Despliega el menú
Nacional

España se acerca al pico de la pandemia pero paga una factura de 462 muertos en 24 horas

Los fallecidos ascienden a 2.355 y los infectados a 33.089, aunque el ritmo de contagios ya no se dispara.

Un bombero desinfecta la entrada de Urgencias del hospital de Burgos.

"Parece que se va suavizando el número de casos que se notifican cada día, pero no tenemos certeza de haber llegado al pico". Primera frase medianamente esperanzadora en las dos últimas semanas de Fernando Simón. España afronta ya de lleno los días más difíciles y duros de la pandemia, aunque algunos datos parecen, con todas las cautelas, halagüeños. Eso sí, advirtió el jefe de Emergencias del Ministerio de Sanidad: "Llegar al pico no significa tener controlado el problema". Es más, después de alcanzar ese punto de inflexión el número de víctimas mortales todavía seguirá creciendo unos días.

Un mes después de que el Gobierno declarara oficialmente la crisis sanitaria, el país se encuentra sumido en pleno epicentro de la epidemia y las estadísticas de este lunes dan buena cuenta de ello. En un solo día, el coronavirus se cobró la vida de otras 462 personas -20 fallecidos cada hora- y el número de víctimas del virus se elevó a 2.182.

La cifra diaria de decesos fue récord, aunque era esperada por todos los expertos, sabedores de que el ritmo de muertes será el último en ralentizarse según España se acerque al pico infectivo. Y es que en solo una semana el país ha multiplicado por siete el número de víctimas mortales, pasando de las poco más de 300 a superar ampliamente los dos millares de finados.

Entre el domingo y el lunes, el volumen de fallecidos creció un 26%, un porcentaje de aumento muy elevado, pero que parece mantenerse estable desde antes del fin de semana. De la gravedad de la situación también dan cuenta las cifras de ayer sobre los contagios, aunque el ritmo de expansión del Covid-19 da los primeros síntomas de contenerse, tal y como recalcó Simón. El portavoz sanitario, tras felicitarse por este dato, llamó no obstante a "no lanzar las campanas al vuelo".

El número de infectados llegó el lunes a los 33.089. La cifra sigue creciendo, es cierto. Si el domingo fueron 3.646 los nuevos contagiados, el lunes el número pasó a 4.517. Pero se trata de un aumento del 15% interdiario, muy parecido al del domingo y similar, con alguna excepción, al de los últimos días. Una evolución que indica que "no muy tarde" podríamos "empezar a desescalar", en palabras del jefe de la lucha contra el Covid-19. "Vamos a llegar al pico en los próximos días, pero eso es solo el primer paso, luego hay que doblar la curva y después derrotar al virus", insistió por su parte, Salvador Illa, titular de Sanidad.

Miedo a la recaída

"Hay que redoblar las medidas. Hay que evitar una segunda oleada", explicó Pedro Simón, quien calificó de "catastrófica" la posibilidad de un "paso atrás" en estos momentos rebajando la intensidad de la lucha contra el virus, al tiempo que dio a entender, sin decirlo, que el país está todavía muy lejos de poder esquivar la cuarentena si no quiere tener una recaída que podría ser más grave que la actual pandemia.

El número de ingresos en UCI siguió creciendo este lunes y eso siempre es preocupante, pero, como destacó Simón, también en este sector pueden verse tímidos brotes verdes: se va reduciendo el "porcentaje de pacientes de cuidados intensivos respecto al total", al pasar de un 15% de afectados a un 13% en las últimas fechas. "Son pequeñas reducciones pero dan esperanza de que el problema se va conteniendo", apostilló.

Aun así, el volumen de pacientes ingresados creció en las últimas 24 horas en 570 personas, cifra récord también desde que comenzara la crisis, hasta llegar a los 2.355 pacientes. El 8,7% de los cerca de 27.000 casos activos en estos momentos está ingresado en estos servicios para casos graves.

Las buenas noticias sin matices vinieron de las altas con cifras récord en pacientes sanados. En un solo día fueron declaradas curadas 780 personas, elevando a 3.355 el número de personas que ya han superado oficialmente la enfermedad. O lo que es lo mismo: el 10% de los infectados diagnosticados en España ya la ha superado.

El número de altas está siendo mirado muy de cerca por los expertos. Cuando el volumen diario de sanados supere al de contagiados se dará por controlada la pandemia. No obstante, esa proporción sigue a día de hoy todavía lejana. Por cada persona que recibió el alta entre el domingo y el lunes hubo 5,7 nuevos contagios. Un día antes esa proporción fue de 1 a 8, un dato para felicitarse, según el análisis de Sanidad.

Etiquetas
Comentarios