en el que debíamos repensar la Transición, habría que darle un impulso nuevo. Pasó ya en la Restauración. Después de 30 años de Constitución hay que darle un nuevo impulso. Mientras tanto están un poco cegadas las situaciones jurídicas, habría que renovar muchos órganos, hay que pensar lo que se hace con la Justicia y su independencia. Es un momento muy interesante, pero muy complicado si no se hacen las cosas bien.

 

Hay que debatir, pues, una reforma de la Constitución.

Habría que repensar el impulso constitucional, con todo lo que ello significa. Y por tanto habría que volver a nuevos pactos. Yo creo que se han roto muchos de los pactos constitucionales y habría que renovarlos para darle nuevos bríos a un país como España.

 

¿Ve voluntad en el PSOE para intentar nuevos pactos?

Yo no la veo, pero tendrán que hacerlo. Si queremos que España siga para adelante habrá que repensar qué camino queremos. El Gobierno se comprometió a hacer una reforma de la Constitución que no ha hecho. Ha habido cosas que no se han hecho bien, como reformar algún estatuto de autonomía importante sin el consenso constitucional básico. Creo que eso se ha hecho muy mal.

 

¿Tendrá que tocar mucho el Tribunal Constitucional el Estatuto de Cataluña?

A mí lo que me preocupa es que cuando todos pusimos mucho cuidado en lo que el TC llama el 'bloque de la constitucionalidad', que no es solo la Constitución sino los estatutos de autonomía, las normas que regulan la Justicia? eso tiene que hacerse por consenso. No puede hacerse nunca en contra de la opinión del principal partido de la oposición. Eso es un mal precedente.

 

El de Aragón, ¿es un buen Estatuto?

Creo que sí. Aragón siempre ha sido muy juicioso. Decía Joaquín Costa que Aragón se define por su derecho.

 

¿Cuándo saldremos de la actual crisis económica?

El problema no es cuándo sino cómo. Yo creo que vamos a salir muy mal de la crisis porque las crisis son siempre momentos de oportunidad. Cuando estaba en la empresa ya lo decía. Cualquier crisis pone a prueba a toda la entidad. Y si se supera se sale fortalecido, como en las enfermedades infantiles. Si no se pone remedio, si lo que se hace es aplicar normas paliativas, que en este caso son simplemente gastar, pues saldremos mucho más endeudados y sin corregir ninguno de los defectos básicos que tiene la economía española. Con lo cual, al final se acabará reactivando la economía mundial, pero España saldrá peor de lo que entró. Es lo que nos puede pasar. Hay un ejemplo muy claro: a General Motors le ha costado cinco semanas resolver el proceso concursal. Y pasadas esas cinco semanas, donde se pone a prueba toda la compañía, los gestores de GM solo tienen que pensar en vender coches. Aquí ese proceso hubiera costado años y a lo mejor nos hubiésemos quedado sin empresa en el camino. Esa es la diferencia entre países con flexibilidad y países que no la tienen.

 

¿Hay una receta mágica?

Hay que hacer lo que dice el código del buen comerciante: cuanta menos duda, mejor; cuanto mayor competividad, mejor; cuantas más exportaciones, mejor; cuanta más calidad, mejor; cuanto más pensar en un mundo global, donde España tiene que competir, mejor; y cuanto más gasto sin ton ni son y cuanta menos competitividad y más desempleo, peor. Y esta es la senda que llevamos.

 

¿Prefería como ministro de Economía a Pedro Solbes o a Elena Salgado?

Yo estoy en desacuerdo con la política económica del Gobierno, sobre todo porque no se ha diagnosticado la situación. Estamos haciendo la política del avestruz, que es meter la cabeza bajo el ala y salir corriendo. Y el salir corriendo significa gastar sin ton ni son.

 

¿Hay que reducir el número de entidades financieras en España?

No. Hay que dejar que vivan las que puedan vivir. Lo que está muy mal es dar dinero público a entidades que no se sabe para qué lo van a emplear. Creo que tiene que haber una lógica financiera. Yo estoy claramente en contra del FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria). Y lo que hay que aplicar es la Ley de intervención del Banco de España: al que lo hace mal se le interviene, se sanea, se exigen responsabilidades y se le pone en el mercado. Pero al final, si se pone dinero público en entidades que no se sabe cómo van, lo que se está haciendo es competencia desleal respecto a los que lo han hecho bien. Con lo cual, las que lo hacen mal lo siguen haciendo mal con dinero público y encima hacen competencia desleal a las que lo estaban haciendo bien. No es un problema de tamaño, es un problema de eficiencia. Yo no creo que lo grande por sí mismo sea eficiente y tampoco lo pequeño por ser pequeño es malo. Lo que hace falta es que la gente lo haga bien. Hay buena gestión y mala gestión. La grandeza del sistema de mercado es lo que se llama la 'destrucción creativa'. Y es que a medida que alguien lo va haciendo mal, sale del mercado y va dejando hueco al que lo hace bien.

 

Las cajas aragonesas, Ibercaja o CAI, ¿deben participar en procesos de fusión?

Tenemos dos grandes cajas a las que hay que dejar que sean lo que quieran ser. Y aquí no puedo más que hablar bien de los sucesivos gobiernos regionales que hemos tenido. Ha habido un gran respecto institucional por las cajas.

 

¿Le han ofrecido la Presidencia de Caja Madrid, como se ha hablado?

No he tenido ninguna conversación a ese respecto. Estoy muy cómodo como diputado.

 

¿Aceptaría una oferta del PP para ser candidato a la Presidencia de la DGA?

No. Ya he dicho que no haría política en Aragón y no hago política en Aragón. El PP tiene la mejor líder que puede tener y me encantaría que Luisa Fernanda Rudi fuera la candidata.

 

¿Percibe que Aragón ha perdido tono vital tras la Expo?

No. Eso nos pasa de vez en cuando en Aragón, nos bajamos el cachirulo y nos empeñamos en no ver más allá de nuestras narices. Lo que hace falta son nuevos retos, nuevas ilusiones, renovar las cosas. En Madrid, a Aragón se le ve con respeto. Lo que hace falta es que en Aragón nos queramos más y nos respetemos más a nosotros mismos.

 

¿Considera agotada la fórmula de Gobierno PSOE-PAR?

Tienen que ser ellos quienes lo digan.

 

¿Le tienta volver a la empresa privada?

Me tienta todo en la vida y sobre todo cuando, por edad, te vas dando cuenta de que hay más detrás que delante. Me gusta el mundo del derecho, donde estoy ahora, y la empresa es algo tentador, pero hoy por hoy no me lo planteo. Cuando acabe mi compromiso político, ya veremos.

 

¿Considera que en la política ha dilapidado el prestigio que amasó en el mundo económico?

No, todo lo contrario. Cuando desaparece el polvo de la batalla electoral, lo que procuro es no perderme el respeto a mí mismo y a la gente. No he insultado nunca. No me arrepiento de nada de lo que he dicho en política hasta ahora, y eso es muy importante. Y cuando no te pierdes el respeto a ti mismo, no te lo pierden los demás. Yo respeto al adversario y el adversario me respeta a mí.

Etiquetas