Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

TRIBUNALES

El asesino de Olot admitió el cuádruple crimen

Según ha explicado en declaraciones a la prensa Rafael, el agente de la Policía Municipal de Olot número 453, uno de los que procedió a la detención del presunto homicida, Puig salió tranquilamente de la oficina de la Caja Mediterráneo (CAM), en la que mató a sus dos últimas víctimas, y se entregó a las autoridades sin oponer resistencia.

El asesino confeso de Olot, Pere Puig, no opuso resistencia cuando fue detenido por la Policía Local y admitió la planificación del crimen al declarar que "tenía" que matar a sus cuatro víctimas, que estaba "agobiado" y que lo había "pensado mucho" durante los días previos al tiroteo.

Según ha explicado en declaraciones a la prensa Rafael, el agente de la Policía Municipal de Olot número 453, uno de los que procedió a la detención del presunto homicida, Puig salió tranquilamente de la oficina de la Caja Mediterráneo (CAM), en la que mató a sus dos últimas víctimas, y se entregó a las autoridades sin oponer resistencia.

"Nosotros nos habíamos parado junto a su coche porque estaba mal estacionado y, al ver que estaba en marcha, nos quedamos allí esperando que apareciera el propietario", ha detallado tras declarar ante el juez este policía, quien ha admitido que, en aquel instante, no tenían "ni idea de todo el mal que había hecho".

El agente 453 ha explicado que fue la dueña de la floristería que hay junto al banco quien les avisó que había oído tiros y que, justo después, sin necesidad de entrar en el banco, Puig salió de la oficina de la CAM con su escopeta en la mano derecha apuntando al suelo.

Allí mismo le pidieron que se documentara y, una vez comprobado que había dos fallecidos, le inmovilizaron, le esposaron y le detuvieron mientras el acusado les explicaba que lo había hecho "porque tenía que hacerlo", que llevaba "muchos días pensándolo" y que estaba agobiado.

"Dijo que (Joan) Tubert -el constructor para el que trabajaba Pere Puig y al que primero asesinó- le debía la paga de Navidad y la de junio, que se la había pedido en varias ocasiones y que siempre le daba largas. Dijo, además, que en el banco le habían reclamado una deuda de 5.000 euros que él ni se había gastado ni tenía ese dinero para devolverlo", ha indicado el policía.

Una vez Puig estuvo dentro del coche patrulla, el agente 453 depositó el arma del detenido en el suelo para cerrar la puerta y la escopeta se disparó sola causando daños en la fachada de una funeraria situada en el edificio contiguo a la oficina bancaria.

"Al principio creía que se trataba de una escopeta de plomos, después le pregunté si era un calibre 22 y me dijo que era un 30-06, un calibre de caza para matar jabalíes muy potente", ha explicado el agente.

Rafael se ha emocionado al recordar a las víctimas: "Las conocía a todas, especialmente a Anna". Anna Pujol era la empleada de banca que murió en el segundo escenario de los crímenes.

"Ayer estuve hablando con su hermano. Dice que la gente que conoce a Puig le dicen que es buena persona, pero una persona deja de ser buena cuando hace cosas como esta", ha señalado el agente.

En los juzgados de Olot, era además el turno de las declaraciones de los familiares de los fallecidos y de los Mossos d'Esquadra a cargo del caso desde el pasado 15 de diciembre, cuando Puig mató a Joan y Àngel Tubert en el bar 'La Cuina de l'Anna' y a Rafael Turró y Anna Pujol en la oficina de la CAM de Olot.

La esposa de Joan Tubert, Joaquina Ruiz Gómez, y su hija han entrado en las dependencias judiciales con los semblantes serios, cogidas de la mano y acompañadas del abogado de la familia, Carles Monguilod.

Joaquina Ruiz Gómez ha declarado hoy que su marido le había comentado "que si no tenía trabajo cerraría la empresa" -uno de los móviles del crimen al que apunta la defensa- y ha comentado que Puig siempre fue muy "correcto" en su comportamiento e incluso lo consideraba "una persona tímida, que bajaba la cabeza".

A la esposa de Tubert no le constaba que su marido tuviese ningún problema con Puig, que el día de los asesinatos estaba dado de alta como trabajador de la empresa y que, incluso, a día de hoy lo continúa estando.

Etiquetas