Nacional
Suscríbete por 1€

España contabiliza 49 “fracasos sociales” por la violencia de género en este año

Hasta ayer, 25 de noviembre, Día Internacional Contra la Violencia de Género, en España se habían contabilizado 49 asesinatos machistas en este 2009. Y aunque son 14 menos de los registrados hasta esa fecha en 2008, no dejan de ser 49 “fracasos como sociedad” en el esfuerzo por “acabar con la impunidad de los maltratadores y reducir los niveles de tolerancia” ciudadana ante esa lacra que viola los Derechos Humanos de las mujeres. Por eso, añadió la ministra Bibiana Aído en el homenaje institucional a las víctimas convocado por su Departamento de Igualdad, en los próximos 365 días hay que dar “un paso más”, cuya “prioridad estará en la prevención”.

Máxime cuando, como quedó de manifiesto el lunes y el martes en el I Foro Internacional Juventud y Violencia de Género’ el reto se multiplica conforme aumenta la conciencia ciudadana del problema.

Por una parte, la violencia machista sigue profundamente enraizada en los códigos culturales y hábitos sociales, tanto adultos como juveniles. Por otra, los agresores modernizan sádicamente sus métodos con el recurso a las “nuevas tecnologías como herramientas” de maltrato.

A golpe de chat

 

Así lo denunció Ana García, coordinadora de la Asesoría Legal del Teléfono de Asistencia 016, quien animó a “desenmascarar” esas nuevas formas de violencia contra las mujeres. Por ejemplo, a través del “chat, donde parejas y ex parejas masculinas vierten amenazas, incluso de muerte, para que las ‘entienda’ su víctima” y con el propósito de “aterrorizar”. O mediante la “usurpación de identidad de la mujer para construir una imagen distorsionada” que le cause daño. O “esparciendo sus fotos personales por miles de web” para así “destruir su identidad desde Internet”.

Pero, como contrapeso a esa realidad dañina, García destacó “una idea en positivo, la importancia del entorno de las víctimas”, esa “mucha gente concienciada” que llama al gratuito y confidencial 016 en busca de orientación, porque “saben qué es la violencia de género, pero no saben cómo actuar”. Es un buen comienzo, porque “cuanto antes se actúe, antes se acabará con el ciclo de la violencia machista”, cuyas primeras manifestaciones -pequeños abusos y humillaciones, menosprecios y olvidos- no son tomadas en cuenta muchas veces por las mujeres, y especialmente por las más jóvenes, lo que aumenta su riesgo de grave maltrato psíquico y físico.

En ese contexto, la ministra Aído reiteró en el homenaje institucional a las víctimas algo que ya había dicho ante el citado Foro juvenil: España impulsará la prevención y persecución de la violencia machista durante su Presidencia de la Unión Europea en el primer semestre de 2010. Y lo hará con un puñado de medidas claves, primero, para analizar y plantear propuestas sobre ese “problema global que requiere soluciones globales” (Observatorio Europeo sobre Violencia de Género); segundo, para no dejar a las víctimas desamparadas (orden de protección comunitaria), y tercero, para enfrentar esa lacra social con procedimientos comunes (teléfono 016 único en la UE).

“Hoy -por ayer- es un día para proclamar que erradicarla es posible, y es nuestra obligación”, remachó la ministra, que extendió tal responsabilidad a “instituciones, organismos, sociedad civil organizada y ciudadanía”.

Harán falta todas las manos, pues, para acabar con esa violación a los Derechos Humanos femeninos “bajo la que subyacen siglos de desigualdad”, dijo Aído. Y de ahí la necesidad apuntada en los debates del ‘Foro Juventud y Violencia de Género’ por la presidenta de la Asociación de Mujeres Colombianas de La Rioja, Alba Luz Dulcey, quien remarcó en positivo el propósito, “no solo de la tolerancia cero” a la violencia machista, sino de “la igualdad al 100%”.

Homenaje institucional

El homenaje institucional a las víctimas en el Día Internacional Contra la Violencia de Género reunió en el Instituto de la Mujer al presidente del Senado, Javier Rojo; a tres ministras (Trinidad Jiménez, Beatriz Corredor y Bibiana Aído); a los principales cargos de este Ministerio, incluido el delegado del Gobierno para la Violencia de Género, Miguel Lorente; y a representantes del movimiento feminista, entre las que destacó Ana María Pérez del Campo, presidenta de la Federación de Mujeres Separadas y Divorciadas, que horas después recibiría la primera Medalla a la Promoción de los Valores de Igualdad junto a Juan Pablo Urtizberea, herido al intentar ayudar a una mujer asesinada por su ex marido.

Etiquetas