Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

TERRORISMO

Cae la sexta cúpula de ETA en dos años

"Soy Mikel Carrera". El líder de la banda se identificó con su nombre real ante la Policía francesa que lo detuvo en BayonaTambién cayeron el número dos, Arkaitz Agirregabiria, y Maite Aranalde, huida tras un error.

Policías franceses, ayer en Bayona durante la operación en la que se detuvo al jefe de ETA.
Cae la sexta cúpula de ETA en dos años
JUAN HERRERO/EFE

"Soy Mikel Carrera". El presunto jefe del aparato militar de ETA se identificó con su verdadero nombre ante los policías que lo detuvieron ayer en Bayona. En su compañía fueron arrestados Arkaitz Agirregabiria, considerado su lugarteniente, y Maite Aranalde, huida tras su puesta en libertad en agosto por un error judicial de la Audiencia Nacional. La operación, que decapita la jefatura de los comandos por sexta vez en dos años, se completó con los arrestos en Urrugne de una pareja vascofrancesa en la que el hombre, un sindicalista de LAB, fue el hilo conductor que llevó hasta la cúpula militar de ETA.

El operativo conjunto de las fuerzas de seguridad españolas y francesas condujo el lunes a la localización del cuartel general del aparato militar. Ese día dieron fruto los seguimientos a que era sometido Eñaut Aramendi, un militante vascofrancés del independentismo violento, por agentes de información franceses y de la Guardia Civil, con apoyo de efectivos del Centro Nacional de Inteligencia español.

La pista de las llaves del dúplex

El dispositivo detectó que Aramendi trasladó a primera hora del lunes a dos hombres y una mujer a bordo de un Ford Fiesta de su propiedad hasta una vivienda del distrito de Saint Esprit, un barrio residencial de Bayona. El turismo se introdujo hacia las 6.00 en un garaje de un inmueble y los cuatro ocupantes se instalaron en un piso propiedad de un conocido del sindicalista aberzale. Se trata de un dúplex perteneciente al inmueble número 24 de la calle Sergent Marcel Dehau, cercano a la estación y a la cárcel de Bayona.

Según fuentes antiterroristas españolas, la pista original fue una conversación entre dos sospechosos acerca de prestarse "las llaves del piso de Bayona" interceptada hace un tiempo por el CNI. Estos medios indicaron que los espiados trataban de aparentar que la vivienda permanecía vacía, no salían a la calle y recibían de Aramendi alimentos y todo lo que necesitaban.

Los agentes de la Dirección Central de Información Interior (DCRI, servicios secretos galos) y de la Guardia Civil no lograron identificar a los ocupantes durante los tres días en que tuvieron vigilado el escondite. Pero estaban convencidos de que en la red tendida habían caído peces gordos por las extremas medidas de seguridad que empleaban.

Las autoridades españolas y francesas decidieron intervenir y la sección antiterrorista de la Fiscalía de París abrió una investigación preliminar para judicializar el operativo. La Dirección Interregional de la Policía Judicial de Burdeos y la Subdirección Antiterrorista de París se hicieron cargo del caso mientras que el asalto fue encomendado al RAID, unidad especializada en intervenciones de alto riesgo. A las 6.15 de ayer echaron la puerta abajo e irrumpieron en la vivienda en la que sorprendieron a los ocupantes mientras dormían.

Mikel Gabikoitz Carrera Sarobe 'Ata', Arkaitz Agirregabiria del Barrio y Maite Aranalde Ijurko no tuvieron oportunidad de hacer uso de las armas. Se trata de una pistola marca Norinco, del calibre 9 milímetros, y de dos pistolas Smith & Wesson del calibre 11.43 milímetros. Estas dos últimas proceden del asalto perpetrado en una armería cercana a Nîmes (sudeste de Francia) durante la última tregua. Son del mismo calibre que los dos proyectiles que segaron el pasado 16 de marzo la vida del policía francés Jean-Serge Nérin. Ambos proyectiles penetraron por una axila y seccionaron la arteria aorta antes de salir del cuerpo del agente, con una trayectoria que evitó el chaleco antibalas que llevaba puesto.

Los análisis balísticos, genéticos y dactilográficos permitirán determinar si formaron parte del comando agresor, uno de cuyos componentes, Arkaitz Agirregabiria, fue reconocido fotográficamente por un testigo.

En la vivienda se intervinieron 1.300 euros y numeroso material informático: dos ordenadores, discos duros y lápices de memoria. El trío tenía en su poder documentos de identidad españoles falsos, entre los que figura un carné de la Guardia Civil a nombre de Agirregabiria. Especialistas de la Policía Técnica y Científica inspeccionaron la vivienda en busca de huellas dactilares y rastros biológicos.

Mientras tanto fue registrada otra casa situada en el barrio Olhet, en la localidad de Urrugne, en la que fueron detenidos Eñaut Aramendi y su compañera Laetitia Chevalier. Tras el registro, la pareja fue conducida a Bayona para interrogarles.

En Madrid, el ministro del Interior Alfredo Pérez Rubalcaba otorgó mayor relevancia a la operación que a la captura a finales de 2008 del entonces considerado jefe militar Garikoitz Aspiazu Rubina 'Txeroki'. El ministro del Interior enfatizó que Ata era el quinto y último miembro del comité ejecutivo de ETA que decidió romper la tregua de 2006. "El resto están todos en prisión", apostilló.

Rubalcaba presentó a Carrera como "máximo responsable de ETA y jefe de su aparato militar", un hombre "especialmente peligroso" que era el objetivo número uno de las fuerzas de seguridad españolas. De Agirregabiria dijo que era el lugarteniente de Ata, "al que estaba llamado a sustituirle" y "el terrorista más buscado en Francia" por su presunta implicación en la muerte a tiros del brigadier-jefe Jean-Serge Nérin. También recordó que se comprometió a detener a Maite Aranalde cuando fue excarcelada bajo fianza en agosto "y así ha sido".

Etiquetas