Despliega el menú
Nacional

Las protestas violentas de los CDR alarman a ERC y JxCat y reabren fisuras internas

Hay voces en ambas formaciones que se dividen entre quienes critican la violencia de los manifestantes y quienes arremeten contra la respuesta de los Mossos.

Los Mossos d'Esquadra han detenido hasta ahora a 25 personas por los altercados
Los Mossos d'Esquadra han detenido hasta ahora a 25 personas por los altercados
REUTERS/Rafael Marchante

Los disturbios del martes en Barcelona y otras ciudades catalanas en las movilizaciones de los CDR contra la sentencia del procés han hecho saltar las alarmas en ERC y JxCat y han reabierto fisuras internas por la respuesta a la deriva violenta de estas protestas y el papel de los Mossos d'Esquadra.

Por un lado, hay en ERC y JxCat, socios del Govern, voces críticas con las cargas de los Mossos a los manifestantes independentistas en los dos últimos días, al considerar, según las diversas fuentes consultadas, que "se han saltado algunos protocolos" policiales.

Unas críticas internas que han vuelto a situar en el centro de la polémica al conseller de Interior, Miquel Buch, a quien los CDR ya piden la dimisión por las cargas efectuadas por los Mossos.

El propio candidato de JxCat al Senado para el 10-N Roger Español, que perdió un ojo por el impacto de una bala de goma durante las cargas policiales del 1-O, ha denunciado que la única "violencia" la está ejerciendo la policía en las calles de Cataluña, mientras que las acciones de los manifestantes son solo "autodefensa".

Otro motivo de preocupación en las filas del Govern es los incidentes protagonizados por los CDR, que acusan a los Mossos y a la Policía Nacional de ejercer "la única violencia".

Unos incidentes que diversas fuentes soberanistas ven como una "amenaza" al relato político del independentismo oficial, que reivindica el carácter "pacífico y cívico" de sus movilizaciones.

El silencio del presidente de la Generalitat, Quim Torra, a lo largo de esta mañana tras los disturbios de anoche ha causado perplejidad en sectores de ERC.

Torra se ha reunido a primera hora de la mañana en el Palau de la Generalitat con el conseller de Interior, Miquel Buch; el vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, y la consellera de la Presidencia, Meritxell Budó, y posteriormente se ha desplazado hasta Caldes de Malavella (Girona) para unirse a una de las marchas independentistas iniciadas esta mañana en cinco puntos de Cataluña.

Desde allí, en unas improvisadas declaraciones sin admitir preguntas de los periodistas, Torra ha obviado los altercados del martes y ha afirmado que su Govern está "al lado de la gente" y apoya "todas las manifestaciones que se están haciendo en Cataluña" contra la sentencia del procés.

Minutos después, Torra ha atendido de nuevo a los medios para incluir una breve referencia a los incidentes: "La violencia no nos representa ni nos representará nunca al movimiento independentista catalán".

Fuentes de ERC ponen de manifiesto la distinta respuesta a las protestas de los CDR dada en Twitter por Pere Aragonès: "No les regalemos aquello que buscan. No les regalemos un 155 encubierto. Hemos de defender a nuestros ciudadanos y a nuestras instituciones. Alejémonos de todas las actitudes violentas y depuremos las acciones no justificadas", escribió el vicepresidente del Govern.

El propio portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, ha pedido a Torra que condene las acciones violentas en Cataluña y ha subrayado que ningún presidente catalán ha avalado "nunca" estas actitudes.

El martes, desde Twitter, Rufián pidió "responsabilidades" por la actuación "desproporcionada" de la Policía Nacional y los Mossos y se desmarcó de los violentos: "Quienes tras protestas cívicas y pacíficas se quedan a regalar imágenes violentas ni nos representan ni nos representarán jamás".

Mientras tanto, el grupo parlamentario de JxCat ha emitido un comunicado para condenar los altercados, que "no encajan con el carácter no violento de las reivindicaciones independentistas".

A la vez, JxCat reclama que se investiguen los "incidentes ocurridos y, si es necesario, que se apliquen medidas disciplinarias y sancionadoras" a los agentes de los Mossos d'Esquadra que hayan actuado "fuera de las normas establecidas".

Pese a esta crítica, JxCat ha cerrado filas y ha manifestado "todo su apoyo" al Govern, en particular a Torra y a Buch, ante una situación "de gran complejidad policial, política y social derivada de la represión orquestada por el Estado".

En la misma línea, la Joventut Nacionalista de Catalunya -vinculada al PDECat- ha rechazado las acciones violentas y ha instado al Govern a investigar actuaciones policiales "desproporcionadas".

Etiquetas
Comentarios