Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

Más de medio siglo de existencia y 857 asesinatos

ETA anuncia el fin de la violencia

Hace un llamamiento a los Gobiernos de España y Francia para abrir un proceso de diálogo directo, pero no habla de su disolución ni de compensación a las víctimas. El comunicado de la banda, leído en euskera y castellano, se produce después de que el pasado lunes se celebrara en San Sebastián la Conferencia de Paz en la que participaron importantes personalidades internacionales.

Imagen de archivo de terroristas de ETA
Encapuchados ETA
EFE

La organización terrorista ETA ha anunciado el cese definitivo de su actividad armada, después de más de medio siglo de historia y de causar la muerte a 858 personas.

Una hora después de su anuncio, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en una declaración institucional, ha asegurado: "la nuestra será una democracia sin terrorismo, pero no sin memoria".

ETA ha hecho este anuncio justo un mes antes de las elecciones generales y a través de un comunicado y un vídeo emitidos en castellano en la página web del diario Gara y Berria, un comunicado del que también dispusieron, embargado, la edición europea del diario New York Times y la televisión pública británica BBC.

En el mismo, la banda terrorista valora la "transcendencia política" que ha tenido la reciente conferencia internacional que se ha celebrado en San Sebastián y la resolución acordada en la misma.

A su juicio, esa resolución reúne "los ingredientes para una solución integral del conflicto y cuenta con el apoyo de amplios sectores de la sociedad vasca y de la comunidad internacional".

"En Euskal Herria se está abriendo un nuevo tiempo político. Estamos ante una oportunidad histórica para dar una solución justa y democrática al secular conflicto político. Frente a la violencia y la represión, el diálogo y el acuerdo deben caracterizar el nuevo ciclo. El reconocimiento de Euskal Herria y el respeto a la voluntad popular deben prevalecer sobre la imposición. Ese es el deseo de la mayoría de la ciudadanía vasca", dice textualmente el comunicado.

ETA, que no ha anunciado su disolución,  ha analizado en ese texto las expectativas que se han generado para el futuro y ha abogado por actuar con "responsabilidad y valentía".

Por ello, ha decidido "el cese definitivo de su actividad armada" y ha hecho un llamamiento a los Gobiernos de España y Francia para abrir un proceso de diálogo directo que tenga por objetivo la resolución de "las consecuencias del conflicto y, así, la superación de la confrontación armada", y ha aseverado que su compromiso es "claro, firme y definitivo".

ETA ha hecho este anuncio tras 51 años desde su primera víctima mortal, la niña Begoña Urroz, fallecida en una explosión en San Sebastián el 27 de junio de 1960.

857 asesinados

Tras esa muerte se han sucedido a manos de la organización terrorista otras 857, la última la del policía francés Jean-Serge Nerin, muerto en un tiroteo con miembros de la banda el 16 de marzo de 2010.

Durante este medio siglo de terrorismo, ETA ha asesinado a militares, guardias civiles, policías, políticos, jueces, fiscales y centenares de personas de a pie, en una espiral de violencia en la que han muerto ciudadanos de todas las condiciones y edades.

Su actividad comenzó en plena dictadura, durante la que cometió uno de los atentados con mayor repercusión (el 20 de diciembre de 1973 en pleno centro de Madrid), cuando asesinó al presidente del Gobierno y mano derecha de Francisco Franco, el almirante Luis Carrero Blanco.

El atentado más sangriento de las acciones de ETA fue el de Hipercor, en Barcelona, en 1987, y en él perdieron la vida 21 personas.

Durante los últimos años y sobre todo durante los últimos 13 meses se han sucedido los comunicados de la organización que ha pasado de declarar, el pasado 10 de enero, un alto el fuego "de carácter general y verificable" a comunicar este jueves el cese definitivo de su actividad armada.

Este anuncio llega en un momento de extrema debilidad de la banda por la asfixia a la que ha sido sometida por las Fuerzas de Seguridad, trabajo reconocido por las principales fuerzas políticas.

La comunicación se ha producido siguiendo la misma escenificación: tres encapuchados tras una mesa y el anagrama de ETA.

Las víctimas, a las que ETA no hace ninguna referencia en su comunicado, han calificado de "fraude" ese comunicado, ya que esperaban que la organización anunciara su disolución y entregara las armas.

Por su parte, el lehendakari, Patxi López, quien ha adelantado su regreso al País Vasco desde EE. UU. y ha convocado un consejo extraordinario de gobierno para mañana, ha manifestado que el comunicado confirma la derrota de ETA "porque llega a su final sin haber conseguido ninguno de sus objetivos".

Con la primera persona que ha hablado el candidato socialista a la Presidencia y ex ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha sido precisamente con una víctima de ETA, su compañero de partido Eduardo Madina. Rubalcaba ha dicho tajante: "el Estado de derecho ha ganado".

El líder de la oposición, Mariano Rajoy, ha leído un comunicado y ha afirmado que la tranquilidad de los españoles "solo será completa cuando se produzca la disolución irreversible de la banda y su completo desmantelamiento".

Etiquetas