Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

La Casa Real no consideró necesario ceder las funciones al Príncipe

Don Felipe llamó desde Costa Rica al Rey, con el que habló un rato "con buen humor y cordialidad".

El corto espacio de tiempo que estaba previsto que el Rey permaneciese sedado en el quirófano y la no excesiva gravedad a priori de la intervención quirúrgica hicieron que tanto la Casa Real como el Gobierno entendiesen que no era preciso que el príncipe Felipe asumiese ayer de forma provisional la regencia de España. Esta es una posibilidad recogida en el artículo 59 de la Constitución, que prevé la regencia del Príncipe "si el Rey se inhabilitare para el ejercicio de su autoridad y la imposibilidad fuere reconocida por la Cortes Generales". No obstante, tanto el presidente del Gobierno, como el líder del PP y el presidente del Congreso de los Diputados estuvieron informados en tiempo real, primero de la necesidad de realizar la intervención quirúrgica y después de la evolución médica del Monarca.

Según el equipo médico que le atendió, don Juan Carlos podrá reincorporarse a sus tareas de una forma casi total en unas dos semanas, porque, como dijo el doctor Laureano Molins, "es diferente descargar en muelles que subir una hora al despacho, que realizar una actividad no física". Los viajes y la intervención en actos públicos deberán esperar unos días más.

El Rey trató de superar esta operación con la máxima normalidad y la mínima afectación a su agenda. Nada más saber que le tenían que intervenir preguntó a los médicos si podían esperar unos días para cumplir con los compromisos, que cerró con la recepción el viernes por la noche al vicepresidente estadounidense, Joe Biden. Ni él ni el Príncipe quisieron tampoco que este último anulase sus compromisos, que ayer le llevaron a Costa Rica, para la toma de posesión de Laura Chinchilla.

Desde allí, el príncipe Felipe afirmó que el Rey está de "buen ánimo" y "fuerte", tras la operación a la que fue sometido, y celebró que todo saliese "perfecto".

Don Felipe conversó por la tarde desde Costa Rica por teléfono con don Juan Carlos. Según informaron fuentes de la Zarzuela, don Felipe llamó a su padre y charló con él un rato "con buen humor y cordialidad", tras asistir a la ceremonia de investidura presidencial de Chinchilla.

"No ha sido un susto porque estábamos tranquilos con el equipo medico y todo ha ido muy bien", dijo don Felipe desde San José.

Fuentes de la Casa Real indicaron anoche que se estaba evaluando la posibilidad de que el Príncipe pueda viajar directamente desde San José a Barcelona, aunque eso dependerá del funcionamiento de los aeropuertos afectados por la nube de ceniza del volcán islandés Eyjafjalla. El jefe del Estado deberá aplazar los actos de su agenda al menos durante estos 15 días, pero el resto de miembros de la Familia Real, la Reina, el Príncipe y las infantas, mantienen la semana próxima la mayor parte de los actos previstos.

Líderes políticos nacionales e internacionales y responsables de instituciones públicas y privadas trasmitieron ayer a don Juan Carlos sus mejores deseos para una pronta y efectiva recuperación.

Etiquetas