Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

educación

'Educación Inclusiva Sí, Especial También' cree que la Ley Celáa no ofrece garantías para la especial ni para la ordinaria

Madre de una niña de 12 años con una gran discapacidad, la representante de esta plataforma ha señalado que  representa a personas con discapacidad intelectual, familias y docentes, y que son "transversales", al no estar vinculados a ningún partido político y a ninguna confesión religiosa. 

Vuelta a clase en el colegio de Educación Especial Jean Piaget
Imagen de archivo de la vuelta a clase en un colegio de Educación Especial de Zaragoza.
Toni Galán

La representante de la plataforma 'Educación Inclusiva Sí, Especial También' Esther Morillas ha señalado en una comparecencia en la Asamblea de Madrid que la Ley Orgánica de modificación de la LOE (LOMLOE), conocida como la Ley Celáa, "no ofrece garantías" ni para la educación especial ni para la ordinaria, al no contemplar recursos adicionales.

Madre de una niña de 12 años con una gran discapacidad, Morillas ha señalado que la plataforma representa a personas con discapacidad intelectual, familias y docentes, y que son "transversales", al no estar vinculados a ningún partido político y a ninguna confesión religiosa.

También ha aclarado que no defienden la educación concertada sino que representan a muchas familias que llevan a sus hijos a la escuela pública, ya que el 60% de los niños con necesidades educativas especiales van a centros públicos, según ha indicado.

"Nuestra razón de existir es velar por el bien superior del menor defendiendo su derecho a estar escolarizado tanto en centros de educación ordinaria como en centros de educación especial en función de las necesidades de cada uno de ellos y de su momento vital", ha afirmado.

La representante de 'Educación Inclusiva Sí, Especial También' ha rechazado las acusaciones por parte de "algunos sectores" sobre su "condición de padres segregadores", y ha asegurado que defienden "la verdadera inclusión de las personas con discapacidad en todos los ámbitos de la sociedad".

"Para lograr esta meta hay tantos caminos como menores con discapacidad", ha manifestado, al tiempo que ha afirmado que las instituciones del estado "tienen la obligación de proveer de esos instrumentos que cada uno necesita".

"Los padres que tenemos hijos con necesidades especiales no sentimos que estén excluidos por el hecho de recibir una educación en atención a sus necesidades. Si los incluyen donde no pueden ser atendidos en atención a sus necesidades sí que habrá exclusión", ha asegurado.

En este sentido, ha defendido que para los niños de educación especial es precisamente esta "la que les permite avanzar en sus competencias, superar sus dificultades, progresar en sus aprendizajes y ser atendidos como merecen".

Para la plataforma, "el futuro de muchos de estos niños se está poniendo en riesgo con la tramitación de la LOMLOE, que apuesta únicamente por la mal denominada educación inclusiva".

"Para nosotros la educación inclusiva es aquella que sirve para incluir, ya que la vida no termina en el periodo escolar. Hay casos en los que la cohabitación en la misma aula va a impedir a muchos menores desarrollar las capacidades que necesitan para desenvolverse en la sociedad de la forma más autónoma posible", ha argumentado.

Morilla ha argumentado la "legítima preocupación" de las familias que defienden la educación especial por dos cuestiones que les tienen "en vilo", como la disposición adicional cuarta, que establece que en el plazo de 10 años los centros ordinarios cuenten con los recursos necesarios para poder atender en las mejores condiciones al alumnado con discapacidad y que las administraciones educativas continuarán prestando el apoyo necesario a los centros de educación especial para que estos, además de escolarizar a los alumnos que requieran una atención muy especializada, desempeñen la función de centros de referencia y apoyo para los centros ordinarios, ha explicado. A este respecto, ha agregado que la memoria económica que acompaña a la ley precisa que "no se prevé incremento del gasto".

Por otro lado, ha destacado que el artículo 74 establece que la decisión de escolarización se hará en los términos que determinen las administraciones educativas, siendo los padres escuchados e informados, y que las discrepancias se resolverán teniendo en cuenta el interés superior del menor y la voluntad de las familias, "pero esta última solo en el caso que muestren su preferencia por el régimen más inclusivo no en el caso de que muestren su preferencia por el régimen en educación especial".

"Dice la ley que los profesionales que actualmente atienden a nuestros hijos tendrán que actuar de apoyos a los colegios ordinarios. ¿Pueden explicarnos a las familias y a los profesionales que ya andan con pollo sin cabeza haciendo malabares para atender a estos niños con necesidades específicas cómo va cada profesional de los 480 colegios de educación especial a atender a los más de 28.000 centros docentes?", se ha preguntado.

Morillas ha recalcado que la división sale a unos 60 centros que atender por cada profesional de educación especial, de los que ha dicho que los consideran "casi héroes" pero "el don de la ubicuidad todavía no lo tienen".

Así, ha criticado que la ley no prevé recursos para su aplicación y hace recaer en las comunidades autónomas la responsabilidad de su asignación, lo que a su juicio significa "decremento de recursos para los colegios de educación especial, que ya son todos deficitarios y que atraviesan auténticas penurias, más aún en una situación de pandemia". 

Reducir a los niños a unas ratios

"No estamos siendo instrumentalizados por nadie. Esto no es un bulo ni una fake news", ha aseverado, para afirmar que es cierto que la ley tiene la intención de reducir el número de niños que hay en la educación especial, bien mediante los dictámenes de educación al final de cada curso o bien asfixiando a estos centros económicamente, "y todo ello con un único objetivo, reducir la ratio".

A este respecto, ha señalado que se pone de modelo a Portugal, que ha reducido la ratio de niños en educación especial al 2%, pero ha asegurado que las familias portuguesas están "maldiciendo el momento en el que sus hijos fueron reducidos a una ratio".

"La inclusión no debe ser considerada como una moda o un eslogan, incluir no es mezclar niños por decreto de forma indiscriminada", ha sentenciado, al tiempo que ha pedido que no se utilicen "eufemismos" para decir que los centros no se van a cerrar y se van a vaciar, como que "se van a transformar en centros de recursos, se van a reinventar".

Morilla ha puesto en valor, aparte de las adaptaciones necesarias en todos los muebles y elementos del colegio, la actuación interdisciplinar en el aula de fisioterapeutas, logopedas, pedagogos, psicólogos y auxiliares, lo que "es absolutamente fundamental para alcanzar el máximo de su potencial".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión