Despliega el menú
Nacional

La Generalitat de Cataluña concede la semilibertad a los presos del 'procés' al inicio de campaña electoral

El Gobierno catalán toma esta medida dos meses después de que el Tribunal Supremo se lo revocara.

Junqueras durante su alegado final en el juicio
Junqueras y el restro de procesados durante el juicio del 'procés'
Efe

La Generalitat ha vuelto a conceder el tercer grado que el Supremo revocó a los líderes independentistas presos -con la excepción de la expresidenta del Parlament Carme Forcadell, todavía pendiente de resolución-, por lo que podrán salir a diario a partir de este viernes, primer día de campaña electoral.

Según ha informado el Departamento de Justicia en un comunicado, la Secretaría de Medidas Penales ha avalado el régimen de semilibertad que las cárceles propusieron para los presos del 'procés', cuando la mayoría de ellos tienen ya cumplida una cuarta parte de la pena o están a punto de hacerlo, lo que les da derecho a permisos ordinarios.

La consejería que dirige la republicana Ester Capella ha concedido la semilibertad a los Jordis, a los exconsejeros Oriol Junqueras, Raül Romeva, Jordi Turull, Joaquim Forn y Josep Rull -que desde este viernes solo deberán pernoctar en la cárcel de lunes a jueves-, coincidiendo con el inicio de la campaña electoral y sin apurar el plazo máximo de dos meses que tenía para pronunciarse, que expiraba el 14 de marzo.

El tercer grado se hará efectivo a partir de este 29 de enero, aunque la Fiscalía tendrá oportunidad de recurrirlo y forzar que el juzgado lo suspenda hasta que resuelva el Supremo, que es el que tiene la última palabra en las clasificaciones penitenciarias como tribunal sentenciador.

Así sucedió el pasado mes de julio con los nueve líderes independentistas presos en Lledoners -Jordi Cuixart, Jordi Sànchez y los exconsellers Oriol Junqueras, Raül Romeva, Josep Rull, Jordi Turull y Joaquim Forn-, a quienes el juez de vigilancia suspendió el tercer grado a los pocos días de salir en semilibertad, pese a que avaló la decisión de la Generalitat de concedérselo.

El pasado 4 de diciembre, el Supremo acabó por revocar el tercer grado de los presos del 'procés', un régimen del que ya solo gozaban Carme Forcadell y Dolors Bassa, puesto que los jueces de vigilancia de quienes dependen su prisiones descartaron suspenderlo hasta que la decisión no fuera firme.

En su comunicado, el Departamento de Justicia insiste en que la decisión de otorgar la semilibertad a los presos del "procés" es estrictamente técnica, de acuerdo con la propuesta planteada por las juntas de tratamiento de las cárceles de Lledoners, Puig de les Basses, un proceso en el que asegura han participado más de 30 profesionales.

En el caso de Forcadell, que también cuenta con la propuesta de la cárcel de Wad Ras favorable al tercer grado, la Secretaría de Medidas Penales no ha resuelto aún su clasificación.

La expresidenta del Parlament está confinada en su celda de Wad Ras debido a un brote de coronavirus en el centro penitenciario y su cuarentena no termina hasta la próxima semana, por lo que, aunque se le hubiera concedido este jueves el tercer grado como al resto de presos del "procés", no habría podido salir en semilibertad.

La Generalitat defiende que, a diferencia del pasado mes de julio, el tercer grado se ha otorgado cuando los internos llevan cerca de tres años encarcelados y han cumplido ya una cuarta parte de condena -lo que les da derecho a permisos ordinarios- o lo harán en un plazo de dos semanas.

"El Servicio de Clasificación considera que se trata de un tiempo suficiente para la confirmación de una evolución positiva", según el comunicado, que subraya que los reclusos han disfrutado de las salidas laborales y de voluntariado amparadas en el artículo 100.2 y también del tercer grado, sin incidentes y con una "valoración positiva" y "pleno compromiso" con la labor encomendada.

La consejería basa además su decisión en que los presos del "procés" han participado en "actividades de razonamiento, juicio crítico y resolución de conflictos" y han mostrado "máxima colaboración" tanto con el resto de internos como con los profesionales penitenciarios, sin ningún incumplimiento judicial ni expediente disciplinario.

"Por todo ello, con el objetivo de favorecer y consolidar el itinerario de reinserción sociolaboral en el ámbito privado, el Servicio de Clasificación resuelve dar continuidad a sus programas de tratamiento con un régimen de mayor autonomía", añade el comunicado.

Además de poder salir a diario gracias al tercer grado -que permite pasar el fin de semana en casa-, los presos podrán disfrutar de hasta de 48 días de permisos ordinarios al año, con un máximo de siete jornadas consecutivas, una vez hayan cumplido una cuarta parte de la pena.

Los primeros en alcanzar la cuarta parte de su condena fueron los Jordis, el 14 de enero de 2020, a los que siguieron el exconsejero Josep Rull -el 2 de febrero de 2020-, y el exconsejero Joaquim Forn, el 16 de junio de 2020.

Forcadell cumple este jueves y Junqueras lo hará el próximo sábado, mientras que los exconsejeros Jordi Turull, Raül Romeva y Dolors Bassa lo harán el próximo 11 de febrero. 

Etiquetas
Comentarios