Despliega el menú
Nacional

POLÉMICA

El ex presidente de Cepsa niega que pagara al juez

Explica que patrocinó un seminario sobre terrorismo porque la petrolera estaba amenazada por ETA.

El ex presidente de Cepsa, Carlos Pérez de Bricio, negó ayer en el Tribunal Supremo que su empresa diese dinero a Baltasar Garzón para los cursos que el juez dirigió en Estados Unidos entre 2005 y 2006. El directivo reconoció que la compañía pagó 100.000 dólares (82.000 euros) a la Universidad de Nueva York para subvencionar un curso sobre terrorismo y aseguró que la negociación la llevó de forma directa la sección de patrocinios, según informaron fuentes jurídicas.

De Bricio compareció como testigo ante el magistrado Manuel Marchena, que investiga a Garzón por presunta prevaricación y cohecho. El directivo explicó que no conocía en persona al juez y que, en todo caso, el curso que subvencionó Cepsa no tenía nada que ver con los que patrocinó el Santander, y que son objeto de la querella que se tramita en el alto tribunal. Las citadas fuentes señalaron que el magistrado Marchena tenía especial interés en conocer la relación entre las subvenciones del banco y la de Cepsa, que por aquellas fechas estaban bajo el mismo paraguas empresarial. Sin embargo, las respuestas del testigo aclararon que los cursos que patrocinaron el banco y el de la petrolera eran diferentes. Es más, el que subvencionó Cepsa lo hizo dentro de un seminario en el que también colaboraron entidades como BBVA, Caixa Cataluña y Endesa, y que todo siguió los cauces habituales en este tipo de convenios.

En la declaración, Marchena sacó a relucir la carta de Garzón envió al por entonces presidente de Cepsa en la que le pedía subvención para el curso. Pérez de Bricio reconoció que la recibió y dijo que se limitó a remitirla a la sección de patrocinios de la petrolera. "Y ¿por qué acabó subvencionando el seminario sobre terrorismo?", preguntó el magistrado. "Porque los objetivos y la agenda del curso eran interesantes y, además, era de razón colaborar, ya que la petrolera estaba amenazada por ETA", respondió el ex directivo.

Perez de Bricio aseguró que en aquellos años la petrolera no tenía ninguna causa abierta en el juzgado de instrucción número cinco de la Audiencia, cuyo titular era Baltasar Garzón, por lo que difícilmente el juez pudo incurrir en incompatibilidades. Las declaraciones del proceso continuarán el día 10 de junio con Laura Turégano, directa adjunta del Centro Rey Juan Carlos, entidad adscrita a la Universidad de Nueva York.

Etiquetas