Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

DURO GOLPE A LA BANDA ASESINA

ETA instaló hace un año el cuartel general de su 'aparato político' en el corazón de Burdeos

Thierry, su presunto responsable, se escondía en la guarida desde hace una semana, vigilado por agentes españoles y franceses.

ETA tenía instalado desde el año pasado en el centro de Burdeos el cuartel general de su 'aparato político', desmantelado el martes por la noche con las detenciones de Francisco Javier López Peña, presunto dirigente de esa estructura, y de sus supuestos subordinados Ainhoa Ozaeta, Igor Suberbiola y Jon Salaberria. El piso en el que fueron sorprendidos por una treintena de agentes fue alquilado hace diez meses con la aparente ayuda de Louis Alfred Fort, 'Fred', un vascofrancés de 75 años que fue detenido en Bayona. López Peña se escondía en la guarida desde hace una semana y multiplicaba las medidas de contravigilancia con actitud desconfiada, espiado por agentes de los servicios de inteligencia españoles y franceses.

Sin rebajar la importancia de la operación, medios antiterroristas galos se mostraron cautelosos a la hora de valor el alcance del nuevo golpe asestado a las estructuras dirigentes de ETA en Francia. Más que de una decapitación del comité ejecutivo de la banda, en París se habla de desorganización de la dirección del 'aparato político' mediante un "golpe importante pero no definitivo".

Desde la Policía Judicial (PJ) se recuerda que ETA tiene una dirección colegiada y está organizada por aparatos. "Si se toca el 'aparato político' quedan todavía otros dos o tres. La experiencia nos enseña que se reorganizan aunque les resultará difícil sustituir a un tipo como Peña", analizó un mando policial.

También hizo gala de prudencia la Fiscalía de París, encargada del caso, que en un comunicado puntualizó que todavía no habían sido definidas las funciones respectivas de los detenidos en Burdeos en el seno de ETA.

A última hora

La información que hizo posible la operación llegó a las autoridades judiciales a última hora de la tarde del martes procedente de la Dirección Central de Renseignements Généraux (RG, servicios de información), que desde hace unos días seguía de cerca los pasos López Peña en colaboración con sus homólogos de la Guardia Civil. Un juez de guardia de la Audiencia de París emitió la correspondiente autorización escrita para una intervención policial nocturna, fuera de los horarios legales, al considerar que se trataba de un delito flagrante de asociación de malhechores con fines terroristas.

La operación se precipitó ante la actitud desconfiada de los vigilados y las filtraciones que ya habían llegado a algunas redacciones. Pasadas las once de la noche, los cuatro objetivos fueron neutralizados cuando trabajaban en sus ordenadores por agentes de la Brigada de Investigación e Intervención (BRI) de Bayona sin oponer resistencia pese a encontrarse armados.

En el registro del piso, un estudio de 40 metros cuadrados con dos estancias situado en el número 63 de la céntrica calle Cours de la Marne, se han encontrado cinco pistolas de los calibres 9 y 7,65 milímetros. Este dato hace pensar que un quinto sospechoso eludió la redada, pero fuentes de la Policía Judicial aseguran que los RG les comunicaron que en la casa había cuatro personas y que fue el número de arrestos practicados. Además se encontraron cuatro ordenadores portátiles correspondientes a la dotación personal de cada detenido.

Un kilo de clorato

En la vivienda había un kilo de clorato y pequeñas cantidades de otros elementos como temporizadores para fabricar ingenios explosivos, numeroso material informático, placas de matrículas copiadas y juegos de documentos de identidad de diferentes nacionalidades así como documentación interna y publicaciones editadas por el aparato político como los boletines 'Zuzen' y 'Zutabe'.

En las inmediaciones, estacionados en una cochera y en la vía pública, fueron confiscados los dos automóviles empleados por los ocupantes del piso que llevaban matrículas dobladas. Se trata de un Peugeot 307 y de un Ford Focus robados en diciembre de 2007 y agosto de 2006 en los departamentos de Gironda (Aquitania, suroeste) y Maine y Loira (País del Loira, oeste), respectivamente.

El registro se prolongó hasta entrada la noche en presencia de los cuatro arrestados que, tras pernoctar en la comisaría de Bayona, fueron trasladados a media mañana a la vivienda, cercada por decenas de periodistas con cámaras y micrófonos. López Peña, el único que llegó a rostro descubierto, aprovechó el desbarajuste para denunciar en francés "la situación de excepción" en el País Vasco y exigir la independencia. Los otros tres detenidos dieron gritos en euskera y francés a favor de la libertad, la lucha y un Estado vasco.

El quinto arresto en la vertiente francesa de la operación se produjo a mediodía en la plaza San Andrés de Bayona, donde la Policía Judicial detuvo a 'Fred' Fort, simpatizante de la izquierda independentista, muy conocido en los círculos locales del rugby y la literatura. Askatasuna convocó por la tarde una concentración de protesta en Bidart, localidad vascofrancesa en la que nació hace 75 años. Su nombre ha aparecido en papeles relacionados con el alquiler del piso de Burdeos y es interrogado en la comisaría de Bayona para establecer su grado de implicación en el caso.

Los investigadores de la Subdirección Antiterrorista (SDAT) de París y de la Dirección Interregional de la Policía Judicial (DIPJ) de Burdeos prosiguen las pesquisas bajo la supervisión de un fiscal antiterrorista desplazado desde la capital francesa. Aunque el apartamento, inspeccionado con ayuda de los servicios especializados de la Policía Técnica y Científica en la búsqueda de huellas dactilares y genéticas, se encuentra a pocos kilómetros del aparcamiento de Talence donde fue localizado a finales de abril un coche utilizado por los asesinos de dos guardias civiles en Las Landas, fuentes de la investigación han descartado vínculos entre ambos asuntos.

Etiquetas