Despliega el menú
Nacional

Casi 80.000 personas mueren cada año en España sin recibir cuidados paliativos

Solo la mitad de las facultades de Medicina del país incluyen en sus planes de estudio este tipo de atención. Se estima que unas 200.000 personas sufren cada año una dolencia terminal en España.

Los cuidados paliativos se prestan, mayoritariamente, a quienes tiene una enfermedad en fase terminal.
Los cuidados paliativos se prestan, mayoritariamente, a quienes tiene una enfermedad en fase terminal.
HSJD

Algo más de 77.000 personas mueren cada año en España sin recibir los cuidados paliativos adecuados en su fase terminal. La medicina paliativa tiene un largo camino que recorrer en España, pese a que en las últimas décadas ha experimentado un avance notable. Sin embargo, es unánime la opinión de que el acceso a este tipo de cuidados dista de ser equitativo y que faltan recursos económicos, si bien las estimaciones son difusas y nadie se atreve a cuantificar la inversión necesaria. Según los expertos, en la gran mayoría de los casos puede controlarse el dolor y conseguir de este modo que remitan las penalidades del enfermo. Con todo, hay casos en que los especialistas desaconsejan seguir con la terapia para remitir a toda costa el sufrimiento, pues los tratamientos contra el dolor no aportan siempre beneficios tangibles.

"No hay recursos suficientes para atender a las personas que más sufren", asegura el vicepresidente de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (Secpal), Alberto Meléndez, quien subraya que la pandemia ha demostrado que el sistema sanitario adolece de la falta de visión para abordar las necesidades de las personas frágiles.

Hace 14 años que se aprobó la Estrategia Nacional de Cuidados Paliativos. Este hecho, que debería ser un motivo para felicitarse, aboca sin embargo al escepticismo. Según Meléndez, se ha producido en los últimos años una involución en cuanto al despliegue de la medicina compasiva. Muchos equipos están cansados y frustrados, decepción que tiene que ver con la ausencia de una ley específica. Esta carencia impide establecer equipos con criterios homogéneos. Así las cosas, el acceso a ellos es muy diferente dependiendo no ya de la comunidad autónoma, sino incluso de la provincia en que se resida. A su parecer el sistema sanitario es "muy bueno para atender los síntomas físicos, pero desprecia otras esferas del sufrimiento. El dolor social, espiritual y emocional está oculto y hace que alguna gente tenga muchísimo sufrimiento".

Se estima que unas 200.000 personas sufren cada año una dolencia terminal en España. Sin embargo, no todas ellas reciben la atención que merecen, debido en buena medida al desigual reparto de unidades especializadas en cuidados paliativos. España cuenta con 0,8 equipos de cuidados paliativos por cada 100.000 habitantes, una cifra que está por debajo de la media europea. Además, del número falla la formación. Solo la mitad de las facultades de Medicina españolas incluyen en sus planes de estudio los cuidados paliativos, y las que lo hacen, plantean un abordaje que se limita en ocasiones a un trimestre.

España cuenta con 260 servicios especializados en cuidados paliativos. Nuestro país es el séptimo de Europa en cuanto a disposición de estos recursos. Uno de los aspectos positivos es que cuenta con unidades pediátricas para atender a la población infantil. Y es que 1.370 niños necesitan recibir anualmente este tipo de atención, según Eduardo Garralda, coautor del informe de Atlas de Cuidados Paliativos 2019. Dentro de la Unión Europa.

40 millones en el mundo

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que anualmente 40 millones de personas necesitan cuidados paliativos. Lo malo es que el 78% de ellas viven en países de ingresos bajos y medianos, casi la mitad de estos en África. Así las cosas, solo el 14% de las personas que necesitan atención paliativa la reciben.

Entre los pacientes susceptibles de recibir cuidados paliativos se encuentran no solo los enfermos terminales, sino también personas con dolencias crónicas, como las enfermedades cardiovasculares, cáncer, respiratorias y diabetes. Muchas otras afecciones pueden requerir asistencia paliativa, como insuficiencia renal, enfermedades hepáticas, esclerosis múltiple, párkinson, artritis reumatoide, enfermedades neurológicas, demencias, anomalías congénitas y tuberculosis resistente a los medicamentos.

"Llevamos años luchando por el reconocimiento de la especialidad en cuidados paliativos, al menos de un diploma. Pedimos que se establezca que para poder trabajar en este ámbito se deben cumplir una serie de requisitos", alega Yedra Carretero Lanchas, enfermera que ha trabajado en cuidados paliativos y que ahora se dedica a tareas de gestión.

De acuerdo con Carretero, para ejercer la enfermería en cuidados paliativos el personal ha de estar entrenado en el control de los síntomas y del dolor, así como en habilidades de comunicación, apoyo emocional y saber preparar a las familias para el duelo. Todos los expertos coinciden en que la necesidad de estos cuidados irá en aumento a causa del envejecimiento de la población mundial.

Etiquetas
Comentarios