Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

POLÍTICA

El PP redobla la presión sobre Zapatero y CiU sostiene que es un "cadáver político"

Los populares quieren que el jefe del Gobierno adelante las elecciones, algo que no comparten los nacionalistas catalanesLa inquietud se instala en el PSOE y el Ejecutivo espera "coger aire" en julio.

Núñez Feijóo (i) y Arenas, ayer, en un acto de partido en La Línea de la Concepción (Cádiz).
El PP redobla la presión sobre Zapatero y CiU sostiene que es un "cadáver político"
A.CARRASCO/EFE

MADRID. El Partido Popular redobló ayer la presión sobre José Luis Rodríguez Zapatero para que convoque ya las elecciones generales y no espere a 2012. Los líderes populares en Andalucía y Galicia consideraron que el mandato socialista está "agotado" y el presidente del Gobierno no tiene margen de maniobra para agotar la legislatura, a pesar de que desde la Moncloa se descarte el adelanto de los comicios generales. Mientras, CiU sostiene que el jefe del Gobierno es "un cadáver político", pero rechaza el adelanto de las elecciones.

El presidente de la Xunta y el presidente del PP andaluz utilizaron unas jornadas municipales de su partido en La Línea de la Concepción (Cádiz) como tribuna para abogar por el anticipo de las elecciones. Alberto Núñez Feijóo señaló que Zapatero ha demostrado que es "un presidente agotado en el que nadie cree", y no tiene otra salida que disolver el Parlamento y convocar a los ciudadanos a las urnas. Si Zapatero diera ese paso "la única alternativa posible" es el PP porque es garantía de "progreso y prosperidad", afirmó convencido.

Javier Arenas coincidió en el diagnóstico y hasta en las palabras con su compañero y sostuvo que el jefe del Ejecutivo está "acabado" pues "nadie cree" en él. El líder del PP andaluz pidió a Zapatero que "adelante" las elecciones para que otro gobernante afronte la crisis con más garantías que él.

Los dos dirigentes populares se lanzaron a pedir el adelanto electoral animados, sin duda, por los datos de las encuestas conocidas ayer y que apuntan a un crecimiento de la ventaja del PP sobre el PSOE, en algún caso hasta por más de diez puntos. Unas cifras que fueron relativizadas desde las filas socialistas.

Por su parte, los nacionalistas catalanes comparten con los populares la visión de que el presidente del Gobierno está amortizado, pero no ven necesaria la convocatoria de elecciones anticipadas. El portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida, sostuvo durante una fiesta de su partido en la localidad de Vic (Barcelona) que Zapatero es "un cadáver político", pero consideró inconveniente un adelanto de los comicios porque "no iría bien a nadie".

"Si alguien le tiene ganas soy yo"

El líder de la federación nacionalista, Artur Mas, tampoco compartió la petición de adelanto electoral a pesar de que "si alguien le tiene ganas (a Zapatero) ese soy yo". Más ha declarado varias veces que se sintió engañado por confiar en él durante la tramitación parlamentaria del 'Estatut'.

Mientras tanto, la inquietud asomó hace ya algún tiempo en las filas socialistas ante la deriva que estaba tomando la crisis, pero ahora ha llegado para quedarse, al menos, una larga temporada, a la vista del aislamiento del PSOE en el Congreso y del riesgo de que Zapatero se vea abocado al temido adelanto electoral.

Ese nerviosismo es patente en el Grupo Socialista, donde algunos diputados no ocultan en privado su preocupación ante un escenario que pinta en bastos, sobre todo después de haber tenido que aprobar en solitario el plan de ajuste. El Gobierno confía en "coger aire" en el debate sobre el estado de la nación que se celebrará en julio en el Congreso y espera que hasta final de año se recomponga la situación y tenga apoyo suficiente para aprobar los presupuestos de 2011.

Etiquetas