Despliega el menú
Nacional

Los generales de Franco podrían seguir sus pasos y ser exhumados de sus tumbas

El PSOE y Podemos piden que se trasladen los restos mortales de Gonzalo Queipo de Llano, enterrado en la basílica de la Macarena de Sevilla, y de José Moscardó y Jaime Milans del Bosch, en el Alcázar de Toledo

Un hombre deja flores ante el mausoleo que alberga los restos de Franco, en Mingorrubio.
Un hombre deja flores ante el mausoleo que alberga los restos de Franco, en Mingorrubio.
SUSANA VERA/Reuters

La exhumación de Francisco Franco del Valle de los Caídos ha abierto el camino a que varios de sus generales corran la misma suerte. Las sepulturas de Gonzalo Queipo de Llano, José Morcadó y Jaime Milans del Bosch pueden seguir sus pasos. El que tiene más papeletas para cambiar de morada mortuoria es Queipo de Llano.

El conocido como virrey de Andalucía, un criminal de guerra para sus detractores, yace desde su fallecimiento en 1951 en la basílica de la Macarena de Sevilla, cuya construcción impulsó el propio general, responsable de una brutal represión que se cobró más de 12.000 vidas en la provincia y cerca de 50.000 en toda la comunidad. Dejó además para la posteridad unos virulentos discursos radiofónicos en los que arengaba a los soldados franquistas a violar a las mujeres republicanas para que supieran qué era «un hombre de verdad».

Su exhumación es un asunto que viene de largo, aunque los sucesivos gobiernos socialistas andaluces nunca llegaron a dar el paso. Susana Díaz, ahora jefa de la oposición en el Parlamento andaluz, fue hoy tajante: «El siguiente tiene que ser Queipo de Llano». También la líder de Podemos en esa comunidad, Teresa Rodríguez, se sumó a la reclamación. «Hay que sacar al fascismo de las sepulturas», dijo la dirigente anticapitalista.

Una asociación memorialista ha convocado para el sábado una concentración ante la basílica de la Macarena para reclamar que salgan los restos del militar. Bajo el lema 'Y ahora, Queipo', los convocantes animan a acudir con un pañuelo negro.

Desde 2009, y en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica, se han ido eliminando de la tumba las referencias a la dictadura, al alzamiento o a sus cargos militares. La Hermandad de la Macarena insiste en que en estos momentos el general está enterrado en la basílica en calidad de hermano mayor honorario, en agradecimiento a su esfuerzo para que el templo saliera adelante. Su presencia, sin embargo, incumple la ley andaluza de Memoria Histórica, y de hecho el Ayuntamiento ya aprobó una moción en la que instaba a exhumar los restos. «La Hermandad estará siempre dispuesta» a cumplir la ley «cuando se reglamente qué hacer», aseguró hoy el hermano mayor de la hermandad, José Antonio Fernández. Mientras tanto, «no hay ninguna obligación de sacar los restos».

La norma se aprobó en 2017, pero el decreto que desarrolla los símbolos y actos contrarios a la misma aún está en revisión en el Consejo Consultivo. No parece, en cualquier caso, que el general franquista vaya a ser trasladado a otro lugar en un futuro próximo. Ni el PP ni Ciudadanos, socios del Gobierno andaluz, tienen intención de mover ficha. Ni Vox se lo permitiría.

Iniciativa en el Congreso y el Ayuntamiento de Toledo

Este jueves, mientras los operarios levantaban la losa de 1.500 kilos de la tumba del dictador, Unidas Podemos anunció que presentará una iniciativa tanto en el Congreso como en el Ayuntamiento de Toledo para que se trasladen los cuerpos de los generales Jaime Milans del Bosch, golpista del 23-F, y de José Moscardó, jefe de la Casa Militar de Franco, que están enterrados en la mole que se levanta en medio de la capital castellano-manchega, el edificio propiedad de Defensa.

Los dos recibieron sepultura allí por haber participado en la defensa de la fortificación durante el asedio de dos meses de las tropas republicanas en los primeros compases de la Guerra Civil. Moscardó era el comandante de la guarnición y Milans, un novato alumno de la Academia de Infantería sita en Toledo que se sumó a la defensa.

Dos generales franquistas se adelantaron a la exhumación de Franco. El Ayuntamiento de Pamplona, entonces gobernado por EH Bildu, ordenó en 2016 sacar los restos de Emilio Mola y de José Sanjurjo del Monumento a los Caídos de Pamplona. Los del primero fueron incinerados por sus familiares mientras que los de segundo fueron al Panteón del Regimiento de Regulares de Melilla.

Pero un juez de la capital navarra estimó un recurso de los descendientes de Sanjurjo y ordenó que el general golpista fuera llevado de nuevo al Monumento a los Caídos. Finalmente, el Tribunal Superior de Justicia de Navarra revocó la sentencia y sus restos permanecen hoy en Melilla.

Etiquetas
Comentarios