Nacional
Suscríbete por 1€

España deja de ser una "democracia plena", según 'The Economist', y Lesmes urge a renovar el Poder Judicial

España, que está en el puesto 24 de un total 167 países evaluados en cuanto a nivel democrático, ha retrocedido 0,18 puntos. Se debe principalmente a la división política para la renovación del Consejo General del Poder Judicial, el órgano de gobierno de los jueces, cuyo mandato expiró en 2018 y que ejerce de forma provisional.

El presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes
El presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes
Efe

España ha dejado de ser una "democracia "plena", al bajar de escalafón y situarse como una "democracia con defectos" en 2021, de acuerdo con el último Índice de Calidad Democrática que acaba de publicar la unidad de inteligencia de la revista 'The Economist'.

España comparte la segunda categoría del índice con países como Estados Unidos, Chile -que también baja de categoría- o Israel.

El descenso de España se debe principalmente, a juicio de 'The Economist', a la división política para la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), el órgano de gobierno de los jueces, cuyo mandato expiró en 2018 y que sigue ejerciendo de manera provisional.

También cita el informe los desafíos para la gobernanza del país que implican la "creciente fragmentación política", la "sucesión de escándalos de corrupción" y "el nacionalismo regional al alza en Cataluña".

España, que está en el puesto 24 de un total 167 países evaluados en cuanto a nivel democrático, ha retrocedido 0,18 puntos y se ha situado en 7,94 puntos en 2021, frente a los 8,12 que tenía el año anterior, de acuerdo con la publicación británica.

Este índice está dividido en cuatro categorías: democracias plenas, con defectos, híbridas y regímenes autoritarios.

La posición de España contrasta con la de Noruega, que se coloca a la cabeza del índice, con 9,37 puntos, en la categoría de las democracias plenas, en la que también figuran países como Nueva Zelanda, Finlandia, Suecia, Islandia, Dinamarca, Taiwán, Australia, Suiza, Países Bajos, Canadá, Uruguay, Luxemburgo o Alemania.

Para ser considerada una democracia plena, los países necesitan una nota que supere los 8 puntos, pero la democracia a nivel global ha continuado su retroceso en 2021, según la publicación, que para el análisis tiene en cuenta el pluralismo, el funcionamiento del gobierno, la participación política y las libertades civiles.

El análisis ha observado que más de una tercera parte de la población mundial vive bajo regímenes autoritarios, mientras que apenas el 6,4 % disfruta de una democracia plena.

La puntuación global descendió de 5,37 a 5,28 puntos, de una escala de 10, indica 'The Economist', y agrega que, desde el 2006, el único equivalente de retroceso fue en el año 2010, cuando se produjo la crisis financiera global.

Por segundo año consecutivo, la pandemia fue la principal fuente de problemas para la libertad en todo el mundo, ya que, a través de confinamientos y restricciones de viaje, las libertades civiles quedaron suspendidas tanto en democracias desarrolladas como en los regímenes autoritarios. 

Una renovación necesaria

El presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes, ha tachado de "grave anomalía institucional" la falta de renovación del órgano que encabeza.

El golpe de la publicación británica a la imagen de España llega cuando el GGPJ ha superado ya los tres años en funciones y sin que haya visos de una pronta renovación, ya que esta exige el acuerdo del PSOE y del PP.

Lesmes, que este jueves visitaba la nueva Ciudad de la Justicia de Albacete e inauguraba el primer a congreso organizado por las cuatro asociaciones profesionales de jueces, ha defendido la obligación del CGPJ de seguir desarrollando su función "con la máxima normalidad posible", buscando soluciones de consenso basadas en el diálogo y el sentido del deber, "aunque muchas veces no son fáciles".

"Es nuestra responsabilidad garantizar la independencia de los jueces en el ejercicio de su función frente a todos", ha subrayado.

La decisión de 'The Economist' de hacer bajar a España un escalón en su índice de democracias ha generado también debate en las redes sociales, donde el PSOE y Unidas Podemos han atacado directamente a los populares.

El portavoz de Justicia del grupo socialista en el Congreso, Francisco Aranda, ha denunciado en su cuenta de Twitter la "inexplicable e injustificable actitud del PP", bloqueando por más de 1.100 días la renovación del CGPJ, y ha alertado de las repercusiones internacionales de esa actitud.

"'Corrupción' y 'bloqueo del CGPJ' hacen descender a Segunda a la democracia española, según 'The Economist'. Es imposible jugar en la Champios League con el PP", ha remachado el portavoz de Unidas Podemos, Jaume Asens.

El PP, por su parte, ha cargado contra el Gobierno: "Sánchez lo que toca lo degrada. España merece seguir disfrutando la democracia plena que entre todos hemos construido. Sánchez no tiene un problema, él es el problema", ha escrito la portavoz parlamentaria de los populares, Cuca Gamarra.

"En público se pelean y por detrás se reparten las sillas", les ha respondido a los dos Ciudadanos, que desde hace años rechaza participar en una negociación para designar a los nuevos vocales del CGPJ, mientras no se reforme el sistema de elección.

Es la reivindicación de las principales asociaciones profesionales, que han visto cómo en los últimos tiempos el Consejo de Europa y la Comisión Europea abogaban también por que los jueces elijan directamente a al menos la mitad de los miembros del CGPJ.

Y por eso no les extraña que 'The Economist' haya rebajado la calificación de la democracia española.

El portavoz de la Asociación Judicial Francisco de Vitoria, Jorge Fernández Vaquero, ha recordado que las asociaciones profesionales llevan "mucho tiempo advirtiendo del deterioro institucional que se está produciendo en este país".

A su juicio, "sólo hay que ver cuántos decretos leyes se aprueban y cuántas leyes, cuando quien tiene que legislar es el Parlamento y no el Gobierno" o los "órganos constitucionales pasados de plazo", como el CGPJ.

Si se quieren mejorar los parámetros, ha subrayado la necesidad de reformas, "pero no para mejorar en el 'ranking', sino para mejorar la calidad de la democracia".

El presidente de Foro Judicial Independiente, Fernando Portillo, ha señalado también que las asociaciones de jueces llevan tiempo denunciando "riesgos contra la separación de poderes o mecanismos que favorecen la corrupción".

"Aquí, como el que oye llover", se ha lamentado este magistrado, que teme que "los intereses de la clase política no van dirigidos a mejorar la calidad democrática del país, que siempre será un beneficio para todos los ciudadanos, sino a proteger su modo de entender la política como instrumento de éxito personal". 

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión