Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

El rey Juan Carlos I paga más de cuatro millones a Hacienda en una segunda regularización

Las rentas sometidas al trámite ascenderían a más de ocho millones correspondientes a pagos en especie que están sujetos a tributación. Es la segunda declaración voluntaria presentada por el emérito tras la cumplimentada el pasado diciembre.

El Rey Juan Carlos, en una reciente imagen de archivoEUROPA PRESS (Foto de ARCHIVO)17/02/2020 [[[EP]]] [[[HA ARCHIVO]]] El Rey Juan Carlos, en una reciente imagen de archivo
El rey don Juan Carlos en una foto de archivo
EP

El rey Juan Carlos ha presentado una declaración "sin requerimiento previo" por valor de 4.395.901,96 euros para saldar la deuda tributaria que tenía con Hacienda por el dinero del que se benefició de la fundación Zagatka para el pago de vuelos privados. 

La regularización efectuada ante "las autoridades tributarias competentes" ya ha sido satisfecha e incluye intereses de demora y recargos, según ha confirmado este vienes en un comunicado el abogado del rey emérito, Javier Sánchez-Junco.

"La presentación de las autoliquidaciones complementarias se corresponde con las rentas derivadas de la asunción, por la fundación Zagatka, de determinados gastos por viajes y servicios realizados por Su Majestad. de lo que podrían derivar determinadas obligaciones tributarias que han quedado regularizadas", añade la nota.

La fundación Zagatka fue fundada en 2003 por Álvaro de Orléans-Borbón, primo lejano de Juan Carlos I, quien le sufragó los gastos de los vuelos privados entre 2007 y 2018.

En el año 2007 se produjo el primero, luego vinieron el segundo, el tercero... La Fundación Zagatka pagó durante once años vuelos privados al rey emérito don Juan Carlos I. "Supongo que quería volar con discreción, por una cuestión de privacidad y de protección de su intimidad", aseguraron en el mes de noviembre pasado fuentes del entorno de Álvaro de Orleans-Borbón, primo lejano del rey emérito y a quien Corinna Larsen señaló como testaferro del monarca en la conversación con el entonces comisario José Manuel Villarejo que destapó la caja de los truenos. Ahora, el que fuera jefe del Estado durante 39 años ha presentado una nueva regularización ante Hacienda por los ocho millones de euros que recibió por estos viajes privados. Este pago permitiría esquivar una denuncia por delito fiscal.

 

La segunda regularización de  Juan Carlos I al abonar a la Agencia Tributaria más de cuatro millones de euros la avanzó este jueves por la noche la edición digital de ‘El País'. De esta forma, el padre de Felipe VI regulariza de nuevo, como ya hizo el pasado mes de diciembre, cuando abonó cerca de 680.000 euros por las donaciones que le hizo el empresario mexicano Allen Sanginés-Krause, un incremento patrimonial no justificado. Tanto estos regalos como los vuelos pagados por la Fundación Zagatka son operaciones posteriores a su abdicación en junio de 2014, por lo tanto, se llevaron a cabo cuando don Juan Carlos no gozaba ya de protección jurídica por su cargo.

La Fundación Zagatka se constituyó en el principado de Liechtenstein en el mes de octubre del año 2003 para gestionar a nivel administrativo y financiero una parte del patrimonio de Álvaro de Orleans-Borbón y para materializar, según explican fuentes del entorno de este pariente del monarca, "su ayuda a la Casa Real española, como parte del legado transmitido por su padre y su abuelo, específicamente a don Juan Carlos, rey en el momento de la creación de la misma". De ahí que este noble, de 73 años e ingeniero de profesión, incluyese como beneficiario -tras su hijo Andrés- al propio rey Juan Carlos I y a sus hijos Felipe, Elena y Cristina.

Fue en marzo del año pasado cuando el rey Felipe VI tuvo conocimiento de que era uno de los beneficiarios de la Fundación Zagatka, organización que hoy sigue activa. Aquello fue el detonante del comunicado que emitió la Zarzuela entonces, en el que el Rey se desvinculó públicamente de cualquier actividad de su padre, renunciando a la herencia que podría corresponderle y retirándole la asignación oficial anual de casi 200.000 euros.

Fue también un toque de atención para Álvaro de Orleans-Borbón. El promotor de la fundación «decidió modificar el reglamento anterior tras la declaración de Felipe VI manifestando su deseo de no figurar como beneficiario de la Fundación Zagatka. "Todos los beneficiarios que forman parte de la Casa Real española han sido eliminados del mismo", confirmaron en ese momento fuentes cercanas al primo lejano del rey emérito.

Desde el entorno de Orleans insistieron además en que este no era un testaferro de don Juan Carlos y rechazaron que la Fundación Zagatka sea una sociedad pantalla o una sociedad instrumental presuntamente ilícita. "Es tajantemente falso", señalaron, aunque en octubre de 2018 la Fiscalía suiza interrogase al primo del emérito ante las sospechas de que la fundación hubiera servido presuntamente para blanquear capitales.

Se mantiene la inviolabilidad

Por otra parte, el Congreso de los Diputados ratificó este jueves que se mantenga la inviolabilidad del Rey en contra de una propuesta que pedía suprimir esa disposición.

La propuesta fue rechazada con los votos de PSOE, PP, Vox y Ciudadanos, mientras que fue apoyada por Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) -que la había presentado-, Unidas Podemos y otras fuerzas como nacionalistas vascos, gallegos y valencianos, al sumar 276 votos en contra por 74 a favor.

El Pleno del Congreso rechazó la proposición no de ley de ERC que pedía suprimir la inviolabilidad del monarca y otras figuras "de especial protección judicial" a miembros de la familia real, con lo que nuevamente se escenificó la postura contraria en esta materia de los dos partidos que gobiernan en coalición en España, PSOE y Unidas Podemos.

Los defensores de mantener el aforamiento de la familia real sostienen argumentos como que con ello no se impide que se le puedan exigir responsabilidades y que una reforma legal en esta materia exigiría un gran consenso, mientras que quienes piden suprimirlo argumentan entre otras cuestiones que no es posible investigar en el Parlamento supuestos casos de corrupción de la Monarquía.

La Justicia española investiga a Juan Carlos I, padre del rey Felipe VI, en procesos por supuesto cobro de comisiones ilegales, blanqueo de capitales y delitos fiscales, después de que en 2014 abdicara en favor de su hijo y perdiera la inviolabilidad como jefe de Estado después de 39 años de reinado. Juan Carlos I, de 83 años, permanece en Emiratos Árabes Unidos desde el pasado agosto, cuando decidió trasladarse fuera de España.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión